La Colina de los chopos

sab191Cristina Calandre Hoenigsfeld. LQSomos. Diciembre 2016

La historia de la “Colina de los chopos“, maltratada en dos libros recientes, con financiación publica

Acaban de salir dos libros, uno titulado la “Colina de los Chopos, restauración de la maqueta” editado por el Consejo Superior de Investigaciones científicas (CSIC) y otro “Madrid, una ciudad en guerra”, edición de “Los libros de la Catarata”.

Ambos tienen en común dos cosas: tener subvención pública y maltratar el tema de la conocida como “Colina de los Chopos”, nombre que dio el poeta Juan Ramón Jiménez a los Altos del Hipódromo en Madrid, donde se situó la Junta Para Ampliación de Estudios (JAE).

Comencemos por el de la “Colina de los Chopos, restauración de la maqueta”, dirigido por Daniel Pérez García de Castro, libro que se puede leer directamente en su versión digital (1). Se trata de explicar la restauración de una maqueta de la Colina de los Chopos, que fue elaborada en el año 1981, con motivo de una exposición a Jiménez Fraud, que acaba de ser recientemente restaurada, y que se encuentra en el vestíbulo del edificio Central del CSIC.

Llama la atención que, teniendo en cuenta que se trata de explicar la maqueta -su finalidad- y que la fecha de referencia es de 1936, en la entrevista que le hacen a Juan Pérez de Ayala, no escatime elogios a los dos arquitectos que hicieron la rehabilitación de la Residencia de Estudiantes (1990-2001), Estanislao Pérez Pita y Jerónimo Junquera.

Juan hace hincapié en la profesionalidad de ambos, y también elogia otros integrantes de la gestión de la Residencia desde hace años, como son José García Velasco y Alicia Gómez Navarro Navarrete, sus amigos. Se ve que Pérez de Ayala no quiere reconocer la nefasta rehabilitación que hicieron y cómo destruyeron parcialmente un refugio antiaéreo situado debajo de la Residencia, cuando fue Hospital de Carabineros, teniendo el lugar la máxima protección, como Bien de Interés Cultural, desde 1978. De paso ocultaron la valiente historia de ese Hospital y de la JAE del Frente Popular.

También en el libro se ponen algunos de los textos de Estanislao Pérez Pita, haciendo referencia a la remodelación de lugar y que, según sus palabras en 1999: “…proyecto de recuperación del espacio cultural que la Residencia ocupó hasta que fuera violentamente interrumpido por la Guerra Civil…”

Esto se ha demostrado falso, pues la Residencia durante la GCE mantuvo, de alguna manera, el espacio cultural, pues al ser un Hospital de Carabineros, dirigido por el Dr. Luis Calandre Ibáñez (mi abuelo, que había sido uno de los principales protagonistas de la experiencia de la JAE-Residencia de Estudiantes), nunca perdió ese espíritu institucionista que había caracterizado a la Colina de los Chopos y a sus protagonistas.

Por ejemplo las enfermeras, todas alumnas del Instituto Escuela, enseñaban a leer a los milicianos analfabetos, convalecientes de la malaria, con los libros que estaban en la magnífica biblioteca de la Residencia. También, y bajo las bombas, se investigaba, se hacían sesiones clínicas y se publicaban artículos.

El libro pasa por alto, cuando hace referencia al Instituto Escuela, que nada más acabar la Guerra Civil, fue cárcel de mujeres (con sus hijos) casi un año, pero en la página 56 pone:

“….finalizada la Guerra Civil, en 1939, el Instituto Escuela pasa a ser el nuevo Instituto Nacional de bachillerato Ramiro de Maeztu”.

Este error en cambio no se comete en el segundo libro, que paso a comentar, el de “Madrid, una ciudad en guerra“, coordinado por Daniel Oviedo y Alejandro Pérez-Olivares (2) pero sí he visto algunos otros errores.

Fruto de un proyecto mas amplio de investigación (3), de I-D 2014 del Ministerio de Economía y Competitividad (del que depende el CSIC) que lleva por título “Madrid, una ciudad en Guerra (1936-1948)”.

Voy a comentar el capitulo 6 “Donde habita el olvido: La apropiación de la Colina de los Chopos en el nuevo Madrid científico”. En la página 227, nos dice que “… con el conflicto bélico la JAE se vio privada de las pensiones…”. Esto no es cierto, siguió la pensión durante los años 1936 a 1939 al gran científico, el Dr. Pío del Río Hortega, para que siguiera sus investigaciones en París y Oxford. Los documentos están en el propio archivo de la Residencia de Estudiantes.

Sigue luego: “…Los órganos de administración de la JAE siguieron al gobierno republicano en su éxodo de Madrid a Valencia y Barcelona…” Pero es que esto tampoco es cierto, pues en Madrid quedaron algunos servicios centrales en la calle Medinaceli 4, e incluso en octubre de 1938 se creó una subdelegación, dirigida por el Dr. Calandre, nombrado por Tomás Navarro Tomás, que era el Secretario General.

En la misma página, nos dice“… el 19 de mayo de 1938 el Gobierno del bando sublevado traspasaba los servicios de la JAE al Instituto de España y a las Universidades”. Bueno, no solo traspasó los servicios, sino el patrimonio, los edificios de dicha JAE, pero este decreto franquista hay que decir claramente que es ilegal, pues la JAE siguió funcionando en los territorios republicanos de Madrid, Valencia y Barcelona. Hasta el final de la GCE, en marzo de 1939, bajo la legalidad de la Constitución republicana de 1931.

Finalmente, parece un error, pero yo creo que es intencionado, pagina 233: “…La Residencia de Estudiantes, que durante la guerra sirvió de refugio antiaéreo y albergó un hospital de Carabineros dirigido por el Dr. Luis Calandre…” tenía que poner: “En la Residencia de Estudiantes, que durante la guerra albergó un Hospital de Carabineros dirigido por el Dr. Luis Calandre, se hizo construir un refugio antiaéreo debajo…”

En algún momento, el CSIC-Residencia de Estudiantes, tendrán que reconocer la verdadera historia de la Colina de los Chopos y proteger el vestigio arqueológico republicano, su refugio antiaéreo, construido en 1937-39, y en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Cultura, ponerlo en valor, junto al Hospital de Carabineros y su exitosa lucha contra una epidemia de malaria, desatada en los frentes de la Defensa de Madrid.

Ese sí sería el verdadero homenaje a la obra arquitectónica de la Junta Para Ampliación de Estudios, y no tanta maqueta retocada, en el vestíbulo del CSIC.

Notas
1.- Colina de los Chopos, restauración de la maqueta
2.- Madrid, una ciudad en guerra
3.- Proyecto Madrid

Más artículos de la autora

2 comentarios sobre “La Colina de los chopos

Deja un comentario