La democracia en España y la VIOLENCIA judicial

Joan Martí*. LQS. Noviembre 2019

El pensador, jurista e historiador francés Alexis de Tocqueville publicó De la démocratie en Amérique sobre las peculiaridades, aciertos e imperfecciones de la democracia americana. Por suerte o desgracia el hombre no pudo conocer la española en el tránsito del siglo XX al XXI y así pudo morirse tranquilo…

Esta nota surge para comentar un articulo de Suso de Toro: didáctico, explicativo, argumentado, incuestionable, genial. Un artículo para enmarcar y para poner en los textos de Derecho Constitucional de las facultades, y para comentar los alumnos en las clases de ESO. Montessquieu, Tocqueville, Weber, Hariou, etc, pudieron decir lo que dijeron en su día y crear la dogmática democrática, en particular la de la separación de poderes y todo eso, porque estos teóricos no conocían el caso España. La democracia en España en definitiva es un paripé, una gigantesca mascarada, porque la realidad es que uno de los tres poderes, el judicial, al que ningún ciudadano ha elegido, se ha convertido de forma despótica y salvaje en el único poder de facto, el poder real que secuestra al poder legislativo y al ejecutivo de forma tan libérrima, autoritaria y despótica como le viene en gana. Si la planta judicial «interpreta libérrimamente» la normativa que ha creado el legislador y el ejecutivo, y si además «libérrimamente desposee» al legislador y al ejecutivo de la facultad constitucional de crear esa normativa, entonces ¿cual es el resultado?; pues la original democracia española y sus epifenómenos concurrentes, acaso heredera de la orgánica franquista, que dentro de unos años estudiarán historiadores e investigadores con asombro.

El círculo se cierra cuando se descubre que esta justicia, aparentemente asilvestrada, cuando secuestra al poder legislativo y al ejecutivo de esa forma tan aparentemente poco democrática según los cánones formales, sólo hace que seguir obediente, con fidelidad perruna, los intereses de los poderes reales del estado, léase los económicos, que son su auténtico amo. Y así se entienden las delirantes sentencias sobre hipotecas y cláusulas abusivas, cambiantes en 24 horas a gusto de la presión bancaria, la validación de los condicionados bancarios, las indemnizaciones a Castor y a Florentino por proyectos económicos que resultan fallidos, las compensaciones a las concesionarias por empresa inviable, las doctrinas Botín y Urdangarín, los despidos procedentes en caso de baja médica justificada que ahora valida el Tribunal Constitucional hasta que en unos años el TJUE le saque los colores, y ese larguísimo etcétera que demuestra empíricamente aquella célebre idea del viejo Marx de hace casi 250 años de que el Derecho es sólo la literatura, con pretensión más o menos de ciencia dogmática, que permite elegantemente el dominio de unos sectores sociales (él dijo clases, pero entonces sólo había trabajadores y no consumidor/trabajador, y de la Inteligencia Artificial o la robótica aun no había noticias) sobre otros sectores sociales.

Un post Impresionante. Enhorabuena al autor. Y ahora léanlo, haciendo un simple clic en el enlace:
Violencia judicial, por Suso de Toro

– Ilustración de Acacio Puig
Más artículos del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Un comentario sobre “La democracia en España y la VIOLENCIA judicial

  • el 7 noviembre, 2019 a las 09:38
    Permalink

    Una persona en cuanto es alineada-cruel-interesada (servicial a una sinrazón), lo primero que hace es QUITARLE TODOS LOS RECURSOS A LA VERDAD y dárselos a lo contrario haciendo famoso a lo irrelevante, al confundidor de cualquier bien, al entretenimiento o a todo lo que realmente quite espacios a la verdad o al que bien la da a únicamente razón.
    Porque el ser humano es muy difícil que no se contagie de una sinrazón, de un fanatismo a algo que cree, a una costumbre o a miles de prejuicios (negacionismos de la realidad) que tiene ya preestablecidos o fijados inconscientemente la sociedad.
    Por eso, casi todos EN MASA, en alineación (en donde están casi todos los intelectuales o los que se consideran más sabios), machacan y silencian y torturan psicológicamente a ése Galileo o a ése que no se deja fanatizar por nada o a ése atrevido demostrador de la verdad a razón hasta los últimos límites del sufrimiento, ¡por seguro! José Repiso Moyano
    La justicia no existe, pero mientras los DISIDENTES pueden soñar, algo es algo; pero soñarán librando pesadillas. Ya nada es racionalmente válido, la democracia es objetivamente RESULTADO de tal criminalidad de engaños.

    Respuesta

Deja un comentario