La desobediencia de las CUP y del Procés Constituent, mi desobediencia

desobLilith Rojo. LQSomos. Octubre 2014

De todo el proceso sobre la consulta en Catalunya lo que siempre me ha motivado ha sido la participación ciudadana y la necesidad de muchas personas de votar, más allá de la pertenencia a colectivos sociales o grupos convencidos del inaguantables déficit democrático que arrastramos desde la noche más negra. Pero votar no como dicen los zafios, envueltos en su bandera constitucional, que nos recuerdan que ya lo hacemos en las elecciones que ellos dictan, sino votar lo que decidamos que hace falta votar. En este caso, como lo sería en cualquier otro que fuera contra los intereses del estado, es justamente eso, la necesidad de someter a las urnas una cuestión en contra de la opinión del gobierno español, plantando una incipiente semilla de rebeldía. Habrá gente que se ha planteado este consultar al pueblo de Catalunya como una fiesta de la democracia, como suelen decir los partidos del aparato del sistema. Otros de una manera muy naif como un paseo a la urna y vuelta a casa, que cuando lleguemos todo estará hecho. Tantos otros confiando ciegamente en líderes que como en el deshojar de una margarita, unos días dicen llegar hasta el final y otros hasta donde la legalidad les deje. Pero también de muchísima otra mucha gente que sabe por lo que quiere votar y que va más allá de un territorio, una lengua y una identidad, va de derechos y de construir una nueva realidad catalana y saben también que eso tiene un precio en trabajo, compromiso y en consecuencias.

El concepto de legalidad es quizá lo más interesante del proceso y hay diferentes modos de interpretar como se llega al borde de la línea trazada por el estado, como marca de donde acaban tus derechos. Los que andan ilusionados con un nuevo futuro pero nunca se han enfrentado a este trazo legal, porque sus vidas han transcurrido plácidas bajo la tutela de los gobiernos de turno, la miran como algo abstracto. Los que están hartos de verse vetados por esa gruesa línea continua desde la dictadura y han puesto su pie sobre ella e incluso han osado traspasarla saben que tras esta raya se apagan las luces, se va el taquígrafo y se abre una puerta a la total certidumbre de que el día que te dejen volver al gran rebaño de la legalidad serás una oveja negra, con marcas que no se pueden ver. Las ganas de seguir luchando dependerán de la cantidad de miedo que hayan logrado inocularte por la pura fuerza y de la solidez de las ideas y principios que te llevaron a traspasar la línea que ellos mueven a su antojo para que no sepas nunca realmente donde estás pisando.

¿Debería ser la legalidad legítima y legal cuándo atropella y vulnera los derechos de las ciudadanas y ciudadanos que dicen proteger? No. ¿Debería ser legítima y legal la desobediencia cuándo en nombre de la ley te dejan en el desamparo democrático y se cae en la injusticia y la violación de los derechos humanos? Sí. No hay más preguntas.

desobedienciaCuestionar la legalidad que ellos establecieron en nombre de pactos manchados de sangre y de constituciones con coronas es lo revolucionario de este proceso, que para mí, llamadme ilusa, no va de vías, ni de uves, ni de camisetas de colores, va de rebelarse contra la prohibición de lo que es legítimo, ético y objetivamente legal. Va de gente que se ha convencido de que está harta de ver desde su ventana el precipicio que le han colocado y que no puede vadear. Y que si algunos lo hacen al grito de ¡in- inde- independencia! no es un canto que nazca del nacionalismo hijo de Pujol, ese grito no retumbaría tan fuerte como lo hace ahora. Ahora es una canción que surge de la situación insostenible que viven las súbditas y súbditos catalanes del nuevo Borbón, como en tantas otras partes del estado, pero con el agravante de discriminación identitaria desde el rancio nacionalismo español, que de tanto llamarnos perros ha conseguido que ladremos y hasta que mordamos una mano que nunca nos dio de comer, tal como ellos aseguran. Ya no es nacionalismo decadente, ni cuestiones históricas, es independentismo del siglo XXI, ese que aunque se empeñen en lo contrario bebe en la ribera izquierda.

Así os digo a todas y todos aquellos que no vivís en Catalunya y que estaréis hasta el moño del tema de la consulta por saturación, a los que militáis en la resistencia ante la abolición y el recorte, que nuestra derrota será una gran victoria para los que siguen dictándonos que los marcos de las fincas del gran decadente cortijo español solo los mueven ellos y siempre a su interés. Y nuestra derrota será también la de todos aquellos que luchan por cambiar las cosas por poner ante el pueblo la verdadera capacidad de decidir, ya sea monarquía o república, sobre los recortes de los servicios públicos, sobre la deuda, la vivienda, la jornada laboral, el paro, la corrupción…. sobre nuestro futuro. Y hacerlo cuando sea necesario, no cuando marque un calendario que no hemos elegido. Puede que seamos vencidos por el enemigo interior, por los que abandonen el barco cuando vean el arrecife del constitucional más cerca y la palabra desobediencia se les atragante en su cobardía política, pero eso no me preocupa porque de cierta gente no esperas casi nada. Sí que espero de todas y todos los que han estado tomando sus propias calles para exigir un derecho, los que tendrán que demostrar a los incrédulos que el timón es suyo, como lo es, y no del presidente de turno, aquél que solo se vio empujado por unos, por otros y por su situación. Ahí se verá que las movilizaciones no eran un brindis al sol sino una determinación firme por el derecho a poder elegir si queremos o no la autodeterminación.

Por eso, más allá de lo que haga Mas, de lo que hagan los políticos que se subieron al barco hacia Ítaca, algunos comprometidos hasta las últimas consecuencias, lo que más me interesa es qué haremos los que hemos construido ese barco, carpinter@s, ensamblador@s, hacedor@s de velas… ¿Nos quedaremos mirando esa nave que hemos creado o se ocupará y se remará con fuerza hacia la desobediencia, empujados por el aliento de los que no pudiendo coger los remos soplarán las velas para llegar a un puerto, donde votar sea un derecho incuestionable y donde todo lo que nos afecta pueda ser decidido?

La legalidad que ellos imponen es ilegal, estamos hartos de decirlo los que no aceptamos ni la ley de Amnistía del 77, ni la Constitución del 78, que siguen amparando el fascismo español y sus crímenes. Pero también podrían decirlo todos los colectivos que han salido a las calles estos últimos años al ver atropellados sus, nuestros, derechos más elementales.

Es tiempo de lucha solidaria y conjunta, de construir futuros de igualdad, justicia y libertad en todos los rincones del estado español. Es hora de la desobediencia social. Si respetamos los deseos y necesidades de los diferentes pueblos y trabajamos tendiendo puentes para avanzar contra el implacable enemigo común, el neoliberalismo fascista, valdrá la pena desobedecer máxime si lo hacemos juntas y juntos, pues así ganaremos.

Más artículos de la autora

Un comentario sobre “La desobediencia de las CUP y del Procés Constituent, mi desobediencia

Deja un comentario