La doctrina económica de Duran i Lleida

Los economistas (y los políticos) conservadores suelen atribuir la pobreza de los pobres a las fuerzas naturales del mercado. Los menos afortunados no se merecen ganar más del que el mercado los permito ganar. Si los pobres vuelan más ingresos, sólo deben trabajar más duro o hacerlo con más inteligencia. Por lo tanto, o se forman o hace falta obligarlos a trabajar. Las políticas gubernamentales por reducir la desigualdad en los ingresos o por ayudar los pobres son catalogadas de destructivas.

Su predisposición ideológica los conduce a ser muy críticos con cualquier propuesta por favorecer la redistribución de la riqueza o los ingresos. Según sus teorías, los mercados recompensan de manera apropiada a los ricos y poderosos que, por lo tanto, tienen todo el derecho del mundo a quedarse con todo el que ganan. Nada justifica que se los haga pagar más impuestos. Consideran que la mejor manera de superar la pobreza es permitir que las fuerzas económicas naturales sigan su propio curso.

Pero estos economistas (y políticos) olvidan que en el sistema económico actual, los poderosos tienen muchas más posibilidades de intervenir en los acontecimientos económicos que el resto. Ni tienen en cuenta las influencias perversas del mercado que alimentan las desigualdades, ni toman en consideración las cuestiones de raza, clase, procedencia, lugar de residencia o género. Tampoco reconocen el papel de las políticas públicas como herramientas adecuadas por restringir las desigualdades. He aquí la razón por la cual no toleran ningún tipo de subsidio a favor de los más débiles.

* Publicado en  Reus digital

** Ilustración de Quim Sosa

Deja un comentario