La domesticación del pensamiento

Marcos Roitman Rosenmann*. LQSomos. Julio 2017

Siga la flecha. En una sociedad algorítmica, mutamos en robots. Muchos son los indicios. No busque respuestas al margen del sistema. Compórtese. Sea políticamente correcto. Seres acríticos, sin capacidad de juicio, incapaces de reflexionar, previsibles y pendientes de la voz de su amo. Nos dan órdenes y las cumplimos rauda y velozmente. Cada vez que lo hacemos esperamos ser gratificados. El premio, a diferencia de los animales domésticos, son mercancías, coches, apartamentos, joyas, etc., o su equivalente general, dinero. Otras, el resultado es vanidad y orgullo. Ego contenido para señalar las diferencias de estatus y posición de clase. Nos complace el reconocimiento público. Ser los machos alfa de la manada o en su defecto el líder.

Con los animales, el proceso de domesticación sigue el mismo itinerario. Una orden cumplida, una recompensa. Es cosa de observar espectáculos en los parques acuáticos. Focas, delfines, orcas, obtienen, más o menos sardinas, en función del ejercicio realizado. Si por casualidad los animales domésticos alteran nuestra existencia, no hay rubor en someterlos hasta desfigurar su naturaleza. La castración, sin ir más lejos. Así, el propietario, dueño del animal, evita los cantos, aullidos o maullidos en periodo de celo. Los destruimos y a cambio les brindamos seguridad, un techo donde vivir y comida. Nos sirven de compañía, satisfacen nuestros deseos. Sólo les pedimos sumisión, y levantar la patita a la voz de su amo.

¿Pero qué sucede si no cumple la orden? No hay que ser muy listo, el premio se convierte en castigo. La desobediencia se penaliza. Si las recompensas no surten efecto, el animal será declarado peligroso, no apto para vivir entre humanos. Mejor sacrificarlo. Como mucho se le perdonará la vida, pasando el resto de su existencia en una jaula, aislado y en condiciones miserables. Los ejemplos de castigos son variados, no haremos una lista, pero sabemos cuál es su función, crear miedo y violentar el cuerpo. Así, los vemos temblar cuando se les recuerda que defecar y mear en el salón está penalizado. Saben la respuesta, pero no han podido frenar sus instintos, la domesticación tiene sus límites. Cada cierto tiempo, se les recordará quién manda para evitar indisciplinas, sublevaciones o malos comportamientos. Otro tanto ocurre con los seres humanos, temerosos de perder el empleo, se someten a vejaciones múltiples. Es preferible callar que levantar la voz. Amenazas, presiones, calumnias… todo será utilizado como mecanismo represivo y de coerción.

* En Aporrea

3 comentarios sobre “La domesticación del pensamiento

  • el 4 julio, 2017 a las 19:26
    Permalink

    Pues sí, es de risa, sinceramente me he reído bastante con lo que su artículo detalla a la perfección, con absoluta y rotunda verdad; me estoy riendo todavía, porque es de risa ver cómo infinidad de seres humanos son capaces de comportarse, con tal de recibir esas «zanahorias» que dice ese individuo de LA MAFIA convertido en Ministro, etc., etc., etc.

    Si no te ríes con este artículo es que has de hacértelo mirar, tal vez no sea grave o tal vez sí, pero has de hacértelo mirar si no te ríes, si no te descojonas de risa con este buen artículo.

    Respuesta
  • el 4 julio, 2017 a las 12:48
    Permalink

    Es un buen artículo sobre la domesticación del pensamiento , pretenden crear robot, marionetas al servicio del Sistema burgués capitalista , pretenden hacer maquinas no pensantes productoras y consumidoras, los dos factores que interesan sobremanera al capitalismo, lo demás, el pensamiento, la racionalidad, la humanidad , la democracia, la paz , la justicia…. Son incomodidades que distorsionan al Sistema, son como obstáculos en el engranaje de la maquinaria capitalista para que funcione y sea eficiente productiva y de ganancia. Y así pues, lo mejor es que estos valores desaparezcan cuanto antes de la escena, Y en ello andan con su mejor y más eficiente arma, su poder mediático, potente y activo que día y noche lava cerebros y domestica pueblos enteros. Recomiendo el enlace en sobre esta perversa capacidad del Sistema para crear zombis humanos.
    https://beniezuma.blogspot.com.es/2017/02/las-imperceptibles-carceles-ideologicas.html

    Respuesta
  • el 3 julio, 2017 a las 19:02
    Permalink

    el tema de su artìculo no es nuevo, ni novedoso, es tan antiguo, como la apariciòn de las primeras «tribus» en Europa, cuando se inicio el maltrato a la mujer. Por lo tanto es necesario y serà màs importante proponer acciones para cambiar el proceder erroneo y en paralelo ejecutar acciones para eliminar las consecuencias. De no ser asì, su artìculo es una denuncia de lo denunciado hace miles de años, y queda uno con la sensaciòn de que no le importa generar el cambio o de que es una persona que hasta ahora comenzado a aclarar su conciencia. Mi comentario va con el respeto que usted se merece, y el respeto que se merece y que se ha ganado «loquesomos.org» con sus publicaciones.
    Gracias

    Respuesta

Deja un comentario