Arturo Fernández Domínguez*. LQSomos. Abril 2016

La España “peregrina” (exiliada) republicana, socialista e “institucionista” (Institución Libre de Enseñanza) existe aún hoy día y continuará existiendo en el futuro, a pesar de todo y por encima -intelectual y éticamente- de la España “oficial” del franquismo, su monarquía borbónica e iglesia católica. Régimen político impuesto -con gran violencia y engaño o estafa- injustamente, a través de la guerra civil, la dictadura franquista, la “Transición” pseudodemocrática, y su constitución de 1978, al pueblo español.

La “razón ética” del Exilio español afirma el médico Francisco Guerra, exiliado republicano en México, en su importante libro “Médicos españoles en el Exilio”, Madrid, Fundación Españoles en el Mundo, 1996, págs. 23-24 (reproducida en Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2003):

“Se mantiene viva en la mente y el corazón de los médicos (y, también, de todos los exiliados) y sigue proyectando unas normas de integridad moral… Afortunadamente, uno de mis alumnos encontró en México las palabras de un poeta que me han emocionado y expresan, mejor que las mías, lo que quiero decir”. Escuchad:

“Hay guerras que se pierden y nunca están perdidas.
Bajo la paz, impuesta por la guerra,
el pueblo calla, espera y no se olvida.
Hay muertos que no han muerto, ideas siempre vivas.
Te escribo, Rafael, para decirte
que está ocurriendo todo, todavía.”

Jesús López Pacheco (Madrid, 1930 – Ontario Canadá, 1997), novelista, dramaturgo, poeta y ensayista español. Obra dispersa. Antología poética (póstuma): “El tiempo de mi vida: antología”. Alzira, Valencia, 2002):

Efectivamente, la “razón ética” del Exilio republicano, socialista e “institucionista” español aún existe hoy día “viva en la mente y el corazón de los exiliados”, sus descendientes, hijos y nietos, y demás familiares; y, también, continuará existiendo en el futuro en las sucesivas generaciones “proyectando unas normas de integridad moral…”

Y, también, Isabel Oyarzábal Smith en su interesante libro de memorias, titulado: “Rescoldos de Libertad (Guerra Civil y Exilio en México)” (Málaga, Alfama, 2009, págs. 320-321), termina diciendo -literalmente- lo siguiente:

“La muerte no sólo nos ha quitado a los más ancianos de nuestra comunidad de exiliados; de todas formas, para mí sus muertes son incluso más conmovedoras que las de los más jóvenes. Siempre me parece ver en los cansados ojos de los refugiados ancianos una mirada melancólica, indagadora, como si siempre se estuvieran preguntándose si volverán a ver España. Ninguno de nosotros puede saberlo. Nuestro deber es creer, pase lo que pase, que hay cosas por hacer, y una cosa es segura, muchos de nosotros viviremos para verlo.

En cualquier caso, el recuerdo de los refugiados españoles que descansan bajo el cielo mexicano será un lazo que mantendrá unidos a los dos países. Nos han pasado la antorcha que debemos mantener encendida para conseguir la felicidad de nuestro pueblo. Aquellos que sobrevivan (y, también, después sus descendientes) deben responder con convicción a esa llamada, y de esta forma pagar su deuda con los que han muerto. Así después de su larga y agotadora lucha, descansarán en paz.”

Isabel Oyarzábal Smith (Málaga, 1878 – México, 1974), periodista, escritora, actriz, diplomática, exiliada republicana española en México, desde donde recorrió el mundo dando conferencias intentando desenmascarar la verdadera faz del régimen de Franco. Es autora entre otros libros de: Hambre de libertad, primera parte de sus memorias, y también de En mi hambre mando yo.

Estas entrañables y valiosas palabras -testimoniales- de Isabel Oyarzábal Smith constituyen también un importante “mensaje” para los descendientes, hijos y nietos, y demás familiares del Exilio republicano, socialista e “institucionista” (Institución Libre de Enseñanza), y en última instancia, recogen un deber o compromiso “ético” de acción presente y futura para éstos. Que deberían ser -siempre- fieles al mismo por respeto, amor, lealtad, reconocimiento y agradecimiento a la vida (ejemplo) y obra de sus antepasados (familiares), que defendieron los “ideales” éticos de libertad, igualdad, fraternidad, justicia, democracia, tolerancia, educación, cultura, ciencia, desarrollo, ciencia, progreso y modernidad de la Segunda República española.

Más artículos del autor
* Hijo del Exilio republicano y socialista español e “institucionista”. Doctor en Derecho y ex-Profesor Titular interino de Historia del Derecho Español de la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga, y Secretario Judicial

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/04/GrupodepersonaspartiendoparaelexilioúltimosdíasdelaGuerraCivilEspañola.AutoridadPortuariadeAlicante-LQSomos.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/04/GrupodepersonaspartiendoparaelexilioúltimosdíasdelaGuerraCivilEspañola.AutoridadPortuariadeAlicante-LQSomos-150x150.jpgLQSomosArturo Fernández DomínguezHistoria (s)Exilio,Francisco Guerra,Institución Libre de Enseñanza,Isabel Oyarzábal Smith,Jesús López PachecoArturo Fernández Domínguez*. LQSomos. Abril 2016 La España “peregrina” (exiliada) republicana, socialista e “institucionista” (Institución Libre de Enseñanza) existe aún hoy día y continuará existiendo en el futuro, a pesar de todo y por encima -intelectual y éticamente- de la España “oficial” del franquismo, su monarquía borbónica e iglesia católica....Cultura Libre, Comunicación Libre