La estrategia del miedo

losotros68Pedro Crespo Rubio* LQSomos. Marzo 2015

Hasta fecha reciente, a lo que antes se llamaba la “Troika” y ahora las “Instituciones”, así como a la Sra. Merkel y al Sr. Schäuble, que son los que realmente mandan en Europa junto a “los Mercados”, se les atribuían las estrategias de austeridad y freno al gasto público. En estos momentos, en su desigual pulso con los representantes del Gobierno griego salido de las urnas el pasado 25 de Enero, Sres. Tspras y Varoufakis, acerca de la política económica de la UE, están tratando de imponer una nueva variable: la del miedo. En sus palabras, y lo que es peor, en su actuación, se vislumbra un oscuro mensaje de fondo que parece decir, no solo a los griegos sino a toda Europa, que tengan buen cuidado de no votar a políticos que prometan políticas económicas expansivas contrarias a las que se están llevando a cabo en la actualidad, que no se permitirían desde Bruselas, a la vez que dan la sensación de pretender desacreditarles ante todo el pueblo griego, y yo diría que hasta casi humillarles. Esto deja bien claro que en los diferentes países del euro no gobiernan los elegidos sino los dirigentes europeos y los mercados.

Quienes aplican y exigen esta política económica insisten en que no hay alternativa, algo más que discutible pues con ella ha aumentado el paro, se han incrementado los déficits públicos en los países del euro, ha disminuido el consumo y estamos a punto de entrar en deflación. Veamos si no qué sucede en España: el déficit público se ha disparado y casi se iguala ya al P.I.B.; 5,4 millones de parados; 51% de paro en los jóvenes; 1,7 millones de hogares en que todos sus miembros están parados; 13 millones de ciudadanos en riesgo de pobreza, y más de un 30% de niños infra alimentados, todo ello según diversas fuentes, no desmentidas. Somos, además, uno de los países en que más ha crecido la desigualdad. Todos ellos son datos comprobables, no opiniones, digan lo que digan el Sr. Rajoy y su Gobierno.

Hay alternativa a esta política económica, se llame “keynesiana” o como se llame. Economistas como Stiglitz, Krugman (ambos Premios Nobel) y Piketty, además de otros muchos; sociólogos, politólogos, y hasta el mismo Presidente estadounidense, Obama, lo dicen repetidamente: “la política económica de Europa es errónea, y así no saldrán de la crisis”. Pero los dirigentes europeos nunca lo reconocerán. Viene a cuento recordar que ya, a principios del siglo XIX, hubo un pensador -británico para más señas- que dijo algo así como que “la economía debía estar al servicio del hombre y no al revés”; su nombre era William Godwin. Nunca como ahora hemos estado tan lejos del ejercicio de esta justa expresión.

Si quienes manejan las riendas de esta política en Europa no rectifican urgentemente, la sociedad civil europea deberá tomar conciencia verdadera de la situación y actuar, a través de las urnas y mediante la movilización. No se trata de apoyar a un país determinado, ni a un partido, ni a una ideología; sería en defensa propia pues la política debe estar al servicio del ciudadano y la economía al servicio de la política, y por ahora, en Europa, el ciudadano parece ser lo que menos importa. Y además es que esta crisis no la han producido los ciudadanos de a pie y sí la están sufriendo durante más de siete años ya, como nadie. Urge poner fin a este estado de cosas.

* Graduado Social

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar