La «Marcha por el Cambio» cubrió ampliamente todas las expectativas…

marcha-podemos-panoramica-sol-lqs…Sí, podemos

Arturo Seeber*. LQSomos. Febrero 2015

El cambio es posible… el pueblo unido jamás será vencido, (luego diréis que fuimos cinco o seis), fuera corruptos… Salía de las bocas de todos, lo anunciaban pancartas. Exaltados, con convicción.

Según la magra estimación de la delegación de Gobierno, cerca de cien mil personas asistieron el sábado 31 a la «Marcha por el Cambio» convocada por Podemos. Conociendo el paño de quien da tal cifra, no sería errado estimar hasta el momento, y acaso quedáramos cortos, no menos de las trescientas mil personas. Las cifras finales están aún por darse, pero cierto es que, sumados a los madrileños, cerca de trescientos autobuses trajeron, desde todos los rincones de España, participantes entusiastas al mitin, con sus banderas regionales y pancartas anunciando que una nueva España es posible y que un nuevo mundo es posible, donde los amos no sean los bancos, los mercados, los poderosos que abusan del poder, los corruptos.

Convocada la Marcha a las doce del mediodía, ya a desde muy tempranas horas de la mañana fueron llegando grupos de personas y ubicándose en el tramo que transcurre desde la glorieta Atocha hasta nuestra entrañable Puerta del Sol, que muy civilizadamente se fue abriendo para permitir el avance, que se realizó con escrupulosa puntualidad.

A la cabeza de la marcha, los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero, Irene Montero y Luis Alegre avanzaban entremezclados con los demás asistentes hasta un escenario levantado en la intersección de la calle Mayor con la del Arenal, donde alentaron a la concurrencia con sus discursos sobre todo lo que nosotros confiamos y lo que creemos, que el cambio es posible, estamos convencidos…

… y no sólo de eso. Los miles de personas que han abarrotado las calles de Madrid teníamos algo que todavía no hemos perdido… LA ILUSIÓN Y LA ESPERANZA. Y no Marcha-podemos.-loquesomosestoy hablando de la esperanza irracional en algo que nos pueda venir “del más allá”. Me refiero a la esperanza basada en el trabajo, en el esfuerzo y en la ilusión de conseguir algo por lo que se está luchando… y esta esperanza de tanta gente de bien es una cosa buena.

Como en todas las manifestaciones pasadas, presentes y, presumiblemente, las futuras, fuimos rodeados por los ya folclóricos agentes antidisturbios que, en tanto que la manifestación se desarrolló con absoluta tranquilidad, se vieron impedidos de cumplir con sus “funciones específicas”. Pero nada, que quede para otra vez.

«Este día figurará en los libros de historia», dijo uno de los ponentes. Y acaso no sea una exageración. Que el pueblo español, más dado a separarse que a juntarse, al fin se una, que forme un bloque cerrado para oponerse a la falsedad del sistema, puede anunciar un giro de ciento ochenta grados en su destino.

Hoy se ha escenificado en las calles de la capital que la gente no ha perdido todavía la capacidad de soñar. Hace unos meses viajé a Cuba para ver con mis propios ojos el avance de la Revolución de nuestros hermanos caribeños. En uno de mis largos paseos por La Habana observé la existencia de pintadas y carteles con diversas consignas y proclamas revolucionarias y de apoyo a su gobierno, a Fidel y a la Revolución. Una de ellas, CREEMOS EN LOS SUEÑOS, me sorprendió agradablemente, porque resumía la lucha de tantos años de nuestro pueblo y que ha costado a nuestro pueblo privaciones, miseria, cárcel, tortura y asesinatos. Sí, el cambio es posible… y lo PODEMOS conseguir. Estamos iniciando un proceso histórico, sin duda… y no me lo quiero perder.

Otras notas del autor
* Arturo Seeber Bonorino es miembro de la Asamblea de redacción de LQSomos.

3 comentarios sobre “La «Marcha por el Cambio» cubrió ampliamente todas las expectativas…

  • el 1 febrero, 2015 a las 20:20
    Permalink

    Hasta ahora, quizás pudieron derrotarnos cien veces en las urnas, con sus perros de pres y sus leyes represivas. Pero no lograrán jamás que renunciemos a soñar. «Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veamos una tierra llamada Libertad…»

    Respuesta
  • el 1 febrero, 2015 a las 13:38
    Permalink

    Como dijo Pablo Iglesias: «Soñamos, pero nos tomamos muy en serio los sueños»
    Tic – tac, tic – tac…. sonará la alarma (noviembre), y cuando despertemos el nuevo país estará ahí.

    Copiando a Lennon… podrán decir que somos soñadores, pero no somos los únicos!

    Seeber, maestro!!

    Respuesta
  • el 1 febrero, 2015 a las 01:30
    Permalink

    Las televisiones domesticadas, salvo la Sexta, lo han ignorado olímpicamente. Los comentarios de Libertad Digital vomitivos. Dentro de once meses no podrán ignorarlos y las campañas de prensa se las tendrán que tragar.

    Respuesta

Deja un comentario