La OEA no es amiga de Venezuela

Mikel Itulain*. LQSomos. Abril 2017

Nos dice, con conocimiento y criterio, el más brillante de los intelectuales venezolanos, Luis Britto García, que insiste el Ministerio de Colonias de Estados Unidos (la OEA -la denominada Organización de Estados Americanos-) en sus arremetidas contra Venezuela (1). En verdad, lo ha hecho siempre que el poder financiero e industrial exterior e interior lo ha necesitado. Lo ha hecho sin descanso y con soborno desde que por primera vez en décadas llegase a Venezuela en 1999 un presidente preocupado más por su gente que por su bolsillo.
Es notoria y no sé si tan recordada su participación en el golpe de Estado del año 2002. Así, su Comisión Interamericana de Derechos Humanos hacía lo siguiente:

..durante el golpe de Estado de 2002, la CIDH [Corte Interamericana de Derechos Humanos] , como Estados Unidos, reconoció abiertamente a la dictadura de Pedro Carmona en una carta que Santiago Antón, entonces secretario de la CIDH, dirigió a ése. Maduro no dejó de recordar este episodio que arroja una sombra sobre la credibilidad y la fama de la entidad interamericana: “La Comisión reconoció a los golpistas y negó el apoyo al presidente Hugo Chávez” (2),

Y como decíamos, se mostraron especialmente virulentos con los populares gobiernos de Chávez, aunque antes, en el periodo del dominio absoluto de la oligarquía y del olvido total del pueblo, estuviesen excesivamente callados. Mostrando a quiénes sirve tal organización y las entidades y comisiones que la componen.

…desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, la CIDH multiplicó las decisiones e informes desfavorables a Venezuela, en proporciones ampliamente superiores al resto de América Latina. Así, desde su creación en 1959 y hasta la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, la CIDH sólo emitió cinco decisiones condenando las violaciones de los derechos humanos en Venezuela. En cambio, entre 2000 y 2012, la CIDH condenó a Caracas 36 veces. Así, en el espacio de 12 años, la CIDH condenó a Venezuela 7 veces más que durante los 40 años anteriores, marcados por exacciones de todo tipo y particularmente el Caracazo del 27 y 28 de febrero de 1989, sublevación popular contra la vida cara, que el ejército y la policía reprimieron en sangre, dejando un saldo de 3.000 civiles asesinados (2).

Que casi el 70 % del presupuesto de la OEA provenga de un enemigo acérrimo de la independencia política y económica de Venezuela, como son los dirigentes de los Estados Unidos de América, sigue en consonancia con los hechos.
Que los mencionados Estados Unidos y Canadá no se sometan a lo que diga la OEA y que quieran que otros, como Venezuela, lo hagan, habla también bien claro hasta para el más ciego entre los ciegos.
Venezuela, si quiere existir como país independiente sirviendo en primer lugar a quienes debe servir, a l@s venezolan@s de a pie, no puede perder su independencia política, tampoco la jurídica y por supuesto no la económica. Son cosas que sabemos bien y no debemos perder de vista. Quien las pierde, pierde todo, empezando por la libertad y la dignidad. No cometamos, no cometan, los mismos errores del pasado.

PS:
De recomendable lectura: Venezuela y la legitimidad democrática.

Notas:
1. Luis Britto García. Carta injerencista de la OEA. 1.04.2017.
2. Salim Lamrani. Por qué Venezuela se retira de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 22.8.2012.
* ¿Es posible la paz?
@MikelItulain

3 comentarios sobre “La OEA no es amiga de Venezuela

  • el 9 abril, 2017 a las 10:49
    Permalink

    Otra de las tácticas de las dictaduras es la censura pues todas las opiniones contrarias al RÉGIMEN no son publicadas. Esto un hecho que se ve en todos los periódicos comunistas. Ellos llaman a la censura, moderación!

    Respuesta
  • el 9 abril, 2017 a las 10:43
    Permalink

    Todo lo contrario, pues todo indica que la OEA sí es amiga de Venezuela, es un institución que vela por los derechos democráticos de los venezolanos. Lo que la OEA no parece apoyar es a la dictadura chavista con sus atropellos.

    Respuesta

Deja un comentario