La PAZ también se construye en Madrid

Por Iñaki Alrui. LQSomos.

“Nos llamaban a veces víctimas colaterales y no comparto ese término. Éramos niños que teníamos toda la vida por delante y de un bombazo se nos truncó”. Alberto Muñagorri“Hemos tenido valor para mirar a las víctimas de ETA y reconocerlas. Hay que tener valor para mirarnos a las víctimas del Estado”. Axun Lasa

Cae la tarde en un Madrid en el que empieza a despuntar la primavera, en medio del agitar de prisas entre el llegar o salir de sus indiferencias diarias. Un sinfín de actos al margen del universo del consumo corren paralelos en esta tarde, actos, presentaciones, mesas y convocatorias, pero para algunas la cita escogida es ineludible, vienen de arriba de esa franja que marca el Ebro cultural y socialmente. El viejo Ateneo madrileño abre sus puertas para una Mesa redonda bajo el título «Construir la paz. Retos y oportunidades para el País Vasco». Y aquí vamos, con alguna idea ya sobre lo que va ser, aunque la realidad supera gratamente lo previsto. Intento contarlo.

Construir la paz

El acto esta coorganizado entre la Asociación Española de Investigación para la Paz (AIPAZ), Baketik y el Foro Social Permanente.
La apertura corre a cargo de Federico Mayor Zaragoza, para a continuación arrancar la mesa redonda entre Rosa Lluch (víctima de ETA, hija de Ernest Lluch), Axun Lasa (víctima del Estado, hermana de Joxean Lasa y víctima de torturas de la guardia civil), María Jáuregi (víctima de ETA, hija de Juan María Jáuregui), Idoia Zabalza (víctima del Estado, hermana de Mikel Zabalza) y Alberto Muñagorri (víctima de ETA, perdió una pierna y un ojo por un atentado un cuando tenía 10 años, año 1982).

Maider Maraña (Baketik) conduce la mesa. Mayor Zaragoza hará la introducción, hablándonos de dignidad, de pensamiento, de criterios, escuchar al otro, de intercambiar, de romper unanimidades, de saber renunciar, de aprender a vivir juntos, y ha reivindicado claramente el papel de la mujer en la resolución de los conflictos. «Todas las víctimas son iguales», insiste, recordando los valores que permitieron a Mandela superar el apartheid.

Lo siguiente son las voces de las víctimas, lo son todas las que están sentadas en la mesa, no hay ni mayor ni menor protagonismo, son víctimas. Ellas hablan entre palabras propias: Diálogo, Empatía, Verdad, Entendimiento, Derechos Humanos, Convivencia, Reparación, Memoria, Tortura, Justicia. Estamos ante un relato coral, aunque cada una de nuestras protagonistas es un caso único.

“La ley de secretos oficiales o las condecoraciones a agresores vulneran los derechos. […] Es necesario un ejercicio de empatía, es así como lograremos avanzar”. María Jáuregui

Voces diversas y diferentes que nos transmitirán distintas perspectivas, pero con mucho en común: una pedagogía necesaria ante el relato propagandístico establecido desde el estado y los medios, una pedagogía que nos ayuda a salir de la rueda punitiva de culpabilidades y verdades únicas. El relato de la convivencia que mira al futuro.

“Es fundamental que [los jóvenes] conozcan lo que ha ocurrido y lo puedan transmitir en casa, porque en las familias se instaló la ley del silencio. Yo les digo que pregunten en casa”. Alberto Muñagorri

Víctimas de ETA contradiciendo el relato único que nos quieren vender aquí: ser víctima de ETA no es un homogeneizador, las personas eran diferentes antes y lo son después. Nadie puede hablar en nombre de todas las víctimas porque no son iguales. La falsedad de la contraposición simplificadora que opone las víctimas de ETA a las del franquismo, como si fueran conceptos opuestos o excluyentes.

“Llevo muchos años yendo a colegios y tengo mucho respeto al sufrimiento de las víctimas. Tenemos que trabajar para que se nos vea. Lo que busco es un un reconocimiento, no me aporta que los victimarios estén mal”. Axun Lasa

Víctimas del Estado expresando su solidaridad y empatía con el sufrimiento de las víctimas de ETA.
Víctimas de ETA reclamando que se reconozca oficialmente a las víctimas del Estado (a través del GAL, la guardia civil).

Otra reclamación compartida: queda todavía mucho por hacer, mucho por investigar: prácticamente todos los casos de violencia del Estado, no solo los asesinatos sino también las torturas y demás abusos policiales, pero también muchos atentados de ETA que siguen sin resolver, muchas víctimas de atentados que no han sido reconocidas o requieren mil trámites burocráticos para todo. Es imprescindible llegar al fondo de las cuestiones para poder cerrar bien este conflicto.

“No cerremos un nuevo conflicto en falso, porque hemos cerrado el franquismo en falso… Los conflictos no se pueden cerrar rápido, porque vuelven a salir. Tenemos que pensar que la verdad del otro no va en contra de la nuestra”. Rosa Lluch

El enlace al vídeo del acto está al pie de estas letras ¡hay que verlo! No os dejará indiferentes. Porque querer resumir la fuerza y la grandeza de estas voces sería presuntuoso: mucha generosidad, mucha necesidad de seguir defendiendo la palabra mezclada entre todas, sin renunciar a la memoria, pero descargando sufrimientos, mirar a la cara. De paso, muchísimos políticos deberían imitar y defender esté formato de encuentros de diálogo para aportar a la convivencia de todas y todos.

“A veces siento en estos encuentros que trasladamos la idea de que si nos entendemos nosotros, la convivencia es posible. Lo difícil es que las víctimas se reconcilien con su victimario, que en mi caso es el Estado”. Idoia Zabalza

Hay retos, hay oportunidades

El tiempo ha transcurrido muy rápido desafiando la Ley de la Relatividad, y esta mesa tan necesaria para romper la irracionalidad que se genera en Madrid con relación al País Vasco, toca a su fin. Ahora se abre en las cabezas presentes todo un horizonte de ideas cruzadas, de reflexiones en pasado y cavilaciones en presente, de miradas al futuro. Y de lo que no hay dudas es de que se ha arrojado luz donde solo hay crispación: Madrid os necesita.

Este tipo de encuentros que se celebran con frecuencia en Euskal Herria, construyen un relato que se intenta minimizar o desdibujar al sur del Ebro. Actos como el de ayer en el Ateneo rompen el relato impuesto en el pasado, la (no) verdad asignada y el secuestro de las palabras. Es ahora, no hay mejor momento, y es una cosa de todas construir una paz establecida en los Derechos Humanos para una sociedad que busca mirar al futuro sin olvidar el pasado.

Agus Hernán, del Foro Social, cierra la mesa redonda, imposible de resumir, de sintetizar: “Hay que cerrar las consecuencias del ciclo de violencias bien, con la vista en el retrovisor y con memoria. […] Desde 2019 estoy viendo otro Madrid, en donde muchas organizaciones nos piden contar estas cosas y hacer este tipo de actos. Tienen ganas de acompañar ese cambio y esa construcción de convivencia”.

Los Derechos Humanos son iguales para todos. Ha sido emocionante ver a víctimas de distintos lados de un conflicto coincidir todas en lo fundamental: todas las víctimas deben tener la misma consideración, todas necesitan tres cosas básicas: Verdad, Justicia y Reparación.

“No se puede olvidar, pero sí perdonar”. Bienvenidas todas a Madrid ¡Siempre!

Post Scriptum: un recuerdo
Inevitablemente uno siempre recuerda aquel primer acto en Madrid de la mano de Carlos Olalla, en la parroquia de San Carlos Borromeo, en Abril de 2014, en el que conocimos este tipo de encuentros que a muchos nos marcarían y nos harían ver una puerta para la Verdad, la Justicia y la Reparación. En aquella ocasión tuvimos la oportunidad de ver a Rosa Rodero, viuda de un ertzaina asesinado por ETA que, en el funeral de homenaje del 20 aniversario de la muerte de su marido, invitó a exdirigentes de ETA y víctimas de los GAL; a Axun Lasa, hermana de Joxean Lasa, secuestrado, torturado y asesinado por miembros de la guardia civil en el primer atentado reivindicado por los GAL; y un expreso de ETA que pasó más de 22 años en la cárcel y muy significando entonces en la lucha por la paz y la convivencia a través de la palabra. Una anécdota resume perfectamente el espíritu de lo que fue aquel primer encuentro: una de las nietas del almirante Carrero Blanco, presente entre el público, al acabar el acto se abrazó públicamente al ex miembro de ETA.

Más artículos del autor. Integrante del Colectivo LoQueSomos. Miembro de la iniciativa madrileña Acercar-Convivir.

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar