La substancia moral de un tomate recorre España

losotros235Joan Martí. LQSomos. Octubre 2015

Un fantasma político con la substancia moral de un tomate recorre España; Albert Rivera, la marca azul del PP, un patolenguado doblemasbueno…

Así es. Ya hace dos años y pico que el llamado “Ibex 35″, las multinacionales, mega empresas constructoras, bancos, eléctricas, aseguradoras y similares, que gobiernan nuestras vidas y haciendas vía subvención o empleo de nuestros mejores políticos corruptos que fabrican a su favor aberrantes y burdas leyes, decidieron poner el aparato mediático de su propiedad, sus teles, periódicos y radios, a su servicio, o sea, al de ellos y al de este personaje. Es un auténtico vendedor de crecepelos, que usa de la telegenia, desnudándose o vistiéndose en las campañas, y abusa de su carencia de principios, con franca repugnancia a cualquier ideología (social) que no sea su rol de poder y exhibición en la cartelería mural de las campañas electorales como político profesional al servicio del Sistema.

Una estafa político-electoral en papel couché. Una especie de Rosa Díez, acorde a los nuevos tiempos. También es -se dice- la marca blanca del PP, alternativa de recambio a la derecha patria que se hunde mes a mes. Sin embargo, más que marca blanca, resultaría bien azul, ya que pasa a los PP por la derecha con holgura y sin poner el intermitente. Se dice que estuvo afiliado a Nuevas Generaciones, los jóvenes leones del PP. Pero su ideología social que, ya digo, no existe, baila en términos prácticos entre el apoyo a quien se tercie, mayormente al PP, o quien más le convenga, a veces el PSOE, según comunidades, ayuntamientos o circunstancias. Añádase a ello que este ilustre catalán bilingüe no es sólo que sea contrario a la independencia de Cataluña, lo cual podría ser simple opinión y/o tendencia legítima y respetable, sino que, en su bis democrática, es radicalmente contrario a que sus conciudadanos catalanes tengan el derecho a decidir, o sea, a que se convoque referéndum al efecto para que puedan pronunciarse, lo cual ya es simple atributo de fachoso autoritario impresentable en los tiempos que corren.

Este montaje fantasma publicitado, entre sus pronunciamientos ideológicos, tiene el mérito de defender la tortura animal (corridas de toros) en Cataluña y anatemizar los matrimonios gays, aunque su habilidad mayor es la de lanzar sus proclamas del lugar común y las frases hechas que no dicen nada pero lo dicen todo; de convivencia (que todo siga igual, con ricos, pobres y más pobres), crecimiento económico (bajos salarios e incremento de productividad), flexibilización del mercado laboral (micro contratos y despidos pret a porter) y otros eufemismos mantenedores del Sistema que trae a la gente a mal vivir.

En cuanto a su talante democrático, además de lo dicho más arriba, se le acusa de dictador megalómano entre los de su partido y ya ha sido objeto de alguna que otra moción de censura por cacique, sin que haya pasado jamás por unas primarias, tan de moda en estos tiempos.
El tipo, agotada la puesta en escena de la derechona rancia, ya identificada y demonizada con el PP de capa caída, embadurna el discurso neo liberal que ahora hay que vender como nuevo producto, valedor de recortes, de privatizaciones, de multinacionales y de que se joda el pobre, con la simple confusión lingüística, o sea, con la burda perversión del lenguaje que nos imponen tertulianos e idiotas campanudos desde los mass media hace ya unos años post Transición; donde el capitalismo recibe el nombre artístico de economía de mercado, el imperialismo económico, militar, económico y cultural se apellida globalización; donde a sus víctimas, si países, se les llama en vías de desarrollo y, si ciudadanos pobres, personas de escasos recursos o, si niños y expulsados del sistema educativo y carne proletaria, fracaso escolar, etc., etc. y los demás etcs. que Ud. ya escucha en los telediarios a poco que preste atención.

El Ibex 35, pues, ya tiene su muñecón, junto con el Valerio Sánchez y Mariano el Plasmas, todos bajo el mismo patrón de ideología: el poder, los privilegios y el empleo público de por vida sin pasar por la oposición. Y si hasta ahora hablábamos de Casta para referirnos a esta especie, su mutación genética ha devenido en Neocasta, como alternativa de cambio para que nada cambie, para culminar la huida de las ideologías, reliquias románticas del siglo pasado, y fidelizar a todos ellos a la ideología de la cuenta de resultados y del reparto de dividendos.

Y ahí es cuando la Neocasta precisaba de su mejor creación del marketing electoral y hubo de recurrir al viejo Neolenguaje “Al final de cuentas, se esperaba que todos emitieran palabras desde la laringe sin que participaran en absoluto los centros del cerebro. Este propósito se admitía con toda fuerza en la palabra patolengua de la Neolengua, la cual significaba “graznar como un pato”. Igual que otras palabras del vocabulario B, patolengua tenía un significado ambivalente. Siempre y cuando las opiniones que se patolenguaran fueran leales, era una alabanza, así que cuando el Times se refería a un orador del Partido como un patolenguado doblemásbueno le dedicaba un cálido y apreciado elogio.” (George Orwel) -Cháchara y cotorreo aburrido e insufrible, el de este menda -añado yo por lo que viene al caso.

En fin, que fallada la operación UPyD y malograda la Rosa Díez, seguimos con el intento de reconversión política del Sistema, a cargo de un nuevo Patolenguado; y es que ni este niñato empalagoso podía llegar a más ni la España política-espectáculo-electoral podía llegar a menos… ni las meninges del sujeto colectivo votante indeciso andar más degradas… Lo cual que el noble ejercicio de la política que decían los griegos, al cabo de 2500 años se hizo simple espectáculo. ¿Y para cuándo la Belén Esteban, el David Bisbal, Francisco, Bertín, Paquirrín y todos esos? ¡Que venga ya, por Dios! Beee, beee, beee…

¡Y que Dios nos ampare!

Más artículos del autor

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar