La tortura y los malos que se dicen buenos

File photo of the lobby of the CIA Headquarters Building in McLean, VirginiaMónica Oporto. LQSomos. Diciembre 2014

Un informe del Comité de Inteligencia del Senado de los EEUU (1) describe con morbosidad las “técnicas” utilizadas por los agentes –pagados por el gobierno de los EEUU- para “extraer” información de supuestos casos de terrorismo (¿cuántos terrorismos fueron creados-alimentados por el imperio…?)

Días después, desde el gobierno de EEUU declaraciones de funcionarios de alto nivel de responsabilidad, no sólo se legitima la tortura sino que se defiende a los agentes que la practicaron.
Se defiende a los agentes de la Agencia Central de Información (C.I.A.) que practicaron torturas desde hace muchos años, contra detenidos -en muchísimos casos de manera ilegal… como la tortura- para “extraer” información. Por ejemplo, el exvicepresidente de los EEUU durante el gobierno de George W. Bush, Dick Cheney, declaró que no sólo habría que glorificarlos (2) sino que volverían a hacer lo mismo en cualquier momento.

Recordemos que Cheney fue Secretario de Defensa de Bush. Su papel fue fundamental en la guerra contra Irak. ¿Por qué?
Porque según la particular definición de los norteamericanos, hay que llevar guerra santa contra todos los terroristas del mundo que amenazan la paz , la seguridad y la libertad de los norteamericanos. ¿Y quiénes son los “terroristas”? todas aquellas personas que no se arrodillan ante el imperio, que se oponen a su bota, a su ingerencia y a su política de despojo de recursos.

Cheney realizó acuerdos y alianzas previas a la Guerra del Golfo, consiguió instalar bases militares en Arabia Saudita. Llegó a acuerdos para instalar tropas en Qatar, zona del golfo Pérsico… lo que permitió que desarrollaran sus actividades desde la ocupación posterior a la invasión-guerra. A saber: en la prisión de Abu Ghraib (Irak) se pudo saber de los casos de tortura y abuso contra prisioneros por parte de personal de la Compañía 372 de la Policía militar de los EEUU y agentes de la CIA (año 2003). Cuántos otros casos más no han salido aun a la luz.

El sr. Cheney completó su experiencia, adquirida en zonas petroleras. Fue así que cuando abandonó el cargo fue contratado por una empresa prestataria de servicios para la industria petrolera: Halliburton Co. Ah, pero su historia es negra como el petróleo: de su paso por Halliburton fue acusado de fraude contable (3), lo demandó la asociación Judicial Watch, un grupo de abogados de Washington en defensa de cuestiones de interés público.

Pero no se trata de centralizar en una sola persona los hechos. Cheney es una convención. Digamos que “cheneys” hay muchos sólo tomado como un dato referencial.
Pero pasemos de observar lo evidente y escuchemos las palabras. El presidente de los EEUU, premio Nóbel de la guerra, criticó “los interrogatorios” a los que fueron sometidos los prisioneros. “Interrogatorios” es un eufemismo para negar, banalizar y ocultar que lo que practicaron fue: TORTURA, real y sistemática.

Pero ahora nos vamos a alejar unos pasos para observar qué es lo que ocurre hoy en EEUU. Entonces veremos que nada está fuera de contexto. Encontraremos a los “cheneys” que glorifican y legitiman la tortura explícitamente, o los “obamas”.
Hace días miles de norteamericanos se manifiestan contra esa expresión que “ahoga” desde las estructuras de gobierno a la población interna de los “states”.
Bajo la consigna #ICantBreath “No puedo respirar” (ver vídeo al final de la nota) han salido a protestar contra los actos de racismo, tortura y muerte con que la policía norteamericana, como un Ku Klux Klan redivivo, ha revivido prácticas… mecanismos que siguen vigentes, nunca se superaron.
Incluso la tortura se enseñó en una “Escuela” creada al efecto, con programas y dictado de clases. La Escuela de los Asesinos, la escuela de las Américas… o la propia Guantánamo en territorio robado a Cuba… o las cárceles secretas en Polonia, Lituania, Rumania, Afganistán, Tailandia… etc.

Hay un Destino Manifiesto, hay un imperativo de superioridad canalizado hacia fuera para la expansión y el dominio, tanto como para adentro en forma de control social y represión.
Legitiman, minimizan, aplauden las acciones de represión y tortura. Pero además, en un gesto casi snob, “tercerizan” mediante mercenarios destinados a operaciones especiales esa “técnica” para “extraer confesiones”… Vendría a ser (salvando las distancias) como la entrega que hacía la Inquisición de los condenados para que el brazo secular pronunciara la sentencia.

Crean guerras. Invaden. Saquean.
Los que se oponen caen inmediatamente en la categoría “terroristas”. Detenidos. Secuestrados. Torturados. Más aún: los que torturan se erigen en censores.

La práctica de la tortura a escala mundial por parte de los EEUU se hace extensiva también a Cuba, con un bloqueo de décadas, y ahora sigue con sanciones a Venezuela… en nombre de…. los Derechos Humanos!!   (que no confundan: el hecho de liberar a los tres patriotas cubanos presos por 16 años en cárceles de EEUU y el inicio de negociaciones para restablecer las relaciones con Cuba, son producto de la lucha y el esfuerzo de Cuba, y de América latina con grandes logros de unión en la última década). Según José Manzaneda, los que torturan bloquean a los que curan.

Desde SOA Watch, organización que persigue el cierre de la Escuela de los Asesinos, se cuestiona que se mantenga la práctica de la tortura «que no es una cosa nueva entre los militares de EEUU y que no comenzó con el 9/11». Para esta organización  la tortura tiene una larga historia en la política de Estado de los EEUU.

El mundo en guerra (4) que crean es un río revuelto que da ganancias al propio imperio.

Un mundo con guerras creadas desde el país gobernado por el premio Nobel de la destrucción de la paz.

Notas:
1.- El imperio y la legitimación de la tortura
2.- Cheney defiende que los agentes de la CIA que practicaron las torturas ‘deben ser glorificados’
3.- El vicepresidente Cheney, acusado de cometer fraude en su etapa de empresario
4.- La capacidad política del capitalismo, del Estado y de la religión: el mundo en guerra

 

Más artículos de la autora
Mónica Oporto es miembro de la Asamblea de redacción de LQSomos.


#ICantBreath. “No puedo respirar”
El 17 de julio de 2014, en 202 Bay Street, en Tompkinsville, Staten Island, Nueva York, Estados Unidos, Eric Garner murió de un ataque al corazón después de ser reducido por medio de una estrangulación de retención por un agente (una táctica prohibida por el Departamento de Policía) . En este día, fue abordado inicialmente por el oficial de policía Justin Damico. Un oficial compañero, Daniel Pantaleo, puso Garner en el suelo por el uso de la fuerza, incluyendo una llave de cabeza o de estrangulamiento que se muestra en una grabación de video ampliamente visto del evento. Garner murió unos minutos después.
El 1 de agosto de 2014, los médicos forenses llegaron a la conclusión de que debido al estrangulamiento de la policía más los problemas del corazón de Garner, la obesidad y el asma fuerón la causa de su muerte.
El suceso agitó protestas públicas y mítines con acusaciones de brutalidad policial y fue transmitido a nivel nacional en diversas redes de medios de comunicación.
El 3 de diciembre de 2014, un gran jurado decidió no acusar a Daniel Pantaleo, el oficial que estuvo involucrado en la muerte de Garner…

2 comentarios en “La tortura y los malos que se dicen buenos

  • el 26 diciembre, 2014 a las 12:23
    Permalink

    En su desesperación, el Imperio recurre a las técnicas de tortura más sofisticadas, tratando de reducir a un enemigo que se multiplica aquí y allá. Pero si bien Dan Mitrione no murió, Spartaco está más vivo que nunca en cada uno de nosotros.

    Respuesta
  • el 23 diciembre, 2014 a las 12:06
    Permalink

    y más:
    Piden investigar a George W. Bush y Dick Cheney por ordenar torturas: Washington, 23 dic (PL) George W. Bushhttp://www.rcabaiguan.icrt.cu/piden-investigar-a-george-w-bush-y-dick-cheney-por-ordenar-torturas/

    Respuesta

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar