Las abarcas desiertas

Redacción. LQSomos. Enero 2017

Reflexivo poema para días de «Reyes Magos» del poeta del pueblo, Miguel Hernández, versos cargados de rabia y sentimiento, dolor de infancia e ilusiones de niño, soñar, pensar, sentir, vivir…
Publicado en vísperas de “Reyes de 1937”, el 2 de enero, en la revista «Ayuda» del Socorro Rojo. El objetivo del poema era recabar ayuda para donativos y juguetes en beneficio de la infancia necesitada.

Las abarcas desiertas, de Miguel Hernández

Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.

Y encontraban los días,
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.

Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río,
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.

Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.

Y al andar la alborada
removiendo las huertas,
mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.

Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.

Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.

Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y unos hombres de miel.

Por el cinco de enero,
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.

Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.

2 comentarios sobre “Las abarcas desiertas

  • el 5 enero, 2020 a las 13:17
    Permalink

    contundentes descripciones poéticas de Miguel Hernández, son como fotografías de un momento. A mí, particularmente, siempre me ha impactado aquella que leí a mis 18 «Tened presente el hambre, recordad su pasado turbio de capataces que pagaban en plomo.
    Aquel jornal al precio de la sangre cobrado…» terrible. De Miguel hernández supe a través de Neruda, en Confieso que he Vivido. De allí a comprarme diez libros de editorial Losada a un vendedor que pasó por la agencia de viajes en que trabajaba. De los 10 libros (a pagar en cuotas mensuales e iguales, allá en la década de 1970) pues 3 de ellos fueron de Miguel herhández. Confieso que nunca me había gustado la poesía hasta que lo leí. Salud y más República que nunca.

    Respuesta
  • el 6 enero, 2017 a las 11:10
    Permalink

    Un poema precioso, para llegar a todos, tal como siempre escribió Miguel Hernández. También uno de sus poemas desconocidos. Lo popularizo muchísimo, como siempre, que lo cantara Joan Manuel Serrat, que lo incluye en su disco «Hijo de la Luz y de la Sombra» del año 2010. Extrañamente se salta esta estrofa:
    «Rabié de llanto, hasta / cubrir de sal mi piel, / por un mundo de pasta / y unos hombres de miel.»

    Respuesta

Deja un comentario