Las antifascistas de la Trinitat

Mesa de Catalunya*. LQSomos.
Traducido por Leticia Palacios. LQSomos.

Honraremos como cada año la figura de Lluís Companys i Jover en un aniversario más de oprobio y lo haremos en nombre de los asesinados y represaliados por el fascismo español en Catalunya y por las catalanas y catalanes de los exilios, que él como President representará eternamente

132 concentración Verdad, Justicia y Reparación
  Dissabte 30, 12 hores, Plaça de Sant Jaume, Barcelona

Las deudas de la memoria son siempre imperdonables, pero aún más cuando se trata del olvido del sufrimiento de las mujeres represaliadas por el franquismo y la transición. Es tan invisible la marca de su sufrimiento como profunda su huella. Una marca que se diluye en una sociedad estructuralmente machista, donde la historia la escriben aún los hombres con una visión androcéntrica del mundo. Pocas mujeres han compartido o han hecho públicas sus aterradoras experiencias de represión durante la dictadura y menos aún durante la transición. Es triste que las mujeres antifascistas, que en la guerra y en la posguerra plantaron cara a los golpistas, no tengan suficiente reconocimiento. Y es trágico, para la construcción inacabada de nuestra verdad histórica, la casi inexistencia de relatos de la represión policial, judicial y penitenciaria de los años 60, 70 y 80.

El horror y el dolor de las torturas y la represión sufridas por las mujeres, muchas veces no se ha expresado en toda su crudeza porque en esos crímenes de lesa humanidad había un componente de humillación, de vejación inherente a su condición de mujeres. Historias que tristemente quedaron silenciadas por el lastre del machismocatolicismo español.

Además de sufrir las mismas torturas que los hombres, a las mujeres las violaban o las amenazaban con hacerlo, las violentaban sexualmente, las tocaban en lugares que no se pronunciaban en público, las insultaban al oído con procacidades que herían profundamente su dignidad, les robaban e invadían su intimidad impotentes ante la impunidad de los verdugos. Si ahora todo esto nos parece terrible e insoportable, imaginaos cómo sería de insufrible en un tiempo donde los tabúes y la insignificancia social de la mujer habrían hecho increíbles sus relatos. Estas mujeres no tuvieron ayuda para poder superar unos traumas escondidos para continuar con sus vidas y sus luchas de emancipación. E incluso, llegada la supuesta democracia, estas mujeres tenían que tener una gran fortaleza y valentía para verbalizar, más allá de su entorno, lo que pasaba dentro de las comisarías y los cuarteles.

En la dictadura, la violación y la vejación sexual a las mujeres estaban concebidas como un ataque al honor de los hombres. La sombra de la vergüenza siempre perseguía a la mujer en el reino del nacionalcatolicismo y aún más si era portadora del imperdonable pecado de ser roja. Y en la transición no mejoraron las cosas, las torturas y violencias policiales contra las mujeres comprometidas con el activismo social, político y por los derechos de sus colectivos, estaban aún impregnadas de un machismo salvaje y sádico.

Una prueba de que las presas antifascistas eran consideradas unas perdidas que tenían que ser reeducadas, es que las carceleras de las prisiones eran monjas. Hay que decir que sin rastro de caridad cristiana, más bien al contrario. Las monjas, rosario en una mano y resentimiento en la otra, tenían la misión de hacer de aquellas mujeres privadas de toda libertad unas buenas católicas, buenas amas de casa para servir a los hombres que Dios les enviaba, hijas ejemplares, amantísimas esposas, madres de familia y cuidadoras abnegadas. Mujeres sumisas y sacrificadas como mandaba la Santa Madrastra Iglesia. La prisión de mujeres de la Trinitat no fue una excepción y allí la represión fue aplicada por la orden de las Cruzadas Evangélicas de Cristo Rey. Una prisión que se inauguró en 1963 para acoger a las presas antifascistas de la prisión de Les Corts, gobernada por la orden de las Hijas de la Caridad de San Vicenç de Paül. Las Cruzadas no abandonaron la Trinitat hasta 1978.

Las presas políticas que pasaron por la Trinitat lo hicieron antes por Via Laietana u otros lugares de horror y terror. Volvemos a exigir que Via Laietana se convierta en un lugar de memoria de la tortura y la represión. Queremos dedicar nuestra concentración a todas esas mujeres anónimas y valiosas, y esperamos que sus voces acaben rompiendo el olvido.

Como todos los octubres, también queremos dedicar nuestras reivindicaciones de verdad, justicia y reparación a las Brigadas Internacionales. Honor y gloria siempre. Queremos recordar que el embrión de estas Brigadas fue la olimpiada antifascista de Barcelona de 1936, alternativa a los juegos olímpicos del nazismo de Berlín. Sería de justicia que el Museu Olímpic i de l’Esport de Barcelona, que actualmente lleva el nombre del falangista Samaranch, una vergüenza para la ciudad, llevara el nombre de esta valiente y comprometida ola de solidaridad que fueron las Brigadas Internacionales, antifascistas llegados de todo el mundo para defender la legalidad republicana.

Honraremos como cada año la figura de Lluís Companys i Jover en un aniversario más de oprobio y lo haremos en nombre de los asesinados y represaliados por el fascismo español en Catalunya y por las catalanas y catalanes de los exilios, que él como President representará eternamente.

Veritat, Justicia, Reparació: Dissabte 30, 12 hores, Plaça de Sant Jaume, Barcelona

– Traducido para LoQueSomos por Leticia Palacios
* Mesa de Catalunya d’Entitats Memorialistes
mesacatalunya@gmail.com

Síguenos en redes sociales… Diaspora: lqsomos@wk3.org Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar