Letras de urgencia desde la República Española, con cólera

ayotilqsÁngel Escarpa Sanz. LQSomos. Diciembre 2014

Aunque sepamos de antemano que estas letras no alcanzan para paliar tanto dolor, tanta frustración y tanta impotencia.

43 sillas vacías, 43 jóvenes mejicanos menos, 43 hogares de luto, 43 posibles padres menos. 86 manos menos a la hora de regenerar el país, 43 proyectos de hombres menos. 43 relojes definitivamente detenidos, 43 jóvenes menos mirando la hora en la esfera de su reloj para acudir a una cita amorosa o a una asamblea, en tanto la lluvia descuelga quizás sus cortinas sobre el país de Juan Rulfo. 43 libros irreversiblemente cerrados, 43 posibles poetas, cirujanos, arquitectos, maestros, cantautores, periodistas, abogados, sacrificados en este nuevo holocausto, 43 posibles hombres de ciencia vilmente sacrificados. 43 voces apagadas, 43 hombres que ya no dan sombra sobre la tierra ni serán ya jamás esperados en las manifestaciones, en los cines, en los debates de la facultad. 43 veces serán pronunciados vuestros nombres, pero ni uno solo levantareis el brazo para confirmar vuestra asistencia en lugar alguno.

43 cabezas pensantes cercenadas, 430 dedos de unas manos que ya jamás recorrerán la piel de la espalda amada en la intimidad de la alcoba. 43 pares de labios prematuramente sellados, condenados eternamente al silencio, que jamás pronunciarán ya las palabras libertad, justicia social, paz Y progreso. 43 pares de ojos cerrados brutalmente, 86 ventanas cegadas definitivamente, en la flor de la edad. 43 cuerpos sin propietario, sin vida, lugar en la cola del teatro o del colectivo, camino de la manifestación contra esto y aquello. 43 espigas segadas a destiempo, 43 bajas en las filas del ejército de soñadores de Emiliano Zapata, 43 bocas menos en la librería o en la biblioteca a la hora de pedir un libro de Octavio Paz, Carlos Fuentes, Marx, Lenin, Trotsky, Gioconda Belli, la Poniatowska o de Ángeles Mastreta.

43 veces heridos en la memoria de los hombres y las mujeres que sueñan cada día en plural con renovar un mundo sin depredadores, sin ejércitos, sin invasiones extranjeras, sin campos de concentración, sin alambradas ni fronteras, sin centros de tortura ni dogmáticas y violentas religiones. 43 hombres menos en las filas de ese ejército que sueña cada día con un mundo sin amos, siervos, imperios ni dioses. 43 pares de ojos menos deambulando por las paredes de los museos y escrutando los lienzos y los murales de Picasso, Siqueiros, Rivera, Frida Kahlo, 43 corazones menos a palpitar al ritmo de las imágenes de las películas de Buñuel, Iñárritu, Ripstein, Cuarón y Guillermo del Toro. 43 orificios en la bandera de Benito Juárez y Francisco Madero que se suman a los ¿200, 300? asesinados en la plaza de las Tres Culturas en 1968.

Las piedras de la plaza de Tlatelolco y la madera de las guitarras de los mariachis deberían estar de luto por tanta juventud ahogada en sangre.

Que la maldición de los antiguos dioses aztecas, que tampoco protegieron a vuestros pueblos de la crueldad del castellano ayer, caiga hoy sobre las cabezas de estos sicarios que mantienen vacías esas 43 sillas de otros tantos hogares en la hora de la cena familiar. Sobre todos aquellos que trabajan cada día para que ese país se precipite cada día un poco más en el abismo de la barbarie y la desesperación.

Que tanto sacrificio a los dioses del dinero y de la corrupción no caiga nunca en el olvido.

Que la paz que os negaron vuestros verdugos descienda hoy sobre vuestros huesos y nos absuelva a los que nos demoramos en cercenar las manos y detener a tiempo los brazos que os negaron la luz del día siguiente.

#AyotzinapaSomosTodos #YaMeCanse15 #FueElEstado #FueraPeñaNieto

Más artículos del autor

México-LQSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar