Libera Cardinale…

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez. LQSomos.

Quizás el mayor compromiso interpretativo de Claude Joséphine Rose Cardinale sea Libera, amore mío (Italia, 1973), adaptación de un guion escrito por Luciano Vincenzoni que se inspiró justa y vivamente en la figura de su madre, y cabe suponer que en alguna historia más; recordemos que Vincenzoni fue también el guionista de “La Gran Guerra”, una de las obras maestras de Mario Monicelli, con un toque anarquista en clave muy irónica ya que se trata de un medio anarquista un tanto picarón, encarnado por más señas por Vittorio Gassman.

Es una obra combativa que ponía en cuestión el “consenso” que siguió al derrocamiento del fascismo, fue estrenada en Italia con dos años de retraso porque apuntaba contra “demócratas de toda la vida” debidamente albergados en la democracia cristiana. La historia de Libera, amore mío es la de una mujer llamada Libera-Anarchia Valente, obviamente hija de un viejo anarquista (Adolfo Celi) exiliado a la frontera, a Ustica por el fascismo, contra el que se pondrá a luchar siendo muy joven. Compañera de Zenón Metteo (Bekim Fehmiu), un sastre del Sur, más enamorado de ella que de sus ideales y con el que ha tendrá dos hijos, Carlo y Anna; la pareja discute y se pelean, sobre todo porque ella sigue empeñada en comprometerse, pero se siguen amando. Libera no acepta la autoridad y menos la del fascismo, y por desafiar las leyes se ven obligados a vivir como nómadas, marchan primero a Livorno, después a Modena, donde se sitúan bajo el punto de mira agobiante del comisario político de la zona, Franco Testa (Philippe Leroy), con trágicas consecuencias.

En septiembre de 1943, se constituye la República fascista de Salo con el apoyo de la ocupación nazi. Libera que acaba de salir de un confinamiento de cinco años, es advertida por sus compañeros que los fascistas la buscan para vengarse. Entonces entra en contacto estrecho con los partisanos, actuando como enlace, llevando consigo comida y armas a estos, entre los cuales se encuentra su hijo Carlo, todavía un adolescente. Por esta actividad será apresada y torturada. Muchos compañeros morirán en la lucha o bajo las sumarias y brutales ejecuciones perpetrados por el nazi-fascismo. Cuando llega el final de la guerra, Carlo liberará a su madre de la cárcel padovana, y la familia puede recomponerse después de tantos avatares.

Sin embargo, los cambios se han quedado a mitad de camino, y prueba de ello es que después del abril de 1945, Libera vuelve a tropezar nuevamente con el comisario Testa, responsable de torturas y muertes, que gracias a otra componenda, esta vez gracias a la democracia cristiana que lo ampara, reaparece ahora como un respetable funcionario en el municipio, encargado de la requisición y distribución de los alojamientos. Libera se siente traicionada y se subleva nuevamente, vuelve a protestar, y se cuestiona nuevamente el orden de cosas. De regreso a casa de una de sus protestas, un experto tirador acaba con ella con un certero balazo de cuya procedencia nunca se llegará a saber pero que bien se podía suponer.

Aquí nos llegó en formato vídeo como una película “de guerra” más y sin ninguna reseña informativa, de manera que, por ejemplo, un servidor, normalmente bastante advertido por las revistas, solamente se enteró cuando años más tarde la compró en el Mercat dels Encants. Otra importante interpretación de Claudia Cardinale fue la de La Storia (1986) una serie de la RAI sobre la guerra bajo la dirección de Luigi Comencini que quedará para la historia del medio como uno de los mayores alegatos antibelicistas de su tiempo.

La “ficha

Libera, amore mio… Año: 1975. Duración: 110 min. País: Italia
Reparto: Claudia Cardinale, Bruno Cirino, Adolfo Celi, Philippe Leroy, Luigi Diberti, Bekim Fehmiu, Rosalba Neri.
Dirección: Mauro Bolognini. Guion: Nicola Badalucco, Mauro Bolognini, Luciano Vincenzoni.
Música: Ennio Morricone. Fotografía: Franco Di Giacomo

En plena era fascista, Libertad, la hija de un anarquista exiliado, no es capaz de quedarse impasible ante los atropellos del Duce y su régimen. A su marido, un sastre del ejército, le reprocha continuamente su pasividad, y la familia, con dos hijos, se ve obligada a mudarse de ciudad en ciudad.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar