Mikel Itulain*. LQS. Febrero 2019

En el caso de España nos enseña también la hipocresía de una clase política y mediática dirigida por los grandes propietarios que propugnan golpes de Estado contra democracias, mientras en su lugar persiguen y encarcelan a presos políticos por haber propuesto y llevado a cabo un referéndum

Resulta que son los venezolan@s los que eligen por votación secreta, directa y universal a su presidente. No una Asamblea que va en contra de la Constitución de Venezuela y que por ello fue condenada en desacato, no unos medios audiovisuales en manos de los magnates locales o extranjeros, no lo decide Washington y por supuesto tampoco Bruselas.
En las elecciones presidenciales de mayo de 2018 participaron dieciséis partidos políticos, proponiendo seis candidatos, de muy diferentes tendencias. No participaron tres partidos, por una sencilla razón, no veían posibilidad de ganar y como malos perdedores comenzaron a jugar sucio. Así es determinada oposición en ese país, si ganan entonces sí vale, si no lo hacen, si pierden, entonces no son válidas, pese a que el sistema de votación sea de los más fiables del mundo, comprobado cada vez por personas y organizaciones de criterio fidedigno, además de por auditorías objetivas.

Se realizaron 18 auditorías al sistema automatizado. Los representantes del candidato Henri Falcón participaron en las 18 y suscribieron las actas en las que manifiestan su conformidad con el sistema electoral. Las auditorías son públicas y televisadas en vivo por el canal del Consejo Nacional Electoral. Una vez realizadas las auditorías, el sistema se bloquea y la única manera de acceder nuevamente es con la introducción simultánea de los códigos secretos que tiene cada organización política. (1)

Por tanto, el presidente elegido democráticamente y legalmente en Venezuela es Nicolás Maduro, porque ell@s lo decidieron. No lo es un títere, un fantoche formado y entrenado para servir a los Estados Unidos, (2) que también participó en las algaradas violentas organizadas por el entramado oligárquico en 2014 conocidas como La Salida y que provocaron decenas de muertos.

Cada vez se verifica una mayor carga de violencia, racismo, de odio de clase y de fascismo, acompañadas por la presencia de agentes paramilitares y/o sicarios tarifados de bandas criminales que intentan extender y generalizar la pataleta de los niños y niñas malcriados de Venezuela, cofinanciada por gobiernos extranjeros y ONGs que dependen de ellos. (3)

 

Legítimo es el presidente Maduro, pero, ¿saben por qué no lo es la Asamblea Nacional? Vean algunos serios motivos.

E

n relación al acuerdo sobre la declaratoria de usurpación de la presidencia de la República; la Asamblea Nacional violenta los artículos 130, 131 y 132 de la Constitución, en particular el deber que tiene “toda persona” de cumplir y acatar esta Constitución, las leyes y los demás actos que en ejercicio de sus funciones dicten los órganos del Poder Público […].

En efecto, desconocen al Poder Judicial al desacatar sus fallos, al Poder Electoral que realizó el proceso electoral en el cual fue elegido, proclamado y juramentado como Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela para el período 2019-2025, el ciudadano Nicolás Maduro Moros, al Poder Ejecutivo al desconocer la investidura de su titular y, la más grave, al titular de la soberanía, el pueblo, quien lo escogió en comicios transparentes, mediante el sufragio universal, directo y secreto […].

Es inadmisible para esta Sala Constitucional la usurpación de atribuciones de otros poderes, modificando las formas de Estado y de Gobierno. (4)

Y no se sorprenderán demasiado si han estado al tanto, de que la Asamblea Nacional pedía impunidad para delitos como los crímenes, crímenes contra la humanidad.

Finalmente, la Sala Constitucional en sentencia N° 264 de fecha 11 de abril de 2016, declaró nula una “Ley de Amnistía” absolutamente contraria a la Constitución por delitos cometidos contra el Estado y el pueblo venezolano.En esta oportunidad, el “acuerdo sobre la necesidad de una ley de amnistía…”, no solo insiste en una amnistía por delitos ya cometidos en los intentos de desestabilización pasados, sino en amparar hacia el futuro cualquier acción delictiva que se cometa, siempre y cuando sea para colaborar en el presunto restablecimiento del orden democrático en Venezuela. Es decir, que rige para hechos futuros y/o inciertos, incluso eventualmente atentatorios de la institucionalidad democrática o crímenes de lesa humanidad que, por sus características, están excluidos del indulto o de la amnistía; por tanto, además de su clara nulidad, por tratarse de un acto dictado por un órgano parlamentario en desacato, debe agregarse su incuestionable irracionalidad jurídica. Así se declara. (4)

El brillante intelectual venezolano Luis Britto nos trae a la memoria la última vez que se impuso desde fuera en su país al dirigente, cuando José Bonaparte, que invadió España, designó un Capitán General. (5)
Los europeos occidentales, salvo excepeciones, no cambian, dictan o quieren dictar lo que otros deben hacer, no de acuerdo a los intereses de estos últimos sino a los de los primeros. Italia ha mostrado sensatez y respeto por la legalidad internacional, como hacía el viceministro de Asuntos Exteriores Manlio Di Stefano.

Italia no reconoce a Guaidó, porque estamos absolutamente en contra del hecho de que un país o un grupo de terceros países puedan determinar la política interna de otro país; se llama principio de no interferencia y está reconocido por la ONU. (6)

La resolución 2131 (XX) es bien clara al respecto, incluyendo el chantaje y la guerra económica o el uso del terrorismo, actos comunes en las prácticas de los Estados Unidos.

A la luz de las anteriores consideraciones, solemne­mente declara:
1. Ningún Estado tiene derecho de intervenir direc­ta o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de cualquier otro. Por lo tanto, no solamente la intervención armada, sino tam­bién cualesquiera otras formas de injerencia o de ame­naza atentatoria de la personalidad del Estado, o de los elementos políticos, económicos y culturales que lo cons­tituyen, están condenadas;
2. Ningún Estado puede aplicar o fomentar el uso de medidas económicas, políticas o de cualquier otra índole para coaccionar a otro Estado a ñn de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos u obtener de él ventajas de cualquier orden. Todos los Estados deberán también abstenerse de organizar, apo­yar, fomentar, financiar, instigar o tolerar actividades armadas, subversivas o terroristas encaminadas a cam­biar por la violencia el régimen de otro Estado, y de intervenir en una guerra civil de otro Estado;
3. El uso de la fuerza para privar a los pueblos de su identidad nacional constituye una violación de sus derechos inalienables y del principio de no intervención; […] (7)

Por cierto, los españoles no votaron ni eligieron a su Jefe de Estado, el Rey que impuso la dictadura tras violentar a sangre y fuego al Gobierno de la República y a la mayor parte de la población. En el caso de España nos enseña también la hipocresía de una clase política y mediática dirigida por los grandes propietarios que propugnan golpes de Estado contra democracias, mientras en su lugar persiguen y encarcelan a presos políticos por haber propuesto y llevado a cabo un referéndum donde los catalanes pudiesen decidir cómo organizarse y existir políticamente.
Como para dar lecciones a otros estamos. Más con la enorme presión y censura para no contar estas contundentes verdades que se ocultan con saña al público, tratándolo de engañar con el fin de promover otro golpe de Estado porque una nación piensa más en su propia gente que en los beneficios de los adinerados de dentro o de fuera.
No creo o no quiero creer que se están creyendo las innumerables mentiras y falsas historias del repentino interés de las transnacionales corporativas y los estados a su servicio por el bienestar del trabajador venezolano, nunca lo tuvieron, basta ver como tienen en la precariedad y miseria a tantos dentro del autodenominado mundo civilizado. Aquí, como en tantos precedentes: Libia, Yugoslavia, Chile, Nicaragua, El Salvador, Irak, Irán, Afganistán…, y la propia Venezuela antes de que llegase Chávez, están preparando el saqueo, el endeudamiento y la ruina del país.

Comencemos por el diputado que se cree presidente de Venezuela elegido por nadie. No anuncia programa, plan, ideario político ni primeras medidas de su gobierno de cuchufleta. Reuters informa que considera una solicitud de préstamo a instituciones como el Fondo Monetario Internacional; Hausmann calcula el palo a la piñata en un modesto paquete financiero de 60.000 millones de dólares, más otros 20.000 millones adicionales. El primer acto del bandolero títere sería entonces cargar a Venezuela con una nueva deuda pública externa mayor que la existente, con las presumibles secuelas de Paquete Fondomonetarista y subasta del país […].

Sigamos con los desinteresados delincuentes que lo apoyan. El Reino Unido se “rehúsa a devolver” a Venezuela 1.200 millones de dólares en oro depositados en el Bank of London y otras instituciones, latrocinio sobre el cual, según Bloomberg, “declinaron comentar”. Vale decir: bandolerismo declarado. Ganas dan de confiarle el resto de los recursos de Venezuela, a ver si muerden. 8

Ahora vienen con la “ayuda humanitaria”, que no es sino otro frente de la guerra lanzada con el fin de mostrar al Gobierno de Maduro como un ogro despiadado y sin sentimiento bueno alguno, quienes son responsables de los problemas económicos diarios del país y quienes saquean su dinero y sus recursos.
Al carajo de una vez con estos tiranos, que no son precisamente los seguidores del chavismo.

Referencias-Notas:
1.- Pascualina Curcio. ¿Ilegítimo por qué? Desmontando las mentiras con 10 verdades. Aporrea. 23.01.2019.
2.- Dan Cohen & Max Blumenthal. The making of Juan Guaidó: How the U.S. Regime Change Labiratory Created Venezuela’s Coup Leader. Gray Zone. 29.01.2019.
3.- Álvaro Berzi. Guarimbas y su campaña de terror en Venezuela. Radiolaprimerísima 91.7. 23.05.2017.
4.- Sala Constitucional del TSJ ratifica desacato de la Asamblea Nacional y declara nulidad de sus actos. Tribunal Supremo de Justicia. 21.01.2019.
5.- Luis Britto García. Venezuela elige a su presidente
6.- Italia no reconoce a Guaidó como interino de Venezuela. Sputnik. La Jornada. 31.1.2019.
7.- Resolución 2131 (XX) de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Declaración sobre la inadmisibili- dad de la intervención en loa asuntos inter­nos de los Estados y protección de su inde­pendencia y soberanía. Dipúblico.org. Derecho Internacional.
8.- Luis Britto. Los activos de Venezuela son inembargables

PS: Un estudio histórico dela economía y la política en Venezuela

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2019/02/venezuela-usa-imperio-lqsomos.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2019/02/venezuela-usa-imperio-lqsomos-150x150.jpgLQSomosMikel ItulainVenezuelademocracia,Nicolás Maduro,Revolución Bolivariana,Voz del PuebloMikel Itulain*. LQS. Febrero 2019 En el caso de España nos enseña también la hipocresía de una clase política y mediática dirigida por los grandes propietarios que propugnan golpes de Estado contra democracias, mientras en su lugar persiguen y encarcelan a presos políticos por haber propuesto y llevado a cabo...Cultura Libre, Comunicación Libre