vision-del-continente-americano-loquesomosMónica Oporto*. LQSomos. Noviembre 2016

Lo que quede de aldea en América ha de despertar. …
Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra” (1)
José Martí

Va por ti, Fidel.

Pasan las horas y te quiero decir tantas cosas Fidel… pero el nudo en la garganta aún me lo impide.
Sin embargo, no hay nudos en el pensamiento, en las imágenes del recuerdo, en el repaso de la historia.

¿Qué decirte que no se haya dicho ya? Poco.
Y mucho a la vez. Escucho a Silvio cantando
“yo no se lo que es el destino,
caminando fui lo que fui.
allá dios, que será divino.
yo me muero como viví” (2)

Tengo el privilegio de haber coincidido con él en el tiempo.
Sos de los pocos que pueden decir que mueren como vivieron.
Sos de los pocos que pasan a la Historia sin haberse movido “tantico así” de sus convicciones.
Absolviste a la Historia.
Tantas veces atentaron para matarte, otras tantas inventaron que habías muerto. Pero vos te fuiste cuando quisiste.
Con dignidad, con sabiduría.
No estás físicamente, pero continúa tu presencia gigante en el pensamiento que nos legaste y que es tu inmortalidad.

Elijo estas palabras, pronunciadas en 1979 ante la ONU, porque son parte de tu inmortalidad:

“Se habla con frecuencia de los derechos humanos, pero hay que hablar también de los derechos de la humanidad.

¿Por qué unos pueblos han de andar descalzos para que otros viajen en lujosos automóviles? ¿Por qué unos han de vivir 35 años para que otros vivan 70? ¿Por qué unos han de ser míseramente pobres para que otros sean exageradamente ricos?

Hablo en nombre de los niños que en el mundo no tienen un pedazo de pan; hablo en nombre de los enfermos que no tienen medicinas; hablo en nombre de aquellos a los que se les ha negado el derecho a la vida y la dignidad humana.

Unos países tienen mar, otros no; unos tienen recursos energéticos, otros no; unos poseen tierras abundantes para producir alimentos, otros no; unos tan saturados de máquinas y fábricas están, que ni respirar se puede el aire de sus atmósferas envenenadas, otros no poseen más que sus escuálidos brazos para ganarse el pan.

Unos países poseen, en fin, abundantes recursos, otros no poseen nada. ¿Cuál es el destino de éstos? ¿Morirse de hambre? ¿Ser eternamente pobres? ¿Para qué sirve entonces la civilización? ¿Para qué sirve la conciencia del hombre? ¿Para qué sirven las Naciones Unidas?

¿Para qué sirve el mundo? No se puede hablar de paz en nombre de las decenas de millones de seres humanos que mueren cada año de hambre o enfermedades curables en todo el mundo. No se puede hablar de paz en nombre de 900 millones de analfabetos.

¡La explotación de los países pobres por los países ricos debe cesar!

Sé que en muchos países pobres hay también explotadores y explotados.

Me dirijo a las naciones ricas para que contribuyan. Me dirijo a los países pobres para que distribuyan.

¡Basta ya de palabras! ¡Hacen falta hechos!

¡Basta ya de abstracciones, hacen falta acciones concretas! ¡Basta ya de hablar de un nuevo orden económico internacional especulativo que nadie entiende (risas y aplausos); hay que hablar de un orden real y objetivo que todos comprendan!

No he venido aquí como profeta de la revolución; no he venido a pedir o desear que el mundo se convulsione violentamente. Hemos venido a hablar de paz y colaboración entre los pueblos, y hemos venido a advertir que si no resolvemos pacífica y sabiamente las injusticias y desigualdades actuales el futuro será apocalíptico.

El ruido de las armas, del lenguaje amenazante, de la prepotencia en la escena internacional debe cesar. Basta ya de la ilusión de que los problemas del mundo se puedan resolver con armas nucleares. Las bombas podrán matar a los hambrientos, a los enfermos, a los ignorantes, pero no pueden matar el hambre, las enfermedades, la ignorancia. No pueden tampoco matar la justa rebeldía de los pueblos y en el holocausto morirán también los ricos, que son los que más tienen que perder en este mundo.

Digamos adiós a las armas y consagrémonos civilizadamente a los problemas más agobiantes de nuestra era. Esa es la responsabilidad y el deber más sagrado de todos los estadistas del mundo. Esa es, además, la premisa indispensable de la supervivencia humana.

¡Muchas gracias!” (3)

Notas:
1. José Martí. Nuestra América
2. Silvio Rodríguez. El Necio

3. Discursos, gobierno. 12 de octubre 1979
http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1979/esp/f121079e.html

* Miembro de la Asamblea de Redacción de LQSomos, desde Buenos Aires, Argentina. Autora de la reciente edición de “Historia popular de Buzarco III”
Más artículos de la autora
LQSomos en Red
· Cuba – LoQueSomos
· Con Cuba y su Revolución

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2016/11/vision-del-continente-americano-loquesomos.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2016/11/vision-del-continente-americano-loquesomos-150x150.jpgMónica OportoCubaDemocraciaMónica OportoAntiimperialismo,Comandante en Jefe,dignidad,Fidel Castro,Patria o muerte,revolución cubanaMónica Oporto*. LQSomos. Noviembre 2016 Lo que quede de aldea en América ha de despertar. ... Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra' (1) José Martí Va por ti, Fidel. Pasan las horas y te quiero decir tantas cosas Fidel... pero el nudo en la garganta aún me lo impide. Sin...Cultura Libre, Comunicación Libre