Los sueños y el sueño

“Dormir… ¡tal vez soñar!”. Así declama su lamento el príncipe Hamlet en la tragedia de Shakespeare. Dormir es un deseo profundo, una necesidad absoluta para poder descansar de las iniquidades y traiciones públicas o privadas del mundo vigil, tan repleto de crueldades. Pero el sueño que se hace difícil en una sociedad nefasta, la que lleva consigo el rótulo de normalidad<7I<. “Hamlet” parece que fue ayer, es hoy y será mañana.

La “Vida es Sueño”, dice también la poesía del barroco Calderón de la Barca…"Y los sueños, sueños son"… Quizá por esto mismo, se ha hecho necesario promulgar oficialmente un Día Mundial del Sueño. Y ese día es el 16 de Marzo. Los especialistas en la perturbación del sueño ofrecen consejos para poder dormir. Nada de estrés, nada de ingerir elementos excitantes…etcétera. Pero lo cierto es que vivimos en el epicentro de una permanente pesadilla. Existimos para pagar facturas y poco más.

Apenas si se rebelan contra ese sino unos pocos donquijotes. La angustia de no poder pagar las deudas nos asedia con el insomnio. Los príncipes bancarios del Mercado nos han robado los sueños y nos hipotecan el sueño.

Y si nos quitan los sueños ¿qué nos queda? La mecánica. Lo inhumano. Una funeraria columna de humo, elevándose para señalar la catástrofe del momento. .

* Director del desaparecido semanario "La Realidad"

Más artículos del autor

Deja un comentario