Mandar de verdad

En las democracias occidentales, los que mandan no se someten nunca a ningún proceso electoral. Las elecciones son un trámite para quienes tan solo aspiran a gobernar. Gobernar, en última instancia, no es mandar, sino obedecer, pero no a los electores, que importan una mierda, sino a los que mandan.

Deja un comentario