Manifiesto 101: ¿Para qué carajo sirve la poesía?

A mis estudiantes.

El único medio de conservar su libertad el hombre, es estar siempre dispuesto a morir por ella.

Abraham Lincoln

¿Por qué los grupos de izquierda no hablan de la libertá y por qué nadie habla de la república? ¿Cómo es posible continuar hablando de una demokracia que no existe? ¿Por qué no se denuncia la presencia fascista e invasora del FBI en Puerto Rico? ¿Por qué los politólogos de WKAQ y de WAPA no sirven para nada? ¿Cómo es posible que los intelectuales se presten a participar en puestos electorales pitiyanquis? ¿Por qué los independentistas no nos unimos, no desembocamos, no descendemos al Frente Unido Independentista que nosotros venimos planteando meta-anarquista, metasocialista, metaperestroica y metacristianamente desde 1995? Los partidos burgueses se han hundido, como se ha hundido infinidad de veces la Universidad de Puerto Rico. Pero los “catedráticos” continúan paseándose afásicamente de café en café como si con eso resolviéramos radical y realmente la crisis perpetua de la colonia: “la violencia colonial”, el “prestigio colonial”, la “fama colonial” (de escritores, de intelectuales, de endebles, de lánguidos, de apáticos) y “la muerte colonial” de la ficción política que nos rodea y nos hace  sucumbir. El silencio dice sí. Los representantes del pueblo no existen. La “demokracia” de Puerto Rico es el ente de ficción de la colonia y de la invasión yanqui. ¿Lo saben? ¿Sabes que estás invadido (1898-2013)? ¿Sabes que el “hombre-libre” sigue siendo esclavo? ¿Lo sabes o no lo sabes? ¿PARA QUÉ CARAJO TE SIRVE LA POESÍA? ¿O es que eres un “hombre idiota” con inteligencia? ¿O es, mucho peor, que eres un “profesor-idiota” con preparación y con astucia?

Los poetas (la mayoría) conclavando, bebiendo ron y desdemocratizados, han IDIOTIZADO a la poesía. Los ensayistas han vulgarizado los ensayos. ¡Los “representantes irreales” están pidiendo tardíamente la marihuana! Los senadores han decidido vender ataúdes en el capitolio: en la “Casa Verde”, en la” Casa Azul”, en la “Casa Blanca” para que los bonistas (los tecatos de la demokracia) no compren la muerte. ¿Sabes, acaso, que te han comprado la vida? ¿Para qué estudias? ¿Sabes que te han comprado la madre? ¿Para qué carajo te ha servido la poesía? ¿Para qué carajo te ha servido la paz y te han servido las molotov?

¿Los intelectuales son sospechosos? ¿Lo sabías? ¡Claro que sí! Porque los intelectuales que luchan por “la democracia del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” no pueden ser los traficantes del saber, ni los traficantes de la pobreza, ni los traficantes de la miseria. ¿Lo saben los estudiantes? ¿Cuánta indignidad, entonces, pueden soportar los estudiantes? ¿Cuánto olvido pueden soportar los estudiantes-“libres”? ¿Cuánta LIBERTÁ y cuánta REPÚBLICA pueden soportar los estudiantes-arruinados? ¡Los valores te aplastan el bicho! ¡Los valores te aplastan los ovarios! ¡Las mujeres están vendiendo fetos en las plazas del mercado y están vendiendo fetos a las puertas de las iglesias pentecostales. ¿Para qué carajo te sirve, entonces, la poesía?

No se es democrático por participar idiotamente en una legislatura colonial y colaboracionista. En un país en do se vende el aeropuerto, las navieras, la telefónica, los hospitales, la salud y hasta la muerte. Esas voces (“independentistas”, “populares” y “anexionistas”), fuera del coqueteo televisado y radial, son parte del silencio que sufrimos y padecemos en el-gobierno-de-la-demokracia-capitalista”. (Los idiotas del gobierno invasor de Washington han cerrado como testimonio de la crisis. Y diez mil esclavos-puertorriqueños se han quedado sin trabajo. Estos diez mil esclavos-“libres” lo más seguro es que votan cada cuatro años por el anexionismo, la desaparición y la muerte.) ¿Para qué carajo, entonces, te sirve la poesía? Para qué carajo te sirve la política si no eres capaz de pelear contra la muerte norteamericana: ¡Yo nací un día en donde la demokracia agonizaba! No se es democrático por administrar y estafar y traficar la colonia demokráticamente. No se es democrático por ser “postcristianos”, por ser “postmoderno” o por ser “postsocialista”. No se es demócrata por “escribir” libros, por “vender” libros, por “hurtar” libros, por “traficar” libros. No se es demócrata por pintar basura. ¿Para qué carajo te sirve la POESÍA? ¿Para qué carajo te sirven los poetas despolitizados, castrados, e impotentes? No se es demócrata por recibir premios culturales de los amos y de los invasores. No se es demócrata por comer mierda. No se es demócrata por ser blanco, por ser negro, por ser heterosexual o por ser homosexual. No se escribe propagandistamente con el sexo ni se escribe líricamente sin el sexo. No se es demócrata por ser bugarrón, aunque los bugarrones hayan tomado el poder plebeyistamente. El plebeyismo, antes que la postmodernidad y la globalización, ya era una mierda. La justicia demokrática lo sigue siendo. ¡Los abogados y los fiscales, algunos, los profesores y los pastores, algunos, son una MIERDA! ¡El gobernador escupe contra la verdad fortuñistamente! ¡La puertorriqueñería, sobre todo en la Universidad de Puerto Rico, hiede! ¡La Universidad, en donde los profesores no hablan, parece un ghetto! ¿Cuándo volverán a arrojar a los estudiantes a la calle? ¿Cuándo dejarán de robar a los estudiantes? ¡Los estudiantes pobres lloran! ¡Los estudiantes ricos murmuran! Para conseguir legalmente la república que ya somos tendremos que renunciar a las libertades negativas: la “libertad de ser esclavo-demokrático”, la “libertad de venderse (el aeropuerto, los hospitales, la telefónica, las navieras, etc.), la “libertad de ser colaboracionista” y la “libertad de ser mercenarios”.

¿Cuántos muertos sembraremos este año en tu conciencia? ¡Hoy no hablaste de la LIBERTÁ, hoy tampoco hablarás de la REPÚBLICA!…..

 *****

La poesía no tiene nada que ver con la literatura, porque la literatura es una tentación en donde la poesía ha sido expulsada. Es por esto que la poesía toma al ensayo por asalto. El espíritu de la poesía, el zen mismo, asalta. La creación sólo pertenece a Dios. Pensar el universo es pensar el horror. La creación del cosmo es el horror mismo. Dios creó desde el horror.

Pero la poesía no se piensa, la poesía se es. La poesía piensa el horror del ser, de las cosas y piensa la literatura, pero no se piensa a sí misma. La poesía es ajena, se sabe ajena. Y el ser expulsa la poesía, la arroja. Cuando la filosofía piensa la poesía, la filosofía se sale del suicidio. La poesía y la literatura se hallan frente a frente noserologizadas en el sentido mismo del lenguaje. Jonás huye de Dios. La poesía contagia a la literatura. Injusta o no la poesía metástasis. Hace metástasis del ensayo. La literatura se aferra a lirismo de la iudad desvastada. Las alcantarillas apestan a aguas de rosas acumuladas. La ciudad sinrazona. La poesía, pues, aparta de la verdad de la locura para hacerse esquiza. La poesía desemboca esquiza y “bellamente” a la locura de la verdad que es individualiza. La poesía se (es) extraña. Los literatos creen que la poesía es irreverente. Pero en la poesía, pese a la literatura, siempre hay, habita, una llamada. La poesía es la angustia de Dios.

Otras notas del autor:

Puerto Rico-LQSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar