Manifiesto de autoinculpación y solidaridad con “los Jordis”

Alejandro Pacheco / Iñaki Alrui. LQS. Marzo 2019

Reaparece, que no es poco… la insumisión solidaria

Este pasado martes un grupo de intelectuales, profesores y artistas leía ante los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid un manifiesto de autoinculpación (1, 2) en solidaridad con “los Jordis” y en contra del proceso que se sigue contra ellos en el Tribunal Supremo

Esta acción pública es una vuelta a escena de unas generaciones de insumisos que se duelen de demasiados años de ausencia, que no quieren que su clave de lucha y ellos mismos se conviertan en fósiles mudos, en un momento en que el pueblo de Cataluña ha superado con creces la dimensión de anteriores experiencias de desobediencia civil e insumisión en este país, y en que el Estado ha superado todos los límites de judicialización/militarización de la vida política.

Ahora era el momento de volver a ser, en público, opositores, resistentes. Ahora hacemos falta todos. La reivindicación de la disidencia, de las libertades civiles frente a la radicalización represiva del Estado, es imprescindible.

No han querido los firmantes de este muy respetable manifiesto, extender su solidaridad a los objetivos democráticos esenciales del proceso soberanista y de autodeterminación sostenido por el pueblo catalán. Ni a todos sus protagonistas: no hay mención a los líderes políticos encarcelados y exiliados. Se han limitado a la mención expresa de los líderes sociales de Omnium y ANC, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, y a la defensa y reivindicación de sus métodos de acción, basados en el pacifismo y la insumisión, con los que sienten plenamente identificados y en los que se reconocen.

Bueno, han querido quedarse en ese punto. Es legítimo y no deja de ser una muestra de solidaridad muy valorable y positiva, dado, además, este desierto de solidaridades con el procés que es Madrid, donde lo que se vive ante esta execrable represión es silencio, un estruendoso silencio, y una estruendosa exaltación de la mentira.

Desde el momento en que la palabra autodeterminación dejó de ser un concepto político teórico para ser un objetivo político práctico, socialmente respaldado por millones de ciudadanos de Cataluña, el mundo de la universidad, la cultura y el arte en la mayoría del Estado se calló, cobarde o cómplice, cuando no jaleó remunerada y entusiásticamente las tesis que sostenían la negación de derechos civiles elementales y la consiguiente represión.

Por eso saludamos este Manifiesto de autoinculpación, pese a no compartir, con todo respeto, sus límites y lo que consideramos sus innecesarias cautelas. Los firmantes se han querido distanciar explícitamente de los objetivos políticos que dieron contenido y músculo al proceso –nada les obligaba a manifestar su posición respecto a ellos, que es totalmente libre y personal– y del conjunto de sus protagonistas: “No porque compartamos su ideario, o sus posicionamientos. No porque creamos que defienden algo cercano a nosotros”. Si se habla desde el 20 de septiembre hasta el vergonzoso discurso monárquico del 3 de octubre, sería de justicia solidarizarse con todo lo sucedido, con todo lo pasado, con todo lo apaleado, con todo lo procesado. Causa general: proceso al procés. Para nosotros: Cataluña. 1 de octubre. Ejemplo de libertad y sociedad civil organizada. Desobediencia civil pacífica. Libertad presos políticos (todos, de todo el Estado). Vuelta de los exiliados. El pueblo abriendo camino a la democracia no sólo en Cataluña. Porque la autodeterminación es democracia. Construyendo República.

Pero repetimos, gracias, bienvenid@s. Os esperábamos. Bienvenida la insumisión de los años 80, bienvenida la insumisión que se enfrenta al poder y defiende su disidencia. Bienvenida. No había casi nada en Madrid, y ahora os habéis atrevido a romper el silencio de la Corte. Sabemos que esto puede suponeros un alto precio en este reino de vasallos intelectuales y de cortesanos asalariados.

Gracias de nuevo a este grupo de escritores, profesores y activistas. Bienvenidos a la disidencia necesaria de hoy.

Notas:
1.- 29 personas del mundo universitario, literario y activista se autoinculpan junto a los Jordis
2.- Manifiesto de ciudadanos e insumisos que se autoinculpan n Madrid por “Los Jordis”
Imagen de la serie terapéutica y sociología de CataloniaWars

Más artículos de Alejandro*
Más artículos de Iñaki*
* Miembros de la Asamblea de Redacción de LQSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Deja un comentario