MARXimizando las bases

Tania Pasca Parrilla*. LQS. Marzo 2021
Ilustraciones de J. Kalvellido

Los procesos electorales no son más que vientos fugaces que nos sacuden con más o menos fuerza cada cierto tiempo. Producen ilusión a veces, pero sobre todo desgaste y desmotivación entre nuestra gente y cada vez más desmovilización. Esto ocurre porque estamos jugando permanentemente con las reglas de participación de ellos, de la burguesía a la que queremos derrotar. Hay que tener claro que ningún partido de izquierdas va a hacer tambalearse esta fuerte estructura de poder. Podrán cambiarse unas siglas por otras, unas que nos gusten más y parezcan que nos acercan a esa desgastada palabra llamada democracia, pero si nada más cambia, aquello que nos hace vulnerables, maleables y prescindibles, veremos que es imposible alcanzar posibilidades reales de transformación. Los gobiernos estatales, autonómicos o municipales podrán cambiar periódicamente a través de las urnas; del conservadurismo al progresismo y al revés, pero el poder financiero y empresarial, la policía represiva, el poder de la iglesia y los mamporreros (los medios de comunicación de masas) que prestan sus servicios a sueldo de la clase dominante para que todo fluya continúan ahí, legislatura tras legislatura, inmutables protegiendo sus estatus.

Por tanto, el sufragio universal no es en modo alguno sinónimo de democracia, sino que nos sirve para encauzar una tendencia que palíe nuestras necesidades momentáneas y que en determinados momentos ayuden a suavizar las condiciones de vida a algunos sectores de la población, nunca a la totalidad. Lo que sí sucede con más frecuencia es que tras unas elecciones se recrudecen todas las formas de injusticia al amparo de la legalidad vigente, porque en modo alguno las oligarquías van a ceder un centímetro de sus privilegios. Mientras la izquierda intenta morder una ínfima parte del pastel, nosotras, las mandatarias, tenemos otra responsabilidad que abordar sin más tiempo que perder: PODER POPULAR.

Construir desde lo colectivo: movimientos sociales, asociaciones, plataformas, sindicatos y partidos políticos dispuestos a liberar a la clase trabajadora del capitalismo. Lugares donde peleemos desde dentro, para que el poder no nos sea algo ajeno, sino un arma para estar en disputa permanente con el Estado. Tejer redes entorno a un proyecto de transformación, jamás entorno a un líder. Si dejamos nuestro futuro únicamente al auxilio de una urna electoral porque la papeleta contiene el nombre de alguien que encarna nuestra esperanza de vida, como quien se juega los últimos 5 euros del sueldo en un cupón de la ONCE, estamos perdidas y seguiremos desarmadas en términos de democracia.

PODER POPULAR para la autogestión y la autoorganización vital para ser libres realmente. Donde la verdadera democracia crezca desde las bases hacia el poder y no al revés. Estamos lejos de experiencias como la de la Comuna de París o el movimiento zapatista en Chiapas, pero la ejemplar determinación de ambos impulsos humanos, debe servir de acicate para afrontar que la única manera posible de derrotar al sistema es desde ofensiva de la gente de a pie. Es hora de dejar la neutralidad, la parsimonia, el silencio, la discreción e incluso el pacifismo aprendido, porque el poder burgués es violento y mortífero, y no le estamos haciendo frente. Merecemos unas bases empoderadas de formación en materia de derechos humanos, de conciencia por el colectivo y dispuesta a subvertir el orden mundial.

Nos dirán, como siempre, que no es el momento, que la urgencia prevalece sobre lo importante, que más adelante, que hay que remar en la misma dirección tapándonos la nariz y respirando a la vez sin que nos salga la bilis del cuerpo. Yo digo que no, que el tiempo ya llegó para la REVOLUCIÓN, agarradas fuerte a la vida de manos del PODER POPULAR.

#MARXimizando
#KonfianzaInkebrantableEntreKamaradas

– Cronología con todos los relatos: MARXimizando
Aquí puedes descargarte las ilustraciones de J. Kalvellido

Síguenos en redes sociales... Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar