Más allá de los “másteres”

Iñaki Alrui*. LQS. Abril 2018

Hemos pasado del «fracaso escolar» a los «analfabetos con títulos»… mercantilizados

En los 70 y 80 gritábamos con fuerza “¡el hijo del obrero a la universidad!”. Gritábamos muchas cosas, teníamos todo por hacer, por conquistar, pero, desde luego, éramos conscientes de la importancia de romper las barreras culturales que nos ponía el sistema, el capitalismo made in Spain.

Con los años, las universidades crecieron en alumnado y las clases populares se acercaron a ellas. Nuevas licenciaturas y doctorados incrementaron el número de titulaciones. Desde las “maestrías industriales” a las carreras universitarias, las materias y los programas de estudios los marcaban las empresas de electromecánica, tecnología, comunicaciones y construcción, con sus nuevas y diversas necesidades laborales. ¡Universitarios para el mercado! Estudiar para trabajar, quién se atreve a replicar esto en un país líder en número de “parad@s”. Se instaló una concepción utilitaria y mecanicista de la educación, que priorizaba la especialización técnica. Las humanidades, los saberes troncales, perdieron la batalla.

Así se forjaron las primeras hornadas de licenciad@s, que en muchos casos eran auténticos ignorantes en historia, literatura, arte, análisis social básico, y hasta en ortografía, predestinados a trabajar como mecanismos compartimentados principalmente en el entorno de las infraestructuras que se desarrollaban en el estado.

De repente vinieron las universidades privadas y ultra católicas (1), que pasaron de ser algo testimonial a crecer como setas (2). Un requisito indispensable para acceder a ellas era estar bien provisto de “parné”; a partir de ahí, el resto era pista libre. Las clases pudientes de siempre, más los zafios nuevos ricos, se aseguraban sus titulaciones, el oropel de unos curriculum vitae fraudulentos, desde los que publicitar su condición de clase nacida para dirigir, mandar, gobernar.

Y aquí paramos un poco en este planteamiento para recordar que tenemos una batalla contra privatización de las mal llamadas Universidades Públicas, no son tales pues la NO gratuidad de sus matrículas hacen que el porcentaje de hij@s de asalariados sea cada vez menor. Cada vez los alumn@s se matriculan de menos asignaturas y el abandono -fracaso universitario- es ya galopante. La gran banca junto con ciertas empresas médicas, farmacéuticas, de energía y telecomunicaciones pugnan por dar becas y ´créditos` para hipotecar las mentes de los estudiantes y la economía de sus familias. También meten “a cuchara” intereses vinculados a las políticas de Defensa e Interior bajo eufemismos como anti-terrorismo, ciberseguridad, etc, etc. Por no hablar de ´grupos de presión` (lobbies y «think tank») anglo-sajones y sionistas que desempeñan una contaminación ideológica y de intereses difíciles de denunciar y mucho menos neutralizar y / o desmontar (3).

Pero el cuento siguió… y, al calor de las “privadas”, llegó una plaga, la de los “máster”. Ya no bastaba con una titulación para acceder al mercado laboral; ahora era necesario tener algún master, cuantos más mejor: de logística, de marketing, de comercio, financieros, de gestión (¿?) ambiental, de ¡todo!, incluso de l@s que usan esa palabra tan ridícula de “coaching”… Pero una vez más, la diferencia la marcó “Don Dinero”: cuanto más tienes, más “masters”.

Si el que NO tiene un Grado podría decirse que es un «degradado», el que NO tiene un ´master` es que NO es un «trepador de la pirámide»…

El plan Bolonia, lo legalizaba todo: grados, doctorados, másters, postmásters, remásters… y el cuento continuó con la subida de tasas, la reducción de becas, etc. que vuelven a ser grandes filtros clasistas para dificultar que el hijo del obrero llegue a la Universidad, pública por supuesto.

Termino por aquí con un mención a las MBAs (Escuelas de Negocios) dónde se forman los cachorros del IBEX 35, de la City y de «Wall Street». Estos «chicagos boys» («hechos en España») salidos de las aulas de los jesuitas, opus, legionarios de cristo, agustinos, etc., etc. Son el auténtico peligro pues los que han pasado por estas centros doctrinarios han sido domados para defender con uñas y dientes: el ´libre mercado`, la iniciativa privada, la explotación financiera y la especulación bursátil. En definitiva, las ideas más reaccionarias del neo-liberalismo global.

La “Cifu”

A Cristina Cifuentes se la puede criticar por muchísimas cosas, y también por lo de su “máster”, tan en boca de todos. Es una pena que, con todo el daño que ha hecho a nuestra calidad de vida, junto a la mafia de su partido, resulte ser esto ahora “el gran escándalo”, que lo es. Pero quien se rasgue las vestiduras peca, o bien de ingenuidad infantil, o bien de hipocresía, puesto que tales prácticas son habituales entre polític@s, “líderes” empresariales y diversos personajes del régimen Marca España.

Bachiller. Diplomado, Titulado, Graduado, Licenciado, Pero: ¿Masterizado?. ¿Dónde quedan los «Doctores»? Y los prestigiosos y olvidados… «Magister»

Puede, algo ya ha empezado, que con lo de “Cifu” se tire del hilo (prohibido en España) de la investigación y se desvelen muchos, muchísimos “másteres” falsos o comprados, o falsos y comprados. El PSOE, con Gregorio Peces Barba a la cabeza, creó su propia Universidad, a la que, para no llamarla del PSOE, la llamaron Carlos III. El PP, no podía ser menos, y con las gestiones de su “valido” Alberto Ruiz Gallardón, creó la suya propia, y tampoco la llamó universidad del PP, que sonaría feo, sino Universidad Rey Juan Carlos (4)

Después de este rápido repaso, hay más preguntas que respuestas: ¿Qué organismo público supervisa los estudios y convalida los títulos de estos centros comerciales de enseñanzas múltiples y variopintas? ¿Cuánto habrá que esperar hasta que todas las enseñanzas -escuelas infantiles, bachillerato, FPs, Universidad, Postgrado- sean… ¡GRATUITAS! (5) e iguales para tod@s…

¿Vergüenza? No tienen ninguna

Notas:
1.- El control ultracatólico (Parte de un documentado Dossier, publicado en la edición de papel de La Marea, en este mes de abril)
2.- España tiene casi cinco veces más universidades privadas de las que tenía en 1995
3.- Por ejemplo, ver quiénes patrocinan y quiénes intervienen en los Cursos de Verano de UCM, Universidad Menéndez Pelayo, etc.
4.- Coordinadora Universidades Públicas de Madrid
5.- Los llaman “másteres” a los…

Más artículos del autor
* Miembro de la Asamblea de Redacción de LQSomos
En Twitter: @IkaiAlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *