Más esclavos que nunca en la historia de la humanidad

talleres-miseria-lqsRedacción*. LQSomos. Enero 2015

El mundo sufre una recesión global, enorme desigualdad, el hambre, la deforestación, la contaminación, el cambio climático, las armas nucleares, etc. Para aquellos que dicen que no estamos realmente haciendo progresos, muchos podrían señalar el hecho de que por lo menos hemos eliminado esclavitud…

Pero, lamentablemente, eso no es la verdad.

Esclavitud del siglo XXI

Más de 60 años después de la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU que prohibió la esclavitud, en el mundo hay más esclavos que en cualquier momento de la historia de la humanidad: 27 millones de personas. Así aparece publicado en el portal AlterNet, en una entrevista al investigador Benjamin Skinner.

Skinner, que se hizo pasar por un comprador de esclavos para profundizar y entender mejor el tema, considera que la esclavitud de hoy se centra en grandes ganancias y vidas baratas. No se trata de ser dueño de la gente como antes, sino de utilizarlos como herramientas completamente desechables para hacer dinero.

«En un burdel ilegal de Rumania me ofrecieron una chica joven con síndrome de Down a cambio de un automóvil de segunda mano. En una ciudad de Haití negociaron conmigo por una niña de 10 años por unos 100 dólares», comparte su experiencia el investigador. «Hasta en el año 1850 la vida se apreciaba más: 40.000 dólares actuales».

La mayoría de estos casos se dan en los países pobres de Asia y América Latina pero también en países desarrollados como EE.UU. De 14.000 a 17.000 personas se trafican anualmente al país norteamericano para trabajar dentro de sus fronteras sin ninguna remuneración, bajo la amenaza de violencia.

La entrevista, a pesar de su toque sensacionalista made in USA, nos aporta datos de reflexión para situarnos en este siglo XXI desde el que en un lado del mundo, minoritario, creemos defender los derechos humanos sentados en nuestro sillón.

No deberíamos olvidar los datos que nos llegaron, hoy casi olvidados, de las muertes en las fabricas de textil de Bangladesh, India… los talleres de la miseria, donde se da la circunstancia que trabajan para las grandes marcas que consumimos en occidente: Zara, El Corte Inglés, Primark, etc.
¡Ese consumo nos hace cómplices! estamos de Rebajas…

* Leer entrevista original, clic aquí.

Deja un comentario