Más que un golpe militar: Mali

Guadi Calvo*. LQS. Septiembre 2020

No fue casual que la primera visita internacional del presidente Emanuel Macron fuera nada menos que a Mali, a pocos días de asumir el cargo en mayo de 2017, además de poner a ese país en la primera línea de la agenda de gobierno…

Todavía es muy temprano, para evaluar las consecuenciales del golpe del martes 18 de agosto, contra el presidente Ibrahim Boubacar Keïta (IBK), y que depositó en el poder al autodenominado Comité Nacional para la Salvación del Pueblo, (CNSP) un grupo de jóvenes coroneles, veteranos de la guerra que se libra en el norte del país desde 2012, contra dos importantes e intrincados conglomerados terroristas conocidos como Jamāʿat nuṣrat al-islām wal-muslimīn (Frente de Apoyo para el Islam y los Musulmanes) o JNIM, tributarios de al-Qaeda y el Estado Islámico (Daesh) en el Gran Sáhara (ISGS) desde donde se han irradiado a varias países vecinos: Burkina Faso, Níger y Chad.

Hasta ahora la única propuesta del CNSP, fue mantenerse en el poder hasta las elecciones que serían en 2023, mientras que durante ese periodo la jefatura del país estaría a cargo, como todo lo indica, del líder del movimiento del 18 de agosto el Coronel Assimi Goita, desoyendo también las exigencias de Naciones Unidas y las “grandes” democracias incluyendo a la administración Trump, que pidieron la restauración del gobierno electo en 2013. revalidado en 2018. Por otra parte la Unión Africana suspendió a Malí, mientras que los Estados Unidos y la Unión Europea, amenazaron con interrumpir el entrenamiento que brinda al ejército.

Con escasas declaraciones, la voluntad de los militares malíes, que por segunda vez en menos de una década protagonizan un golpe de estado, se han reflejado más en sus acciones, como fue el caso de la delegación enviada por la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDAO) quien se llevó un estrepitoso no, a su planteo de volver el golpe atrás, liberar al presidente Keïta y nuevamente instalarlo en el gobierno. Las ahora catorce naciones del CEDAO, han decidido mantener el cierre de fronteras comerciales y el embargo a los intercambios financieros. Anunciando que se levantarán estas sanciones en función de los progresos realizados hacia la recuperación del orden civil en un plazo de doce meses. Opinión en la que coincidió la ministra de defensa de Francia, Florence Parly, que declaró a la prensa que la transición debería ser una cuestión de meses.

En el orden interno aparentemente la junta militar ha comenzado a recibir los primeros embates, por ahora bastante débiles, pero los que se tendrán que seguir, ya que en apariencia la antigua oposición al presidente Keïta, no está protegida con los militares. Sin especificar la razón, la reunión a la que estaban llamados el sábado 29 de agosto varios partidos políticos y organizaciones civiles ha sido postergada, lo que abre dudas de si esta decisión es un triunfo de la línea más dura de los militares, que no está interesada a “negociar” nada con nadie, o que los hombres del movimiento del pasado 18 de agosto no estaban preparados para recibir las presiones y los pedidos, de estos representantes de la sociedad civil. También llamó la atención que a esa reunión, ahora suspendida, no haya estado invitado el Movimiento 5 de junio, el conglomerado opositor más fuerte al ahora ex presidente Keïta. El M5-RFP, liderado por el imán integrista Mahmoud Dicko, acusó a los militares de secuestrar la “revolución” y exigió que su movimiento esté involucrado en la dirección del proceso que lleve al país a unas próximas elecciones. Además advirtió a los militares que no tendrían “carta blanca”, para hacer a su antojo. También se había conocido a fines de la semana pasada que el M5, había presentado su propio plan a la junta, sin especificar el tiempo en que se tendrían que tomar los militares para el llamado a elecciones. Dicko, en su habitual discurso público de los viernes, exigió a los militares que acaten las demandas de los mediadores regionales, para evitarle al país sanciones financieras que profundizaran la grave crisis económica que atraviesa, además de alentar las acciones de los grupos wahabitas que operan en el norte, donde la violencia se ha intensificado durante la pandemia, ya que más de un noventa por ciento de las instalaciones sanitarias han sido destruidas.

Un norte no tan lejano

La guerra que ha consumido el norte de Mali, generando miles de muertos y un derroche de recursos financieros que finalmente precipitó el golpe, ha dejado expuesto la debilidad de sus fuerzas armadas, su pésima organización, la calidad de su armamento y la preparación de la tropa, frente a un enemigo política y militarmente superior. De no haber mediado Francia, la antigua potencia colonial que todavía mantiene importantes interés geoestratégicos y económicos en el país saheliano, primero con la Operación Serval en 2012, continuada por la Operación Barkhane, a partir de 2013, con más de 5 mil efectivos franceses y otros tres mil de cinco naciones europeas, los muyahidines ya habrían levantado en Bamako sus negras banderas del terror.

No fue casual que la primera visita internacional del presidente Emanuel Macron fuera nada menos que a Mali, a pocos días de asumir el cargo en mayo de 2017, además de poner a ese país en la primera línea de la agenda de gobierno, por lo que este traspié en Mali es también un fracaso casi personal de Macron. Al tiempo que Washington, permitió durante ocho años que Paris tenga la iniciativa en su antigua colonia y de manera militarmente discreta ha tenido injerencia en el país africano, al igual que en Níger, brindando entrenamiento a elementos de la FAMa (Fuerzas Armada de Mali) y secundando las operaciones antiterroristas tanto francesas como de otras unidades internacionales que operan allí como la Misión de Mantenimiento de la Paz de la Naciones Unidas en Mali (MINUSMA) con cerca de 15 mil efectivos, que por otra parte poco antes del golpe había extendido el tiempo de su presencia.

En enero pasado, la ministra de las Fuerzas Armadas de Francia, Florence Parly, reconoció que el respaldo de Estados Unidos era fundamental para una misión anti insurgencia en la región. Por lo que el nuevo gobierno de Bamako tendrá que refrendar los acuerdos con Francia y Estados Unidos, o por lo menos tolerarlos, para no convertir de hecho a las fuerzas occidentales de ejércitos de colaboración a ejércitos de ocupación, más cuando la semana pasada Parly, declaró que: “la Operación Barkhane iba a continuar”.

La presencia de fuerzas occidentales ahora son más vitales que nunca, no solo por la crítica situación en el norte, sino por un gesto que si bien al Eliseo no le pasó desapercibido, mucho menos a la Casablanca: la primera audiencia oficial dada por los miembros del CNSP, fue a Igor Gromyko, embajador ruso en Mali, a lo que se le suma un inquietante detalle: el líder de la sublevación, el coronel Assimi Goita, regresó de un entrenamiento militar de Rusia, al tiempo que en Moscú se esperaba la visita de más miembros del Consejo… Otros importantes miembros del CNSP como los coroneles Sadio Camara y Malick Diaw, también han participado durante un año de cursos anti insurgentes en el Colegio Militar Superior de Moscú. El coronel Diaw, a su vuelta de Rusia, fue sancionado e iba a recibir la baja en septiembre próximo. A lo que habría que sumar el sugerente hecho de que durante las últimas manifestaciones en apoyo de la junta militar, aparecieron banderas rusas y pancartas destacando la amistad entre el país africano, el gigante europeo y China.

El Departamento de Estado sabe muy bien que las relaciones entre Moscú y Bamako, hasta el derrumbe del bloque socialista, fueron muy buenas y particularmente desde 1960 a 1968, por lo que Estados Unidos tiene ahora que resolver una nueva ecuación en África, demasiado seria para dejar en manos de los franceses, comenzarían por apartarlos de la dirección de la guerra contra los integristas y llevar el fuego del norte más cerca de Bamako, operación que ya conocemos que sabe realizar con magistral talento.

* Escritor y periodista argentino. Publicado en Línea Internacional
África – LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar