Matemática aplicada: Amores dudosos, certeras muertes

Iñaki Alrui*. LQS. Marzo 2021

«Cuando la hipocresía comienza a ser de muy mala calidad,
es hora de comenzar a decir la verdad”.
Bertolt Brecht

Comentar un libro de poesía no es tarea fácil desde la ortodoxia de la critica literaria. Pero si lo que pretendes es reseñar unas lecturas que te han agradado, es una manera de compartir unos retazos de la ecuación de palabras con igualdad matemática entre expresiones, en las que aparecen elementos conocidos e incógnitas, matemática del verso.

Perenne poesía del amor y la muerte como conceptos infinitos de la geometría de las palabras. Amor y muerte como teoría de conjuntos en una colección abstracta de palabras, lógica de propiedades y relaciones.

Cruce
Cuando llegaste, ya me había ido.
Cuando regresé, ya no estabas.
Cansada de esperar, decidiste marchar.
Nos hemos cruzado tantas veces
sin jamás coincidir
que creo, me hago esa ilusión,
conocerte desde siempre.
Por eso, nunca te he echado en falta.

Amor pasajero, amor limitado en el tiempo, amor que es puro desamor, amor asentado en la mentira de los «te quiero», nacer y morir en un espacio limitado.
Amor narrado y escrito en este libreto con la ironía que abraza la realidad, sinceridad de sentimientos contra la mística romántica, redundancia fonética de contradicciones.
El amor se imagina, se supone, se declara. Tal vez por eso en el código poético siempre se describe desde la alegoría, el misticismo, la ilusión… el mejor amor siempre habita en la fantasía.
Lo mejor es que, en la primera parte dedicada a El amor, el autor no intenta transmitirnos ningún sentimiento ni estado de ánimo. Y mucho menos responder a la eterna pregunta: ¿qué es el amor? Pero nuestro poeta sí refleja en sus estrofas declaraciones llenas de autenticidad: amor contrastado y contradictorio, amor como huella, indefinible pero lleno de percepciones. Contradicciones y sensaciones para hablar de algo tan ilógico y enigmático como eso que llamamos amor.

Alegato poético cargado de ironía, pero construido en la reflexión.

Proyecto
Moriré siendo un proyecto.
Un balance con las cuentas
por hacer.
Un verso sin madurar desprendido
del árbol.
Una novela sin el capítulo
final.
Un trayecto sin punto de
llegada.
Un hermoso amanecer
fallido.
Moriré siendo un proyecto.
La cosecha que dejó un campo
intacto.
Una noche sin las estrellas
esperadas.
Moriré siendo un proyecto.
La enfermedad sin diagnosticar.
La inesperada trombosis cerebral.
Moriré siendo…
sin haber sido.

Muerte, abstracción personal sobre un tema en el que lo subjetivo y la realidad se entremezclan para incitar a la reflexión sobre algo trascendente: desaparecer. Estética de palabras destiladas, se admite la ética, sin necesidad de algoritmos como conjunto ordenado de rimas sistemáticas que permiten hacer una previsión o hallar soluciones al escollo de trazar una definición lógica de aquello que escapa siempre la lógica. Morir ¡Muerte al algoritmo!.
La muerte narrada desde la introspección de un viajero de sí mismo, lo bastante díscolo para negar la potestad obligada del destino, para invitar, desear la muerte como antojo de rebeldía. Asesinos de nuestra propia vida, amamos, vivimos, fuimos. La expectativa de la muerte es una ratificación de la vida, o mejor viceversa. Denominadores, fracciones, equivalentes…

Mínimo común denominador
Digamos madurez
La madurez aparece cuando desaparecen los sueños.
Cuando uno, calculador y sensato,
se ciñe
al mínimo común denominador.

Poemas vigorosos y directos que ganan su propia vida como versos en torno a la muerte. Y el Fin (epílogo) es un relato corto en pura prosa infiltrada, ¡no va más!

Hasta aquí mis impresiones, pero lo mejor de un libro siempre es leerlo y construir tu propia reseña.

Añadiré que este sutil poemario cuenta con una introducción de la siempre admirada Rosa Burgos, poeta de casta donde las haya, que nos advierte a la perfección sobre estos temas ancestrales entre lo transcendente y lo insignificante, entre lo cotidiano y lo sublime.

La poesía, siempre, es un género absoluto de juventud, amor y muerte, espacios indefinidos.

“No podemos enseñar nada a nadie.
Tan sólo podemos ayudar a que descubran por sí mismos”
Galileo Galilei

El autor

Manuel Blanco Chivite (San Sebastián 1945).
Periodista y escritor. Colaboró en periódicos como EGIN, La Gaceta del Norte, NOTICIAS, Diario 16 y otros, así como en Interviú y Primera Plana entre otras revistas. Ha publicado en El Garaje Ediciones S.L. Laguardia negra, Parejas sangrientas y otras historias aún peores, Fuera del rebaño no hay salvación, ¿Pensar? y Al final de la luz siempre está el túnel. En 1992 publicó la primera biografía de Manuel Vázquez Montalbán. Dudosos amores y certeras muertes es su primer libro de poemas.

La “ficha”

Dudosos amores, certeras muertes, Manuel Blanco Chivite. EL GARAJE EDICIONES. Colección Poesía. 76 páginas. Formato: 16,5 x 12 cms.
ISBN: 978-84-121087-6-7. Precio: 10 euros. https://elgarajeediciones.com/

Más artículos del autor. Miembro del Colectivo LoQueSomos. En Twitter: @IkaiAlo

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar