Me alegro de que Podemos no esté en el gobierno

El Financiero de El Garaje. LQS. Octubre 2019

No se trata de una cuestión ideológica, ni siquiera política. Tengo el mismo respeto (político) por Podemos que por cualquier otra formación socialdemócrata. Es decir, ninguno.

El “Poder económico”, el “Ibex”, “Europa” –nos dicen– no han permitido que Podemos entre en el gobierno del Reino.

Pues menos mal. Porque el día –si llega– que lo permitan será como paso previo a la aplicación de las medidas más duras, para echarle la culpa del desastre.

¿Exageración? Miren lo que ocurrió en Grecia.

Se canalizan todas las expectativas hacia esa “izquierda”, “que se iba a oponer a la Troika”, que era “un ejemplo”, “el embrión de la unidad de las izquierdas del sur de Europa”, que “iba a cambiar la vida de la gente”. Era el modelo con el que se llenaban la boca sus socios de aquí.
Socios que, por cierto, no han vuelto a hablar de lo que allí ocurrió.

Después se permite, impulsa, amplifica, etc. el caos económico. Y luego, derrotadas las ilusiones, se recorta con brutalidad, se vende lo poco que queda de valor (infraestructuras, sobre todo)… eh, voilà.

Vamos, que el poder aquí, en el Reino, no cree que hoy por hoy haya que llegar a eso, que hay margen para las soluciones clásicas… que gestione la derecha, con el PP o con el PSOE o, mejor, juntos.

Triste consuelo, me dirán. Pues sí, es cierto, pero así están las cosas.

Dicho lo cual, hay que reconocer que nos ha dado grima veros leyendo, como telepredicadores, la constitución del 78; diciendo que las coaliciones “refuerzan el sistema democrático” y pidiendo al “Jefe del Estado” que interceda por vosotros. Os habéis desnudado en el casting y, luego no os han dado el papel. Triste. Yo que vosotros me lo pensaría, porque no sé qué os pueden pedir la próxima vez.

Pero donde no tenéis perdón es con Catalunya. Ha sido la primera ocasión real de poner contra las cuerdas al régimen del 78. Habéis preferido traicionarla. ¿Y a cambio de qué? Habríais perdido, es verdad, peso en el estado español, dominado por el nacionalismo centralista, pero por lo menos habríais mantenido un grupo digno, trabajando en una verdadera posibilidad de ruptura, de esas que tardan muchos años en presentarse.

Porque no habéis entendido que las traiciones no se pagan con un mayor papel político. Vuestro papel lo determina el poder. El que traiciona no puede fijar ni el precio ni la forma de pago. Es la versión moderna del “Roma no paga traidores”. Preguntádselo a vuestra amiguita de Barcelona. Está haciendo un servicio al Estado, y ¿creéis que aspira a ser pagada con un mayor papel de su grupo político, que eso le importa? O preguntádselo a Errejón.

No, el pago es estrictamente personal. Se ponen al servicio del Estado sin condiciones (con algunas veleidades verbales permitidas y muy medidas). ¿Os acordáis de aquella Consejera “socialista” del gobierno vasco, que se negó a obedecer al Ibex? Se cargaron su partido, y ¿cuántos años ha tenido que esperar, escribiendo estupideces para demostrar que es una “servidora del Estado”? Ahora sí, ahora la pagan. A ella.

Aprended de los “socialistas”, que siempre aceptan el papel que el poder les hace jugar en cada momento y, aunque les roben, no protestan (acordaos del tamayazo) porque saben que el juego es así y porque siempre encuentran salida a nivel personal. Mirad con qué tranquilidad se han puesto a la espera en Andalucía. Profesionales. Es que son muchos años.

Habéis querido forzar un cobro en términos políticos, y eso el Estado no lo permite. Os han aupado porque vendíais humo y eso les hacía falta, pero no es suficiente. O sois necesarios o no lo sois. Eso se mide cada día, y ahora mismo, no lo sois. Muy mal se tienen que poner las cosas para que os hagan pasar otro casting.

Muchos siempre hemos sabido que Podemos vendía humo. En algunos momentos podía parecer que lo vendía por cuenta propia, como “autónomos”, pero ya ha quedado claro que lo vendía por cuenta ajena.

¿Y ahora qué?

En junio, en una nota, decíamos que se estaba preparando ya la recesión, que para 2020 la tendríamos aquí.

Ya está enseñando las orejas. Y parece inevitable.

La duda que nos queda es si se va a tratar de una simple (más o menos dura) recesión o si se va a aprovechar para provocar una crisis mayor, un “reseteamiento” del sistema capitalista, haciendo estallar la burbuja de la deuda. No podemos saberlo. Cierto es que los Bancos Centrales han gastado ya mucha de su munición, pero no hay que infravalorar la capacidad del poder económico para prolongar situaciones que parecen no poder sostenerse. Ya hemos cometido ese error una vez. Permanezcan atentos.

Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Un comentario sobre “Me alegro de que Podemos no esté en el gobierno

  • el 26 noviembre, 2019 a las 13:22
    Permalink

    De acuerdo contigo, querido Manuel, solo apunto que disiento respecto a Grecia en el siguiente sentido.
    Sí, ciertamente a Tsiparas y su gente les faltó coraje y claridad política…pero ¿que nos faltó a los internacionalistas europeos? Nos faltó todo.
    Tantas huelgas generales y solo acertamos a programar charlas, escribir artículos y «exigir» a las coordinadoras sindicales continentales la coherencia que no tienen.
    Del desastre griego yo y muchísimos rojos del terruño continental … nos sabemos CULPABLES….Porque «proletarios del mundo uníos» tiene que ser, debe ser mucho más que una frase para el Museo Obrero.
    Y un abrazo, compañero

    Respuesta

Deja un comentario