Nada que

Jesús Gómez Gutiérrez*. LQS. Junio 2019

Este serrallo que es el intercambiador de Sol
harén para el dios de las ruedas metálicas
pasa del fárrago al vacío y del estruendo al silencio
según.

Ahora está en un tras de todo, a punto de un ante.

Las escaleras llevan pocas piernas,
los vestíbulos, pocas cabezas
y en la anulación del vaivén procesional
la necesidad absoluta pide a la relativa que le ayude.

Nada que no pase todo el tiempo.

Anoche era un dame en la palma de una mano
cuyo dueño gritaba «por favor» reiteradamente
al rehén de las luces de otro vestíbulo
y al naranja de las farolas, porque estaba solo.

Más inútil es narrar lo que sucede.

Terminada la entrega de discos dorados
la necesitad absoluta los mira y calcula,
con algo más dará un café, con algo más dará un ardid
de sostén de pan y algún relleno contra el hambre.

Nada que no pase todos los días.

Las escaleras llevan pocas piernas,
los vestíbulos, pocas cabezas
y en la continuación de su ruta hacia un andén
la necesidad relativa intenta no pensar.

Más artículos del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario