Naxalitas : La revolución silenciada

naxalitas-guerrilla-loquesomosIsabel Cervera. LQSomos. Septiembre 2015

Una población de 1200 millones de personas, de las cuales 900 millones malviven con una media de 20 rupias diarias (menos de la mitad de un euro). Con una «economía» básicamente agrícola, cuyas cosechas son exportadas al resto del mundo en vez de ser utilizadas para paliar el hambre.

Grandes corporaciones tienen la puerta abierta para explotar los recursos naturales (carbón, hierro, manganeso, mica, bauxita, cromita, piedra caliza, gas natural, diamantes, petróleo, cobre, zinc, oro) provocando el despoblamiento y la muerte de los pueblos nativos, considerados como una casta inferior incluso a los intocables.
Hambre y la desesperación, niños abandonados a su suerte en las calles, mujeres violadas a diario son hechos cotidianos sin la mayor importancia, como el de las dos hermanas que han sido «juzgadas» hoy y condenadas a ser violadas por que su hermano se fue con una mujer de una casta superior, la perpetuación del sistema de castas permite todo esto y más.

En 1967 estalló la lucha armada en la localidad de Naxalbari (PCM)… hoy son más de 20.000 guerrilleros Naxalitas los que unificaron sus fuerzas en 2004 y que tienen bajo su control 14 provincias de la India. En la actualidad bajo la tiranía de Narendna Modi, el mismo que fue gobernador de Gujarat durante los pogromos que provocaron el asesinato de miles de musulmanes, sijs, etc., se impone la primacía Hindú bajo un discurso de alabanza al fascismo. En este contexto los voceros internacionales de los medios ocultan a los pueblos la esperanza de una revolución silenciada: la guerrilla Naxalita avanza.

De nuevo con esa lucidez, valentía y genialidad que la caracteriza Arundathi Roy cuenta su experiencia: «Caminando con los camaradas». Cuando tengáis un rato leedla… yo ya lo he hecho y ha sido la parte fascinante en la preparación de este viaje en el que me veo inmersa.

Mañana sabré con que ojos mirar a sus gentes.

Más artículos de la autora

Deja un comentario