Netflix, la reina del streaming, tiembla ante la pérdida de suscriptores

Por Ricardo Carnevali*. LQSomos.

Acostumbrada a ser la abeja reina de un mercado monopolizado, la aparición de la competencia en un mercado con la llegada de gigantes como HBO, Amazon y FOX, tomando cada uno una porción de la torta, la obligó a, a tener que adaptarse

Netflix, el gigante estadounidense del streaming tiembla en sus cimientos tras haber perdido alrededor de 200.000 suscriptores en los primeros tres meses de 2022, enfrentando una intensa competencia de sus rivales: sus acciones se han desplomado en bolsa y advirtió a sus accionistas sobre la posibilidad de perder otros dos millones de usuarios hasta julio.

Una caída de solo 200.000 usuarios –menos del 0,1% del total de su base de suscriptores– fue suficiente para generar pánico en Wall Street, cuando distintos analistas esperaban Netflix anunciara un crecimiento de 2,5 millones de nuevos abonados.

Las acciones de Netflix se desplomaron un 35% después de que la empresa revelara una fuerte caída en los suscriptores, y advirtiera que millones más están listos para abandonar el servicio. La compañía perdió más de 50 mil millones de dólares de su valor en el mercado, ya que los expertos indicaron que enfrenta dificultades para volver a la normalidad.

Después del pico más alto gracias a la pandemia, las distintas plataformas buscan volver a hacer pie en un contexto que comienza a volver a la normalidad. Las políticas agresivas de Netflix para aumentar su número de usuarios ya le generaron pérdidas millonarias.

Netflix ha sido afectada por el incremento de precios en algunos mercados y por su retirada de Rusia como respuesta al conflicto con Ucrania (perdió más de 700 mil usuarios). Una retirada política que complica sus planes de crecer cada vez más y penetrar en los hogares que todavía no tienen ningún tipo de acceso a su contenido. Y puede que la pérdida de suscriptores no termine ahí.

Acostumbrada a ser la abeja reina de un mercado monopolizado, la aparición de la competencia en un mercado con la llegada de gigantes como HBO, Amazon y FOX, tomando cada uno una porción de la torta, la obligó a, a tener que adaptarse.

Hoy, las plataformas de streaming luchan para encontrarle la vuelta a cómo ampliar su base de suscriptores. Netflix coquetea con la idea de ponerse “más dura” o directamente prohibir la posibilidad de compartir la contraseña, lo que permite que varias personas tengan acceso al contenido por el precio de uno. Esta distorsión entre la cantidad que accede y la que paga es, para la empresa, la clave para aumentar sus ganancias.

Netflix estima que más de 100 millones de hogares están rompiendo sus reglas al compartir contraseñas. El jefe de la compañía, Reed Hastings, había dicho que esta práctica es «algo con lo que tienes que aprender a vivir», añadiendo que gran parte de ello es «legítimo» entre miembros de una familia. La compañía también ha asegurado que esto puede haber ayudado a su crecimiento trayendo más usuarios.

En algunos países de América del Sur, como Chile, Costa Rica y Perú, ya comenzó a probar una función por medio de la cuál quienes compartan de esa manera su cuenta deberían pagar un monto adicional.

“No estoy seguro si eso es un punto de inflexión” para Netflix, dijo Scott Zari, de S&P Global Ratings. “Pero creo que es un indicativo de que es una nueva fase de crecimiento más lento”. La pérdida de suscriptores y los variados planes de la compañía para reactivar el negocio “cambian la historia tradicionalmente simple” de sólido éxito de Netflix, según analistas de Wells Fargo, que redujeron a la mitad el valor objetivo de la firma. “La nueva perspectiva es tan clara como el barro”, aseguraron los expertos.

De los megaéxitos al ahogo

Ya no se habla de los megaéxitos de la plataforma como Bridgerton o Ozark sino en dar batalla en los 100 millones de hogares que ven Netflix gratis gracias a las cuentas compartidos. “Cuando crecíamos rápidamente, esto no era la mayor prioridad para enfocar el trabajo”, admitió el cofundador de la plataforma, Reed Hastings. “Y ahora estamos trabajando muy fuerte en eso”.

Para atraer más audiencia, Netflix prepara suscripciones más baratas con publicidad, que espera poner en marcha en los próximos dos años. Hasta ahora había defendido por mucho tiempo su modelo sin anuncios, lo que la ha diferenciado frente a competidores como Disney+, HBO Max y Apple.

A su turno, Joel Mier, profesor de la Universidad de Richmond piensa que los aumentos de precio de Netflix y la eliminación de las cuentas compartidas son soluciones de corto plazo “periféricas pero significativas”, mientras que la estrategia de largo alcance se mantiene “invirtiendo en la creación de contenido local y estableciendo su presencia en los juegos”.

Con 221 millones de suscriptores, Netflix es de lejos el líder del mercado en el espacio del streaming en el mercado mundial y cualquier cosa que tenga que enfrentar, es probable que también afecte a sus competidores.

* Doctorando en Comunicación Estratégica, Investigador del Observatorio en Comunicación y Democracia, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar