Nicaragua: Tierras robadas y deforestadas (II)

Sandra Cuffe – Mario Rautner. LQS. Junio 2020

Segunda parte de este interesante trabajo de investigación y denuncia publicado por la revista digital Mongabay*

Primera parte: Tierras deforestadas y robadas en Nicaragua

El arco de deforestación de Nicaragua

Ningún otro país centroamericano ha perdido bosques tan rápido como Nicaragua desde 2000. Según Global Forest Watch, la cobertura forestal total en Nicaragua disminuyó en un 18% entre 2001 y 2018, y toda esa pérdida forestal se produjo en la vegetación natural. Dentro de las zonas autónomas indígenas, la tasa de deforestación fue aún mayor. La zona norte perdió el 20% de su cubierta forestal y la zona sur perdió el 27% durante ese período.

Un análisis de los datos de deforestación proporcionados a Mongabay por el Laboratorio de Uso de la Tierra y Medio Ambiente de Gibbs en la Universidad de Wisconsin – Madison muestra cómo la limpieza de la tierra se ha extendido hacia el este hacia los territorios indígenas en línea con los informes de una creciente invasión de los colonos.

En la RAAN, la deforestación a gran escala comenzó en 2007 a lo largo del camino desde Matagalpa y aumentó significativamente después de 2010, con la Reserva de la Biosfera de Bosawás en el noroeste de la región particularmente afectada. Se estima que Bosawás ha perdido alrededor de 100,000 hectáreas (250,000 acres) de cobertura forestal desde 2011.

En el RAAS, la deforestación parece haberse acelerado rápidamente después de 2010 en un avance hacia el este hacia la costa de los mosquitos, particularmente en la Reserva Biológica Indio Maíz al sur de Bluefields, donde la tala a gran escala en 2017 y 2018, también impulsada por invasiones de colonos para la ganadería ha diezmado las reservas forestales, y en la Reserva Natural Cerro Wawashang, al norte.

Si bien Nicaragua es un productor relativamente menor de carne de res en comparación con los principales exportadores como Brasil, sus ventas han aumentado constantemente en los últimos años. Las exportaciones de carne de res aumentaron del 60% de la producción total en 2006 a más del 95% en 2019, una proporción más alta que cualquier otro país, según el Servicio Agrícola Exterior de EE. UU. Estados Unidos es el principal destino de exportación de carne congelada de Nicaragua y representa casi dos tercios del total. Un levantamiento esperado de una cuota de importación asignada bajo el Acuerdo de Libre Comercio República Dominicana-Centroamérica puede hacer que la cifra aumente aún más.

La mayor parte de la carne de res importada de Nicaragua no es comprada directamente por empresas orientadas al consumidor. En cambio, es adquirido por empresas comerciales de tamaño medio como Gurrentz International, Northwestern Meat, ASC – Meyners y Export Packers. Se cree que la carne de res nicaragüense se usa principalmente para productos altamente procesados, como hamburguesas de carne y alimentos para mascotas.

Las empresas intermediarias que figuran en los datos de aduanas de los EE. UU. Que recibieron carne de vacuno de Nicaragua en 2019 no respondieron preguntas sobre su cadena de suministro, pero los datos de exportación muestran que las cuatro empresas compraron carne de res de Industrial Comercial San Martín, el segundo mayor exportador de carne de res en Nicaragua. Otros dos mataderos nicaragüenses, Nuevo Carnic y Matadero Central, tampoco respondieron a las solicitudes de comentarios de Mongabay.

Mientras que pocos de los mataderos que abastecen a las empresas estadounidenses estaban dispuestos a hablar en un registro, un empleado de Industrial Comercial San Martín le dijo a Mongabay que hasta el 70% de su carne proviene solo de la RAAN. El proveedor más importante es el municipio de Siuna, que también se encuentra entre los tres principales municipios en términos de deforestación. Según Salvador Flores, gerente de exportaciones de Industrial Comercial San Martín, el origen de la carne en Nicaragua se observa en las etiquetas de las cajas.

La falta de trazabilidad total hace que sea imposible diferenciar entre la carne de vacuno vinculada a la deforestación y los abusos de los derechos humanos, y que produce legalmente y de manera más sostenible. Eso lleva a problemas para los principales compradores.

Tanto Nestlé como Cargill, dos de las compañías que procesan carne de res de Nicaragua, confirmaron en declaraciones a Mongabay que solo pueden rastrear la carne hasta el matadero, no hasta su origen. Un portavoz de McDonald’s dijo que la compañía actualmente no obtiene carne de Nicaragua. Un portavoz de JBS, la compañía de empacadoras de carne más grande del mundo, no respondió a las solicitudes de comentarios al momento de la publicación.

Nestlé dijo que si bien solo una pequeña cantidad de su suministro total de carne de res estadounidense proviene de Nicaragua, se “comprometió con nuestro proveedor para garantizar que puedan demostrar que la carne se puede rastrear aún más, hasta la granja de origen, y que no es así”. vinculado a la deforestación o las violaciones de la tierra y los derechos humanos “. Nestlé no es la única compañía que compra y vende carne de res de Nicaragua que puede haberse originado en reservas de biosfera o tierras indígenas tituladas. Sin embargo, otras compañías son menos transparentes cuando se trata del origen de su carne y no publican listas de proveedores.

En respuesta a las preguntas sobre su cadena de suministro, Cargill dijo que obtiene “pequeñas cantidades” de carne de res de Nicaragua y que si bien también tiene una política para eliminar la deforestación de su cadena de suministro, solo puede rastrear la carne de res nicaragüense hasta las instalaciones de producción.

La lavandería bovina

Hay 135,000 ganaderos registrados en Nicaragua, según Ronald Blandón, gerente general de la Comisión Nacional de Productores de Ganado de Nicaragua. Alrededor del 85% de sus propiedades están registradas en el programa de trazabilidad bovina del país, y ahí es donde Nicaragua ha progresado más. “Un programa de trazabilidad bovina es un proceso que no ocurre de un año a otro. Es difícil ”, dijo Blandón.

El programa de trazabilidad de Nicaragua es administrado por el Instituto de Protección y Salud Agrícola, un organismo gubernamental dependiente del ministerio de agricultura. Los productores y sus propiedades reciben códigos únicos, los números de identificación vinculados a las propiedades registradas se emiten para las etiquetas de oreja de ganado, y las autoridades municipales proporcionan la documentación de la ruta de transporte.

“El objetivo principal de la trazabilidad es determinar el origen del producto, en otras palabras, este animal fue producido en Matagalpa o en Managua, o en qué propiedad, de modo que en el caso de que el consumidor tenga algún problema de salud , es posible encontrar el lugar donde se originó el producto “, dijo Blandón.
Las autoridades no registrarían una propiedad dentro de un área protegida ni emitirían etiquetas de oreja al ganado en una propiedad dentro de un área protegida porque sería ilegal, agregó. Si hay ganado registrado en el programa de trazabilidad que pasta dentro de un área protegida, como la Reserva de la Biosfera Indio Maíz en la región sur, la única explicación posible, según Blandón, sería una falla en el control del transporte, con movimientos no registrados.

“En los mataderos y las subastas, donde hay más movimiento de ganado todos los días, no pueden recibir un camión con ganado para el sacrificio si no está acompañado por la guía de transferencia, que es otorgada por el gobierno municipal y revisada por la policía local. Sin eso, no pueden aceptar ganado ”, dijo Blandón.

“Supongamos que si vio animales con las marcas de oreja de trazabilidad en áreas donde no debería producirse la cría de ganado, es que algunos productores tomaron ganado de sus propiedades que estaban registradas en lugares donde se permite la cría de ganado y los enviaron a esa área”. Esa es la única explicación que tengo. “Y podría ser que los lleven allí, los engorden, los saquen y los comercialicen”, agregó.

Amaru Ruiz es el director de la Fundación del Río, una ONG ambiental nicaragüense que ha monitoreado el comercio de ganado dentro de Indio Maíz durante varios años. El trabajo que Ruiz y sus colegas estaban haciendo llamó la atención de los ganaderos, lo que provocó amenazas que lo llevaron a huir a Costa Rica. Hablando por teléfono desde su nuevo hogar, dijo que la evidencia que su equipo había reunido mostraba que el ganado fue lavado de la Reserva de la Biosfera de Indio Maíz antes de ser enviado al mercado.

El grupo publicó sus hallazgos el 5 de junio. La fundación identificó las ubicaciones de las balanzas utilizadas para pesar a los animales y una serie de intermediarios que negocian la venta de ganado proveniente de la reserva. Sus archivos muestran que hay escamas tanto dentro como a lo largo del borde de la reserva de biosfera. A través de una red de docenas de intermediarios, el ganado que pasta en el interior de Indio Maíz se dirige a los mataderos de algunas de las principales empresas de procesamiento de carne del país, sugiere la investigación.
“Creo que es importante decir que el mecanismo de trazabilidad en Nicaragua no funciona”, dijo Ruiz. “No se puede estar seguro de que el ganado realmente provenga de cierta propiedad. No puede asegurarse de eso, incluso si está registrado. Entonces, al menos por la experiencia en Indio Maíz y en el sureste, sabemos que el proceso de trazabilidad no está funcionando porque no hay un proceso riguroso de inspección de lo que está sucediendo. Si lo hubiera, no habría ganado dentro de Indio Maíz, y hay ganado dentro de Indio Maíz ”.

Las asociaciones de ganaderos han reconocido el problema y se comprometieron a detener a sus miembros que operan en áreas protegidas. Pero no todos son miembros de las asociaciones, y estos últimos no tienen control sobre los no miembros.

“La frontera agrícola ha avanzado exponencialmente, y eso se debe principalmente a la ganadería a gran escala”, dijo Ruiz a Mongabay. “El estado lo promovió como política pública. Obviamente eso tendrá repercusiones, y una de las repercusiones que ha tenido es la deforestación en la reserva [Indio Maíz]. En Bosawás, es lo mismo. El mismo fenómeno que está ocurriendo en el sureste está ocurriendo en Bosawás ”.

Primera parte: Tierras deforestadas y robadas en Nicaragua

* Nota original:
https://news.mongabay.com/2020/06/nicaraguan-beef-grazed-on-deforested-and-stolen-land-feeds-global-demand/

Traducido al castellano por Red Latina sin fronteras

Nicaragua – LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar