No conozco a Fonsi Loaiza

Por Iñaki Alrui. LQSomos.

No, no lo conozco, sé que es periodista, que ha trabajado en el mundo deportivo, que es un disidente, una voz libre e independiente, lo que me reporta a pensar que si es así, no será persona grata para los amos del coto español.

No conozco a Fonsi Loaiza, sé de él por las redes sociales, donde navega como un arduo pirata, abordando actualidades, injusticias y lanzando verdades como bolas de cañón. Red social donde tiene escrito, en capítulos de 280 caracteres, un auténtico tratado de Derechos Humanos y de defensa de las Libertades.

Me he enterado de que le juzgan, y que el viernes 1 de octubre le sentarán en un banquillo, de los acusados, por tuitear, por expresar lo que piensa, por decir lo que quiere, por llamar las cosas por su nombre, por no ejercer de tendero de la comunicación, por no bailar al son de los “mass-mierda”.

No necesito conocer personalmente a Fonsi Loaiza, ni ser amiguete suyo, para sentirme también acusado y acosado por un estado que sigue sin derogar la Ley Mordaza, para sentirme perseguido por una justicia patria que persigue la Libertad de Expresión, que castiga lo divergente, que inhabilita al Librepensador. No.

Fonsi Loaiza, escribió en su Twitter: Mame Mbaye murió cuando era perseguido por la Policía. Su único delito: carecer de papeles. No se ha muerto solo ni es una muerte natural, es un asesinato y es culpable el Estado policial español, por esta expresión escrita fue denunciado por la Policía Municipal de Madrid. ¡Acabáramos! No voy a analizar lo que dice en el tuit, sencillamente porque cada uno debe decir lo que quiere. Punto. Aunque no puedo evitar apostillar que lo que escribe es una clara denuncia y llamada de atención contra el habitual maltrato institucional hacia los inmigrantes, los “sin papeles”, los nadie.

El 1 de octubre juzgan a Fonsi Loaiza, y yo ya me siento juzgado, perseguido. El 1 de octubre estaré sentado en el banquillo de los acusados, y tú también lo estarás, nos sientan a muchas, a muchísimas. El día 1 se sienta en el banco de los acusados a la Libertad de Expresión. Sí, de nuevo, otra vez, la eterna condenada, proscrita y perseguida en el estado español.

El día 1 también volverá a ser un buen día para estar en la calle, en nuestra querida calle, para estar cerca de Fonsi Loaiza, para conocerle, saludarle y abrazarle a la puerta de los juzgados de lo penal de Madrid (los de la calle Julián Camarillo, 11). Y allí estaremos quienes todavía podemos en este país, porque algunas personas están encerradas por decir lo que piensan, porque algunas están exiliadas por decir y actuar como piensan, porque otras ya han optado por esconderse ante las multas y el castigo… y si seguimos así dentro de poco todas seremos culpables, hoy ya casi lo somos, tenemos que justificar lo que hacemos y decimos.

Nadar a contracorriente siempre. ¡Yo también soy Fonsi Loaiza!

Más artículos del autor. Miembro del Colectivo LoQueSomos. En Twitter: @IkaiAlo

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar