No estamos solos / No estem sols

no-estamos-solos-loquesomosRedacción. LQSomos. Octubre 2015

¿Por qué miles y miles de ciudadanos decidieron tomar las calles y pla¬zas de toda España para expresar su indignación frente a los recortes, las privatizaciones, los desahucios y la corrupción política?

No estamos solos, rodada durante 2014, retrata la fuerza y la imaginación de los movimientos sociales para denunciar la degradación de la democracia. Una etapa de rebelión espontánea que marcará, sin duda, el futuro de la vida política en nuestro país.

No estamos solos es un documental construido a pie de calle. Ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Gijón, y Sevilla marcan el recorrido de la película.
Marea Blanca, Marea Verde, La PAH (Plataforma afectados por la hipoteca), FLO 6×8, iaioflautas, la Solfónica y las comadres de Gijón y mujeres de Barredos, son los nombres de nuestros principales protagonistas.

Grandes colectivos poblados de gente anónima que un día decidió apuntarse al activismo para exigir un cambio radical en la forma de hacer política.

La película sigue la estela del 15M, cuando empezaron las grandes protestas por los recortes en sanidad y educación, la corrupción política, los desahucios masivos y las consecuencias de la crisis económica, cuya gestión no ha hecho más que agravar la desigualdad.

No estamos solos también explora los nuevos formatos de organización ciuda¬dana que han sustituido a las grandes pancartas militantes del pasado por una explosión de imaginación: orquestas en la calle, coplas frente a los hospitales, camisetas de todos los colores, trenes de mujeres, flamenco en las sedes banca¬rias, abuelos invadiendo el metro.

Voces y sonidos muy distintos que confluyen en la misma indignación, provo¬cada por el abandono de los poderes públicos hacia la sociedad civil. Ahora la gente no se conforma con votar, exige participar.

Como dice en la película el historiador Josep Fontana “Es verdad que otro mun¬do es posible, sino no merecería la pena continuar, pero necesitamos implicar¬nos todos”.

Pere Joan Ventura / Directorloquesomos-no-estamos-solos-marchas
Empezó a rodar imágenes por las calles de Madrid y Bar¬celona y se dio de bruces con una realidad inabarcable. La indignación era tan grande y la rebelión tan seria que merecía una película. Ganador de un premio Goya en 2003 por “El efecto Iguazú”, y de un premio Ondas Internacio¬nal por la serie de TVE “Los años vividos”. Fue uno de los promotores del film colectivo “Hay motivo” y también es autor de “Subcomandante Marcos, viaje al sueño zapatis¬ta”, “El severo me duele” y “Plou i fa sol”, entre otros.

Gran Wyoming / Productor
Presentador de televisión, actor, escritor y músico. El Gran Wyoming ha sido uno de los impulsores del pro¬yecto. Además de coproducirlo, se ha implicado direc¬tamente en la película y confiesa que ha descubierto un mundo invisible repleto de personas que dejaron atrás la resignación y llevan años trabajando para nosotros. Son los protagonistas del libro “No estamos solos”, surgido del documental (Editorial Planeta. Dic.2014) Wyoming también es el autor de la letra de la canción “No estamos solos”, con música de Miguel Ángel Ariza, que interpreta con su grupo de rock “Los insolventes”.

Pere Portabella / Productor
Cineasta comprometido desde los años 60 contra la dic¬tadura franquista, Pere Portabella ha llevado en paralelo su carrera como realizador, productor y su implicación en la vida política. Con su productora Films 59, impulsó destacadas películas como Viridiana de Luis Buñuel o Los Golfos de Carlos Saura. Entre sus títulos como realizador figuran Vampir, Umbracle, Informe General y Pont de Varsovia. Fue elegido senador en la primeras elecciones democráticas y posteriormente diputado al Parlament de Catalunya. Preside la Fundación Alternativas desde 2001.

Notas del director
El año 2014 me pilló con la cámara en la calle, actividad que he ejercido como profesión durante muchos años en televisión. De hecho, recuperé mi afición a registrar imágenes a partir del 15 M, fecha que acabó con el miedo y la pasividad en España.

Es verdad que yo no estaba solo. Miles de cámaras y teléfonos móviles capturan a diario la realidad y la esparcen por las redes, pero lo que sucede no se puede entender con un simple golpe de twit o una entrada en un blog, mientras los medios de comunicación con-vencionales dosifican muy mucho, cuando no manipulan a destajo o ignoran totalmente lo que hay detrás de las protestas ciudadanas. Los acontecimientos aislados y fragmen¬tados caen fácilmente en el olvido. Una imagen borra la anterior y una noticia sucede a otra, sin darnos tiempo a vislumbrar el todo.

La película, con cámara y fotografía de Alberto Molina, y el montaje de Anastasi Rinos, surgió como una necesidad de perspectiva global para calibrar la dimensión de la rea-lidad. Durante el rodaje, esta idea se reforzó tras un encuentro con la arquitecta Itzíar González Virós, quien estaba intentando levantar el Instituto Cartográfico de la Revuelta, destinado a situar en el mapa el activismo social y demostrar que existe una constelación invisible de alianzas ciudadanas. La indignación colectiva ha fabricado una red de redes, construida por miles de ciudadanos que han decidido ocupar el espacio que les corres-ponde.

Muchas de las manifestaciones y actividades de los movimientos sociales, al igual que el propio rodaje de la película, habrían sido penalizados tras la reforma del Código Penal aprobada por el PP con la oposición del resto de fuerzas políticas y la entrada en vigor de la LEY MORDAZA el 15 de junio de 2015.

Pere Joan Ventura

Más información, clic aquí

Deja un comentario