No estamos todavía muertos, pues todavía nos queda Barcelona

Viva la ciudad de Barcelona (o cualquier ciudad) a pie, mirando despacio cada casa, cada plaza, cada callejón, cada avenida… Puede detenerse ante los portales, las puertas, los bares, las tiendas… mirar fijamente y sin miedo a los ojos de la gente que se cruza en su camino, en su deambular… Las ciudades son para vivirlas muy despacio y descubrir que tienen alma,  como usted y como yo…
 
Recomiendo visitar el Raval y pasear por las calles que han descrito escritores tan poderosos y mágicos como Mendoza, Vázquez Montalbán, Terenci Moix, George Orwell… El barrio, humilde y popular, del Raval ha dado cobijo, vigor e inspiración a todo tipo de personajes históricos, literarios, artísticos, políticos… Incluso ha tenido la fortuna de darme unos buenos momentos, unos tiempos inolvidables al que suscribe la presente nota, marcándome de forma indeleble en todos los sentidos…
 
 Es probable que el barrio del Raval no tenga el "encanto" sofisticado del que goza el Gótico, pero es la parte de la ciudad Condal que acoge, de manera pacífica y amable, a todas las civilizaciones, a todas las culturas del mundo actual. Puede usted pasear por la calle de San Antonio, por la calle del Carmen, por la Ronda de San Antonio y ver todas las razas, escuchar todas las lenguas, sentir todos los olores y aromas que condimentan cualquier plato de África, Asia, América… Si hay una ciudad abierta, llena de color y movimiento esa es, sin duda alguna, Barcelona.
  
El sol no se pone nunca en el Raval y la luna convive y comparte mesa y mantel con el sol, sin importar que el verano agonice…

 Existen unos recorridos literarios nocturnos que recomiendo realizar, para poder así revivir lo que grandes escritores y artistos internacionales pudieron sentir en su momento… Jean Genet, entre un gran selecto grupo de escribidores,  tiene su correspondiente calle muy cerca del puerto…
  
Poetas, pintores, putas, diseñadores, activistas radicales, sindicalistas, okupas, artesanos… todos conviven en el Raval, verdadero y gran corazón abierto de la convulsa y masificada Barcelona, uno de los espacios urbanos más vivos y visitados de todo el mundo, un lugar privilegiado y libre, donde caben todas las miradas, todos los colores, todas las pasiones presentes y futuras. Una ciudad donde uno se siente libre y no conoce el miedo que producen otras ciudades…
  
No olviden visitar el Centro de Cultura Contemporánea, el Macba, el Mercado de libros viejos y usados que se instala los domingos en el Mercado de San Antonio…
 
No olviden perderse por las callejuelas que han inspirado a los más grandes escritores de nuestra España, y que han dado cobijo a todo tipo de anarquistas, revolucionarios, visionarios e iluminados. El Raval es el refugio perfecto para todos los soñadores, para los pintores, músicos y creadores que han logrado, de una manera tranquila, que nuestro mundo actual pueda ser un sitio mucho más amable, abierto y familiar…
 
Los que pensamos que las ciudades son para vivirlas de manera tranquila, como se saborea un buen postre o una copa de buen vino, no estamos todavía muertos. Realmente no estamos todavía derrotados los que necesitamos soñar despiertos, pues todavía nos queda Barcelona para recuperar la alegría de vivir, para seguir dibujando sueños en el asfalto, en el empedrado tosco de cualquier callejuela, de cualquier plaza… 
 
Es verdad: la ciudad Condal bien vale una misa… Una misa a cualquier dios olvidado…
 
Procure escribir su propia carta de amor a Barcelona, pero hágalo paseando despacio en soledad o en buena compañía. No tenga prisa y procure olvidar las consignas de las agencias de viaje.
 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar