No me he muerto. Me han matado

nos108Celia Castellano*. LQSomos. Agosto 2015

La violencia machista en su expresión más brutal dejó 4 nuevas víctimas en doce horas el pasado 31 de julio: dos mujeres y dos niñas. El portal Feminicidio.net amplia la cifra a 56 asesinatos de mujeres, ‘feminicidios’ como su propio nombre indica, en lo que va de año en el Estado español. Y aún hay gente que se pregunta, incluso entre las más militantes del feminismo, “¿cómo es posible?”… aunque saben que tienen la respuesta.

Si tomamos las aproximaciones de Galtung sobre cómo opera la violencia en la sociedad, en un sistema patriarcal la violencia que se ejerce contra las mujeres es directa: visible, la agresión; simbólica: los discursos y elementos que conforman el imaginario común sobre la mujer, y estructural: negación de necesidades. Las dos primeras se retroalimentan. La estructural y la simbólica son las causas que subyacen a la violencia directa. Es decir, el peligro potencial es de lo más sutil. Que un hombre agreda/mate a una prostituta, por ejemplo, es violencia machista pero la ley no la considera como a tal. Eso es violencia estructural. Que se denieguen órdenes de protección ante el aluvión de denuncias de violencia machista, que aún así son pocas, es violencia estructural.

¿Y qué hay de la violencia simbólica? Son parte de la violencia simbólica los estereotipos sobre la mujer que la consideran un ser inferior al hombre. Lo son las consideraciones y discursos religiosos. Lo es la presión estética y la publicidad. Los tabúes sexuales y su contrapartida: la presión sexual. Lo es el hecho de que esté legitimado el piropo, es decir, la invasión del espacio. Lo es la insistencia sexual en una fiesta, que también es directa porque No es No en cualquier caso. Lo es el lenguaje: puta, zorra, perra, guarra, “esto es un coñazo” vs “esto es la polla”. Y lo es, especialmente, las palabras que escogen los medios de comunicación generalistas para informar de asesinatos machistas: “morir a manos de”, “muerta por”. No señores/as, no me he muerto. No soy un sujeto que pasivamente ha muerto. Soy una mujer a la que activamente han matado. No en todos los casos es así y de hecho en los últimos cuatro asesinatos no lo ha sido. Es cierto que hay medios de comunicación que utilizan el verbo “matar” y “asesinar” para referirse a los feminicidas. No obstante, tradicionalmente los medios de masas caen en la lógica de hacer a la mujer el sujeto en el titular. Aquí algunos ejemplos de El Mundo, El País, El Periódico, CCMA y el ARA:

violencia-machista-lqs

El lenguaje construye. Y del mismo modo que llamar “terrorista” a todo lo que supone una disidencia del sistema va calando en el imaginario común, quitarle el verbo MATAR en clave activa a un asesinato machista lo suaviza. Es como decirle a una mujer “tía, te han dado 15 cuchilladas pero eres TÚ la que te has muerto”. El subconsciente así lo asimila. Por cierto, según la acepción académica más aceptada de “terrorismo” sólo podemos hablar del mismo si se producen asesinatos de civiles continuados por causas y objetivos políticos. La sucesión de asesinatos de mujeres es #TerrorismoMachista porque el patriarcado forma parte del sistema político y su función primordial es subyugar y oprimir.

Los datos oficiales

Cabe recordar que según el artículo 1 de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, sólo se considera violencia de género aquella que se produce dentro del ámbito afectivo, con lo cual cualquier mujer asesinada o agredida fuera de la pareja no entra en la categoría. “La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia”. Por ello, los datos que dan el gobierno español están filtrados y falseados: 23 mujeres asesinadas en lo que va de año. Existe pues una confusión en la misma legislación entre “violencia de género” y lo que sería la “violencia doméstica de género”, aunque aquí escogemos el término “violencia machista”.

Órdenes de protección denegadas

Según el grupo Feministas contra el Feminicidio se deniegan el 70% de las órdenes de protección que se piden ante casos de agresiones machistas. Estas órdenes pueden implicar medidas penales y civiles para el agresor, y medidas de protección social de la mujer. En 2014 hubo 95.311 denuncias por violencia de género y únicamente 14.207 órdenes de protección aprobadas. Según cifras del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el año pasado 53 mujeres fueron asesinadas (dato oficial) de las cuales sólo tres tenían orden de protección. Todas habían denunciado previamente.

Conclusión

La violencia machista está normalizada. No sorprende; no altera a nivel institucional y tampoco en el terreno civil a gran escala. Es una masacre constante que se asimila como algo lejano pero cuya expresión más brutal, la agresión, se produce entre cuatro paredes a dos puertas de tu casa. Y sin embargo, excepto un par de manifestaciones anuales con varios miles de personas, si llegan, y las acciones de grupos militantes feministas, no hay muestra de una conciencia real del problema. El terrorismo machista supera la actividad armada etarra y no hay pánico social. Las instituciones no protegen y los componentes del sistema cierran filas contra las mujeres descargando toda la maquinaria pesada del patriarcado que limita, que encarcela, que anestesia políticamente, que agrede y que hiere. No se entiende que las causas a investigar de la violencia directa residen en la concepción de la mujer por medio de los discursos imperantes porque se asumen dichos discursos por lesivos que sean.

Cada vez que sale una noticia de un nuevo asesinato siento que me clavan un cuchillo en el pecho y me tiemblan las piernas. Pero también lo siento cuando tengo que decir 10 veces que no a un tío en una fiesta, mientras no deja de tocarme la cintura, el hombro y cada vez se va acercando más, aunque yo no quiera. Lo siento cuando más tarde no sé explicar porqué no me he defendido mejor. Porque me he paralizado.

Si esto va a continuar siendo una masacre, que se convierta en una guerra.

#MachismoMata #VivasNosQueremos #Feminicidio #Violencia

* Jaque Doble
@17Mn

Madriz: Cita ineludible contra la violencia machista

2 comentarios sobre “No me he muerto. Me han matado

  • el 2 agosto, 2015 a las 21:13
    Permalink

    La importancia del lenguaje, de su uso es importantísima. Y también del tratamiento informativo que se da a estos asesinatos, a este terrorismo diario. Vergonzoso es lo de la TV, no ya por la informacion mediocre, si no por sus programas basura y denigrantes. Que reflejan, tristemente, la conciencia del país en el que estamos

    Respuesta
  • el 2 agosto, 2015 a las 19:16
    Permalink

    Aniversarios y similitudes para-lelos (y olvidadizos), 33 años de secreto, ‘omertá’, de Estado

    Italia, años de plomo

    – el 2 de agosto de 1980, culmina la manida estrategia de la tensión. Terrorismo de Estado con implicaciones internacionales: una bomba en la estación de ferrocarril de Bolonia desata otra oleada de terror, tensión social y represión contra la izquierda italiana. 85 muertos y 200 heridos que, al principio, se atribuyó a las siniestras ‘Brigadas Rojas’, de falsa bandera. Hasta noviembre de 1995 no fueron condenados a cadena perpetua, los terroristas neofascistas de Ordine Nuovo (integrada en Gladio, de la red anticomunista europea ‘Stay-behind’, organizada y dirigida por la OTAN y la CIA), con diversas penas de presidio a otros implicados, como el General del servicio secreto militar SISIMI, y miembro de la P2, Pietro Musumeci, autor de pistas falsas. Licio Gelli, jefe de la logia vaticana, se refugió en Suiza para evitar su juicio. La masónica organización católica de malhechores internacionales, involucrada en actividades de terrorismo y desestabilización, incluía destacados jueces, periodistas, militares, espías, políticos y banqueros,. Uno de los fascistas condenados, jefe local de ON, y colaborador del SIS, había amenazado: «el ataque no debe seguir siendo un incidente aislado».

    – Otro 4 de agosto, de 1974, habían volado el tren «Itálicus, con 12 muertos y 50 heridos, también falsamente atribuido a la poderosa izquierda italiana.
    ¿a qué nos recuerda?
    – El 12 de diciembre de 1969, cinco atentados simultáneos aterrorizan Roma y Milán, en cuyo Banco Nacional de Agricultura, de Piazza Fontana, son asesinadas 17 personas y heridas 88. Otras explosiones dejarán un regurero de heridos en ambas ciudades, cronometradas casi en simultáneo, programadas en 53 minutos, distintas bombas, paso subterráneo de Via Véneto incluido, fallan. Se acusa falsamente a un anarquista detenido que se «suicida» arrojándose desde un cuarto piso de la comisaría de policía, mientras era interrogado (‘muerte accidental de un anarquista’, de Darío Fo). En el proceso, un general del SID declara no poder facilitar secretos de Estado (igualito de negado que el CESID del GAL), sobre el sicario a sueldo ‘z’, huido a Francia con ayuda de Giulio Andreotti, Ministro de Defensa. Los verdaderos culpables, fascistas de Ordine Nuovo, Avanguardia Nazionale, MSI y la Legión, quedaron impunes por haber sido providencialmente «previa e irrevocablemente» absueltos por el Tribunal Penal de Bari.
    – el 28 de mayo del 74 ya habían asesinado a 17 transeuntes en la Piazza della Loggia de Brescia. muchos años después fueron condenados o declarados culpables algunos miembros de la neofascista Nuevo Orden (antes MSI), y acusados pero absueltos diversos fascistas, como el general Delfino
    Los servicios secretos italianos, además de la fascista Ordine Nuovo y la logia vaticana P2, la mafiosa Banca Ambrosiana, la corrupta Democracia Cristiana, actuaron a las órdenes de la benemérita CIA y los escuadrones de la muerte secretos de la OTAN, integrados por antiguos y nuevos nazis y fascistas, desde 1957 en toda Europa (buscad Stay Behind, y agarraos que vienen curvas)
    «El 14 de julio de ese año, Togliatti sufrió un atentado fascista, siendo seriamente herido y creando una gravísima crisis política en Italia, que incluyó una huelga general convocada por la Confederación General Italiana del Trabajo. Los propios llamamientos a la calma de Togliatti impidieron una extensión de la movilización comunista mayor, que podría haber iniciado un proceso revolucionario en el país.» (Wikipedia). Dos conclusiones: 1.- Evidente inspiración yanqui del evento. 2.- Tradicional respeto, prudencia y seny de los tardoestalinistas
    9 de mayo e 1978, Aldo Moro, partidario de un gobierno de confluencia con el PCI, es asesinado, por las BR (más siniestras q el grapo). EL 16 de marzo, 55 días antes, había sido secuestrado. Partidario de formar un gobierno de compromiso histórico de amplia base, con el PCI, pese a la oposición de la derecha de su DC y del PS de Nenni (bipartito desaparecido por corrupto en el 94, con Andreotti y Craxi procesados) . Giulio y Pablo VI (el de ODESSA) lo lamentan mucho publicamente. El caso es que no se podía permitir que los secretos militares de un país de la OTAN, llegaran a estar al alcance de ministros del PCI.
    Aquí tendremos nuestro propio rosario del terror, desde Montejurra, al Gal, pasando por la calle del Correo (los polimilis entran el el PSOE-PSE), Atocha, El Papus, Yolanda González (con Hellín contratado recientemente por Interior), 11M…
    El olvido se paga caro
    Y, la OTAN, erre que erre, siempre igual

    Respuesta

Deja un comentario