Nueva alternativa política en Colombia: FARC

Redacción*. LQSomos. Septiembre 2017

“Ayer [éramos] ejército del pueblo, hoy de la esperanza del pueblo. Este día no termina la existencia de las FARC. En realidad, a lo que ponemos fin es a nuestro alzamiento de 53 años. Seguiremos existiendo como un movimiento de carácter legal y democrático”

La FARC tiene como objetivo alcanzar el poder para construir un modelo político pacífico que integre las voces de todos los ciudadanos.

Completados su desmovilización y desarme, la veterana guerrilla colombiana se instituyó como partido político en el congreso que ha celebrado en esta semana en Bogotá y adoptó una nueva denominación para la singladura que ahora inicia.
Seguirán siendo FARC, pero el acrónimo ya no significa Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, sino Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

El 1 de septiembre se oficializó el paso del grupo insurgente a la vida política democrática, en la que se sumaron cerca de siete mil ex combatientes. «Nuestra arma más poderosa será la palabra», dijo este viernes el máximo líder de la organización, Rodrigo Londoño, tras la oficialización.

Retos políticos de la FARC
– Convertirse en plataforma amplia que integre civiles, sindicalistas, líderes sociales y defensores de derechos humanos.
– Posicionarse como una posible fuerza política en los centros urbanos de Colombia.
– Construir una credibilidad política en los sectores medios y altos de la sociedad colombiana.
– Posicionarse como una alternativa para el fin de la violencia dentro del escenario de la política.
– Competir con el poder político tradicional: grandes partidos y políticos profesionales que disponen de recursos económicos.
– Incorporar a todas las tendencias políticas del país en su proyecto.

En el congreso constitutivo del nuevo partido se definió que la dirección contará con 111 integrantes, entre ellos 26 mujeres y diez civiles y será el órgano encargado de designar a quienes asuman la representación de la FARC en el Congreso.
El partido tendrá una representación de diez escaños repartidos entre el Senado y la Cámara.

El congreso que selló el paso de la guerrilla a la vida política legal se cerró con un concierto en la Plaza de Bolívar, que empezó alrededor de las 3:00 de la tarde y que contó con la participación de numerosos artistas y la asistencia de cientos de ciudadanos. Las armas ya son cosa del pasado y el “partido de la rosa” está obligado a disparar sólo argumentos.

Las negociaciones para el cese del conflicto armado en Colombia, iniciaron hace casi cuatro años en La Habana, Cuba. En marzo de 2017 los ex guerrilleros hicieron la entrega de armas de todos sus combatientes.

“Estamos aceptando esta invitación. Los procesos de paz son precisamente para eso, para hacer dejación de armas y meternos con todo a la política, y es lo que vamos a hacer, es una determinación que está en marcha”.

* Con información de TeleSur, BBC, Agencia Prensa Rural
FARC-EP
Colombia – LoQueSomos
@LQSomos

Deja un comentario