Redacción/Agencias. LQS. Noviembre 2018

Los partidarios de la independencia consideraron que el resultado es “una nueva etapa” hacia la separación de Francia, marcada por descenso de los unionistas. “El pueblo se ha despertado, estamos a dos palmos de la victoria”, aseguró el líder independentista Alosio Sako

El 56,4% de electores de Nueva Caledonia, según los resultados definitivos, rehusó este domingo de la posibilidad de elegir la independencia de este enclave francés en Oceanía en un referéndum marcado por la alta participación, el 80%, la ausencia de incidentes importantes y el avance de las simpatías soberanistas por la independencia, muy superiores a lo que auguraban los sondeos.

Hace treinta años, después de un periodo de enfrentamientos que casi degenera en guerra, hubo un acuerdo entre los dos principales grupos de población, los canacos –nativos de las islas, mayoritariamente independentistas– y los partidarios de permanecer en Francia, el grueso de los cuales es de origen europeo. El referéndum de autodeterminación quedaba aplazado, mientras París prometía dotar al territorio de una amplia autonomía y se aplicaba una política “de reequilibrio” –para mejorar la calidad de vida de los canacos– y se daban pasos hacia el reconocimiento y la protección de las lenguas y de la cultura autóctonas, una etapa que ha marcado de manera importante uno de los territorios de ultramar más prósperos de Francia. Para los independentistas, la derrota no significa el final de su proyecto, pues los acuerdos de Noumea, firmados en 1998, prevén la celebración de otros dos referendos en los cuatro próximos años.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha dejado en evidencia al rey Felipe VI pronunciando un discurso institucional con plena normalidad después de un referéndum de autodeterminación. Macron se ha mostrado este domingo “orgulloso” de que la mayoría de los habitantes de Nueva Caledonia se mostrara contrario a la independencia en el referéndum celebrado en el archipiélago, y ha ofrecido “diálogo” y “garantías” a los independentistas. Consideró que “el diálogo es el único camino posible” entre las dos grandes sensibilidades y recordó que para animarlo el primer ministro, Édouard Philippe, llegará este lunes a Noumea, capital del archipiélago, para reunirse con los diferentes líderes políticos. Macron aseguró que en este referéndum los únicos derrotados fueron “la división y el miedo”, frente a “la paz y el espíritu de diálogo y responsabilidad de todos”, que se tradujo, a su juicio, en una “participación excepcional”.

El resultado del voto puede leerse en clave de origen y de condiciones socioeconómicas. El “no” se impuso con más ventaja en el sur del país, la parte más próspera y donde viven más colonos, mientras que fue minoritario en el norte, más deprimido y con un mayor porcentaje de canacos.

Nueva Caledonia posee una superficie considerable –18.500 kilómetros cuadrados, más de la mitad que Catalunya– para una población de 270.000 personas. Posee las segundas reservas mundiales de níquel.
Nueva Caledonia fue descubierta por el explorador británico James Cook en 1774. Francia se apoderó de las islas en 1853. Los canacos, pueblo melanesio, habían llegado allí hacía tres milenios. Sometidos por los colonizadores franceses, que instalaron un penal para reos de la metrópoli –como hicieron los ingleses en Australia–, los canacos se rebelaron en varias ocasiones y fueron duramente reprimidos. En los años 80 del siglo pasado, el Frente de Liberación Nacional Canaco y Socialista (FLNKS) lanzó la lucha armada. Hubo decenas de víctimas.

Los partidarios de la independencia consideraron que el resultado es “una nueva etapa” hacia la separación de Francia, marcada por descenso de los unionistas. “El pueblo se ha despertado, estamos a dos palmos de la victoria”, aseguró el líder independentista Alosio Sako, que señaló que los votos separatistas no paran de crecer. Puso como ejemplo la capital, donde los independentistas no habían pasado nunca el 10% de los votos y que en el referéndum rozaron el 20%. Por ello, aseguró que reclamarán un nuevo referéndum dentro de dos años, tal y como les permiten los acuerdos de Noumea con la repetición de dos consultas idénticas, en el 2020 y 2022. Si la independencia vuelve a ser rechazada, independentistas y lealistas deberán analizan la situación y decidir qué camino tomar. Todas las opciones seguirán abiertas.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2018/11/Nueva-Caledonia-Independencia-LQSomos.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2018/11/Nueva-Caledonia-Independencia-LQSomos-150x150.jpgLQSomosMundoRedacción LQSomosacuerdos de Noumea,Alosio Sako,Autodeterminación,canacos,Francia,Nueva Caledonia,OceaníaRedacción/Agencias. LQS. Noviembre 2018 Los partidarios de la independencia consideraron que el resultado es 'una nueva etapa' hacia la separación de Francia, marcada por descenso de los unionistas. 'El pueblo se ha despertado, estamos a dos palmos de la victoria', aseguró el líder independentista Alosio Sako El 56,4% de electores de...Cultura Libre, Comunicación Libre