Jorge Izquierdo. LQSomos. Enero 2018

Quizás un par de años es muy poco tiempo para poder evaluar la gestión de un gobierno municipal pero una legislatura dura cuatro años y por lo tanto nos encontramos en el ecuador de la alcaldía de Ada Colau en Barcelona. Once concejales sobre cuarenta que componen el Ayuntamiento no es mucho, casi nada.

Podríamos decir que tienes una reina y once peones, mientras que en el tablero del ajedrez municipal el contrincante tiene casi todas las figuras excepto la reina. Quizás sea ese el motivo de que casi nada haya cambiado en la ciudad de Barcelona, quizás sea el motivo de la nula capacidad informativa para que, cómo siempre, los ciudadanos de Barcelona seamos los últimos en enterarnos de lo que se está haciendo en tu barrio.

¿Quieres saber qué obras están haciendo en tu barrio? Tienes una web -financiada con dinero de la Unión Europea- en la que puedes ver las obras y su estado (http://w20.bcn.cat/web_obres_map). Suena bien, pero no está actualizado. Ahora intenta llamar, preguntar…, es un caos. Nadie sabe nada. Eso sí, el logotipo de la empresa que realiza la obra aparece por todas partes. La obra en cuestión afecta a todo un barrio, especialmente a tres centros públicos de enseñanza. Una escola Breçol, una escuela y un instituto.

Lo dicho, quizás sea poco tiempo. Pero ocurre que además de gobernar en Barcelona también existe un partido político. Un partido que tiene un programa electoral, un programa que presume de horizontal y transparente. Bien, resulta que les quieres decir algo, decirles por ejemplo cosas sobre la falta de información del Ayuntamiento de Barcelona… Y compruebas con agrado que se lo puedes decir, en su web, pero se lo puedes decir (https://participa.barcelonaencomu.cat). La sorpresa llega cuando ves que debes pertenecer a Barcelona en Comú para poder participar. ¿Para proponer algo a un partido debes pertenecer a el? Me parece excesivo. Suscribirse a una web no puede significar registrarse ni más ni menos que en un partido político.

Los nuevos partidos políticos como Barcelona en Comú deben ser conscientes que el utilizar nuevas técnicas de comunicación (whatsapp, telegram, webs y boletines electrónicos) no te libra de estar cayendo en los mismos errores de los partidos tradicionales. Informar no es hacer publicidad, de la misma manera que participar no puede significar afiliarse.

Lo hay peores, partidos políticos quiero decir. La política informativa de Ciudadanos es tal que incluso el número de teléfono que aparece en su página web no existe. Pero no se preocupe, tiene un formulario de contacto en el que se lo podrá decir… y esperar sentado una respuesta.

Quizás viendo este artículo los nuevos partidos podrán darse por enterados. Queda mucho, pero mucho por hacer… si realmente existe una voluntad de cambio.

Más artículos del autor
– Miembro de la Asamblea de Redacción de LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2013/07/ago183.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2013/07/ago183-300x300.jpgJorge IzquierdoDemocraciaJorge IzquierdoAda Colau,Barcelona en Comú,nuevas técnicas de comunicación,Nuevos partidos,programa electoralJorge Izquierdo. LQSomos. Enero 2018 Quizás un par de años es muy poco tiempo para poder evaluar la gestión de un gobierno municipal pero una legislatura dura cuatro años y por lo tanto nos encontramos en el ecuador de la alcaldía de Ada Colau en Barcelona. Once concejales sobre cuarenta...Cultura Libre, Comunicación Libre