Otros patios traseros

Por Nònimo Lustre. LQSomos.

Tausinga a sus 30 años, en Paradise
2014. Tausinga, 31 años después

La rampante rusofobia que hoy nos idiotiza no disminuye la sinofobia que nos agobia desde hace siglos. El más reciente escándalo inventado contra “el peligro amarillo” se escenifica en las Islas Salomón (SI, Solomon Islands), simplemente porque el gobierno de este archipiélago de Melanesia ha osado olvidarse de Taiwán y ha firmado con China un borrador de preacuerdo de bosquejo que no contempla la instalación de cuarteles chinos en territorio solomonés pero este detalle es cuidadosamente censurado por la propaganda de Australia, alarmadísima ante esa hipotética posibilidad. Por ello, los aussies hacen lo imposible para que el planeta no conozca las letras grandes y pequeñas de los acuerdos firmados hace pocas semanas entre el Premier de SI Manasseh Sogavare y el equipo consultor chino (People’s Republic of China Public Security Bureau’s Solomon Islands Policing Advisory Group)

Por mucho que las SI pasaran de ser un Protectorado a convertirse desde 1978 en un estado independiente que sólo contaba con 12 graduados universitarios –suponemos que excesivamente proteccionados-, Australia todavía cree que son su patio trasero. Y bien que lo demostró mediante unas continuas invasiones militares de las que sólo citaremos las más escandalosas:

+ en 1998, despachó contra los indígenas de Malaita que estaban trabajando en Honiara una fuerza armada… dirigida por civiles. Es dudoso que los aporreados malaitanos captaran este detalle.
+ en 2003, más de 2.000 soldados australianos que llevaban en primera línea a neozelandeses, fijianos y de otras 20 nacionalidades del Pacífico, compinchados en la operación Helpem Fren (Helping Friend en pidgin) a través de la entelequia Regional Assistance Mission to Solomon Islands (RAMSI), encarcelaron a 400 opositores y confiscaron 600 armas ‘de guerra’ (¿)
+ en 2006, so pretexto de que las elecciones presidenciales habían estado ‘contaminadas’ por dinero chino (¿o era taiwanés?) hubo saqueos en la Chinatown de Honiara y la belicista RAMSI envió a unos 500 militares y policías para dizque ‘apaciguar’ a los protestones. En esta ocasión, tuvo cierta relevancia J.D. Tausinga, un político al que habíamos conocido en su pueblo natal 30 años atrás (ver A. P. 1993. “Hijos de la Madre Sagrada: religión y medio ambiente en Melanesia”, en Revista española del Pacífico: 3)
+ en 2017, Australia estuvo a punto de repetir el “método ramsi” por diferencias contractuales en la interpretación del proyecto de un cable de internet entre Honiara y Sidney.
+ en noviembre de 2021, so pretexto de unos saqueos que afectaron a la Chinatown de Honiara, Australia y sus habituales aliados del Pacífico insular –incluyendo Papúa Nueva Guinea-, volvieron a invadir SI, esta vez calificándolo de ‘medida policial, no militar’ (¿) Sorprende la actual histeria aussie cuando, hace cuatro meses, empleó su fuerza invasora para proteger las propiedades de los chinos que habían sido saqueadas por los revoltosos –claro que esa fue la excusa oficial y claro que quizá no eran comercios chinos sino taiwaneses.

Mucha preocupación”, dice el canguro aussie armado hasta las cejas. Five Eyes Alliance, alianza de espionaje Cinco Ojos (Aukus + Nueva Zelanda y Canadá)

Una OTAN en el Océano Pacífico

La belicosidad de la OTAN ha contagiado a las otrora pacíficas naciones del océano Pacífico. Comandadas por Australia, hace pocos meses que saltó a la luz pública el colosal disgusto de Francia cuando vio que perdía un jugoso contrato (56.000 millones de euros) para proveer de submarinos nucleares a Australia. Se lo arrebató la Aukus (Australia-United Kingdom-United States), una alianza militar entre esos tres países concebida evidentemente para frenar la expansión china por los océanos Índico y, sobre todo, Pacífico. El cuartel general de Aukus estará en Sidney y los tres miembros actuales invitarán formalmente a Japón como socio adicional.
Aukus incluye un apéndice autónomo de singular importancia: el Five Eyes (Cinco Ojos), que maneja la cooperación en “capacidades cibernéticas, inteligencia artificial, tecnologías cuánticas y capacidades submarinas adicionales”. Five Eyes también incluye a Nueva Zelanda y Canadá.

El estrecho de Lombok

Selat Lombok

Aukus+Five Eyes creen que China es un quebradero de cabeza militar y, curiosamente, también China lo tiene y en el mismo lugar geográfico: el estrecho de Lombok (Selat Lombok), sito en Indonesia, entre Bali y la isla de Lombok, que señala la frontera biogeográfica entre Asia y Oceanía -también se le conoce como ‘la línea Wallace’, por A.R. Wallace, el naturalista co-autor con su amigo Darwin del esquema de la evolución natural.
En el siglo XX, este estrecho adquirió una gran importancia geopolítica porque, con sus 250 mts de profundidad media, es la única vía marítima entre esos dos continentes que permite el paso de submarinos atómicos. Léase, que si Aukus et al y/o China intentan ir y venir hacia el norte o hacia el sur, sus armas principales tendrán que pasar por Lombok con el consiguiente riesgo de ser fácilmente detectadas. Antes de la Era Atómico-Cibernética, el tráfico marítimo discurría por el estrecho de Malaca, de escaso calado. Ahora, la OTAN del Pacífico censura cualquier mención a estos aparentemente banales condicionamientos geopolíticos.

Fauna asiática y fauna oceánica divididas por el Strait Lombok

Las fuentes periodísticas de China han subrayado que la paranoia occidental sobre la firma de sus tímidos convenios con SI es, simplemente, la enésima prueba de la “hypocrisy, double standards, hegemonic and colonist mentality” de una militarista Australia excesivamente adicta a la intervención armada contra lo que, 44 años después de su Independencia, continúa viendo como su patio trasero. Como en las series de fractales, Australia, una potencia subalterna de USA+UK, plagia el insufrible modo de sus potencias maternas. Necesita, por tanto, explotar sus patios traseros.

En ello –y sólo en ello-, coincidimos con el dictum del Imperio del Centro. Donde divergimos es en todo el resto, especialmente en ese apabullante control social refinado por la tecnología cibernética –que Occidente ansía copiar-, que señala un futuro à la china realmente tan apocalíptico y centralizado que, ni Orwell en su “1984”, llegó a imaginar. El escaso consuelo que nos queda es dudar de que ese abusivo control social sea efectivo en la población de SI, fragmentada geográficamente en mil islas y escindida políticamente entre malaitanos y gualeses indígenas e inmigrantes en Guadalcanal, la isla donde se asienta Honiara.

“Tú ¿cuánto más me ofreces?”. El dinero, madre de todos los pactos…. Y de todas las guerras

– Imagen de portada: Barco de guerra aussie en el Puerto de Honiara, capital de las Solomon Islands. Foto A.P.
– Todas la imágenes se amplían pinchando sobre sobre la imagen y abriendo en otra pestaña con el cursor derecho

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Diaspora: lqsomos@wk3.org Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar