Paquistán – Estados Unidos: un segundo frente

Por Guadi Calvo*. LQSomos.

La exacerbada reacción de los Estados Unidos y sus socios respecto a las operaciones rusas en Ucrania, con su cataratas de sanciones económicas, para producir la hecatombe en Rusia, no solo están fracasando, sino que a los propios Estados Unidos y sus naciones subordinadas están comenzando a sufrir consecuencias tan drásticas, que pueden llevar occidente a una situación desconocida desde la Segunda Guerra Mundial

Mientras Joe Biden, sigue obligando al comediante ucraniano Volodímir Zelenski, a no rendirse frente a la contraofensiva rusa, con el único fin de debilitar políticamente al presidente Vladimir Putin: ya que por el obvio peso de las acciones de su ejército, las víctimas civiles se siguen incrementando, a la vez que a los coreutas mediáticos les da tiempo junto al Departamento de Estado y la CIA, para seguir elaborando infinidad de noticias falsas. La última: los 400 muertos de Bucha, un suburbio de Kiev, donde después de la retirada rusa, los cadáveres comenzaron a brotar de la nada y tras ser filmados milagrosamente retornaban a la vida.

Biden necesita desesperadamente miles de muertos para mostrar que tiene razón acerca de que el presidente Putin, “no debe seguir en el poder” y continuar extendiendo la crisis, para darse tiempo a abrir un segundo frente, que por remoto que pueda parecer de Ucrania, Paquistán, en la geopolítica, está a la vuelta de la esquina.

En un gigantesco acto en Islamabad, el jueves 31de marzo, el Primer Ministro paquistaní Imran Khan reiteró que Estados Unidos había puesto a correr el tiempo para un golpe de estado constitucional o fratricida.
Poco a poco, mientras Khan, profundizaba su alianza con China y se distanciaba de Washington, las versiones sobre la pérdida de poder comenzaron a arreciar, mientras en el plano real, es cierto que se produjeron serias deserciones en su alianza electoral.

Cuando llegó al gobierno en 2018, Khan contaba con 176 escaños en la asamblea de 342 miembros. Cuatro años después, esas deserciones ponen en riesgo la continuidad de su mandato. Las que sugestivamente se producen al tiempo que se producen versiones, sin confirmar, que el poderoso y siempre desequilibrante ejército paquistaní, que a lo largo de la historia, más allá de cualquier gobierno, ha controlado la política exterior y la seguridad interna, le ha quitado su explícito apoyo. Dato nada menor si se considera que fue el favorito de los militares, quienes durante la campaña de 2018, le dieron su total respaldo.

Khan, quien contaba en la Asamblea Nacional, con esos 176 representantes, una mayoría mínima, de su partido el Paquistan-e-Tehreek Insaaf o PTI (Movimiento de Paquistán por la Justicia) y de uno de los principales aliados de su coalición el Movimiento Muttahida Qaumi (MQM-P), ha sufrido una fuerte fuga de representantes, siete del suyo y una docena del MQM-P, a los que Khan llamó: “terroristas, que se vendieron como cabras en una feria”. Finalmente el Primer Ministro, no ha conseguido eludir la moción de censura, que le ha eyectado del poder,  la oposición contaba con los votos suficientes para terminar con Khan, no superó la crisis con un enroque de disolver la asamblea y llamar a nuevas elecciones.
De todos modos su panorama no era alentador ya que los dos principales e históricos partidos de la oposición, rivales entre ellos desde siempre, el Partido del Pueblo de Paquistán (PPP) y la Liga Musulmana de Paquistán – Nawaz (PML-N), ahora han formado una alianza, a la que se le suma el Movimiento Democrático de Paquistán (PDM).

Pinchar sobre la imagen para ampliar

Es real que durante estos cuatros años, poco y nada ha podido cumplir Khan de sus promesas electorales como terminar con la corrupción endémica y “la política dinástica”, al tiempo que la economía del país se encuentra en una profunda crisis por la deuda externa que ha disparado los índices inflacionarios, derrumbando el valor de la rupia frente al dólar. Por lo que debió pedir un rescate de seis mil millones de dólares al Fondo Monetario Internacional (FMI) lo que hizo disparar los precios del combustible y la electricidad. Esta situación no ha sido en toda, responsabilidad del gobierno de Khan, quien ha debido lidiar no solo con el aumento de los costos de la energía a nivel global, sino también con todo lo relacionado a la lucha contra la pandemia. A lo que hay que sumar que nunca un Primer Ministro del país ha terminado con su mandato.

Khan, quien había llegado al poder con un discurso ultraconservador en lo religioso, (hay que considerar que con una población de casi 220 millones de personas, el 96 por ciento de ella es musulmana) por lo que muchos medios lo empezaron a llamar “el Talibán Khan” abandonando su perfil glamuroso, al que lo había llevado su estrellato como capital de la selección nacional de cricket en la Copa del Mundo de 1992 y se ha convertido en un verdadero líder, el que está quebrado las complejas políticas del establishment paquistaní.

La larga mano del Departamento de Estado

En reiteradas oportunidades Khan, ha denunciado al Departamento de Estado, como fundamental operador, junto a la oposición, para lograr su expulsión del gobierno, tras haber recibido innumerables amenazas y gestos desde Washington. La ofensiva norteamericana contra Khan, se inicia tras las críticas a la Casablanca, por utilizar a Paquistán en beneficio propio (Afganistán), para más tarde abandonarlo y sancionar, al mismo tiempo, que resaltó la lealtad de Beijing con Islamabad. Una alianza de beneficio mutuo, que si bien se viene gestando desde hace años en torno fundamentalmente a “la Nueva Ruta de la Seda”, desde la llegada de Khan se ha profundizado y vigorizado, al tiempo que ha desarrollado una relación personal estrecha con el presidente Xi Jinping.

Aunque lo que habría colmado la paciencia de los Estados Unidos ha sido el acercamiento entre Islamabad y Moscú, terminado con las tortuosas relaciones que ambas naciones han tenido durante la guerra fría, ya que la nación musulmana ha sido fiel aliado de Washington y jugador fundamental en la guerra antisoviética que el Pentágono desarrolló en Afganistán en los años ochenta.

La tríada Xi, Khan, Putin, se habría consolidado durante las reuniones llevadas en el transcurso de los Juegos Olímpicos de Invierno en China, en febrero pasado, que habían sido boicoteados por los Estados Unidos y sus aláteres de siempre. Allí Putin invitó a Khan a viajar a Rusia, quien llegó a Moscú, el mismo día del inicio de la contraofensiva, lo que pone en duda que esa operación tuviera una fecha preestablecida y la que el presidente ruso debió acelerarla por alguna cuestión imprevista.
Paquistán, se ha negado a opinar y sancionar a Moscú tras el inicio de su contraofensiva en Ucrania contra la OTAN. E incluso dio una airada respuesta a la carta de los embajadores europeos en su país, en la que exigían una postura contraria a Moscú, la contestación terminó de sacar de quicio a los Estados Unidos. Ya que Khan dijo a los embajadores: “No somos sus esclavos”, además de señalar que esperaba que esos mismos países occidentales condenen la conducta de India en Cachemira y los crímenes de Israel en Palestina, causas que nunca son atendidas.

Dado las posturas de Khan frente a occidente y la realización de la 48 Sesión de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI) en Islamabad este pasado marzo, en la que el papel jugado por Imran Khan, lo colocó entre los principales líderes políticos del mundo musulmán, en un momento donde la siempre dominante posición de Arabia Saudita, principal aliado de los Estados Unidos en el islam. Lo que denota que se está resquebrajando el poder saudita en el mundo islámico, lo que viene sucediendo, desde la anterior reunión de la OCI de 2019 en Kuala Lumpur (Malasia), donde tuvieron cabida naciones históricamente enfrentadas a Riad como Irán, Turquía y Qatar, pero de la que no participó Paquistán, para evitar confrontar con los sauditas quienes lo extorsionaron con deportar a los miles de paquistaníes, que trabajan en el reino y que con sus remesas colaboran y mucho en la encomia de su país. Casi cuatro años después Khan se ha sentido lo suficientemente fuerte como para no permitir más presiones. Khan, durante la reunión de la OCI en Islamabad, aprovechó para intensificar su campaña por Palestina, y denunciar a las monarquías del Golfo y Marruecos que normalizaron las relaciones con Tel-Aviv.

Khan ya ha condenado abiertamente el genocidio sionista en Gaza y claramente dijo: “Estamos con Palestina. Estamos con Gaza”. Y durante la última reunión de la OCI en marzo, Khan habló del fracaso de los países musulmanes para detener la brutalidad sionista contra los palestinos.

La exacerbada reacción de los Estados Unidos y sus socios respecto a las operaciones rusas en Ucrania, con su cataratas de sanciones económicas, para producir la hecatombe en Rusia, no solo están fracasando, sino que a los propios Estados Unidos y sus naciones subordinadas están comenzando a sufrir consecuencias tan drásticas, que pueden llevar occidente a una situación desconocida desde la Segunda Guerra Mundial. Ya que obligado por la situación Moscú ha fortalecido y profundizado alianzas políticas y económicas con naciones como China, India, Pakistán e Irán, que determina no solo un nuevo polo de poder, sino el fin de toda una era del poder concentrado en occidente.

Estados Unidos, muy lejos todavía de su ocaso, podría contrarrestar este nuevo polo desde lo militar, con acciones de falsa bandera entre esos países intentando producir nuevas guerras y generar cientos de miles de muertos, que ha sido lo que mejor supo hacer a lo largo de su tiempo imperial, para lo que necesita desesperadamente un segundo frente en el sur de Asía.

* Escritor y periodista argentino. Publicado en Línea Internacional
Paquistán-LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar