Páramo

Otra vuelta de tuerca.

He llegado tarde a la concentración. Me han dicho que les han quitado la pancarta y que los han disuelto de mala manera. Algunos se han ido; otros no. Como siempre, hay destacamentos de antidisturbios en todas las bocacalles, ante el edificio del reloj y junto a las entradas del Metro; pero son un segundo plano de la escena principal, formada por un círculo de manifestantes, curiosos y periodistas independientes y extranjeros que retrocede y se rompe cuando los azules amenazan y se vuelve a formar después. Alguien grita: ¡Vergüenza! Nos sumamos dos y ya no se suma nadie, porque los antidisturbios acallan al primero y se encaran con los que tienen cerca, empujando, acorralando, intimidando. Identifican a uno; se lo llevan. Detienen a un hombre con muletas y las desmontan, tal cual. Ya no se grita. Si alguien levanta la voz, se convierte automáticamente en objetivo. Ahora hay que hablar en voz baja y fingirse inocuo; hay que demostrar que se asume el imperio de la ley desde la impotencia del súbdito, que puede ir donde quiera con la condición de no ser en ninguna parte. A pesar de ello, más identificaciones. No les basta. Mientras la Audiencia Nacional juzga a unos cuantos chicos por el delito de haber incomodado a unos cuantos políticos de un Parlament distante, en la Puerta del Sol se prohíbe la voz y hasta el verbo estar. Parece que no es nuevo, pero lo es. Otra vuelta de tuerca sobre la vuelta de tuerca. Violencia en frío. Arbitrariedad absoluta. En la entrada de Mayor, dos antidisturbios vigilan con los cascos puestos y las armas a punto. La gente se las ve y se las desea para pasar entre ellos sin rozarlos. Yo no me esfuerzo. Tampoco fuerzo el roce. Me limito a pasar con mi acompañante y a permitir que un hombro diga lo que han prohibido a mi garganta.

* Escritor y traductor literario. Editor del diario La Insignia

Otras notas del autor

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar