Paris y la Marsellesa

libertad-paris-centro pompidou-LQSomosMilagros Riera*. LQSomos. Noviembre 2015

Paris en estos días no es una fiesta, muchos desean que lo siga siendo como desafió a los terroristas, Paris no se rinde, es una ciudad que ha sabido resistir, por ejemplo resistió a los versalleses vendidos a los enemigos del país en tiempos de la gloriosa comuna, ahora la resistencia se hace de otra manera, se sale a la calle, se ponen flores en los sitios castigados por los terroristas, las velitas iluminan la ciudad de la luz, “La ville Luniere”, las terrazas y los restaurantes se llenan de jóvenes que para mostrar que no tienen miedo beben, cantan y bailan, también se abrazan y lloran. Los jóvenes han sido las victimas del terrorismo Parisino, iban a por ellos y 130 muertos no son pocos, quedara para siempre gravados en nuestro recuerdo las imágenes terribles de la noche trágica que vivimos sobrecogidos de terror, no lo olvidaremos, esos jóvenes podían haber sido mis hijos o mis nietos, los hijos y nietos de todo el mundo.

Por las calles y plazas, en escuelas y parvularios, en actos deportivos o culturales suena la Marsellesa, la gente entona este himno vibrante para así dominar su angustia y mostrar que juntos nada les da miedo. La marsellesa es el himno francés, durante la Revolución francesa la patria estaba en peligro, Francia debía proteger sus fronteras y los logros de una revolución que empezaba, la Europa de los monarcas tiránicos no lo podía consentir, fue la guerra de la libertad contra la tiranía, los voluntarios de Marsella salieron hacia Paris para incorporarse al ejercito, iban cantando la Marsellesa, sus palabras son terribles, es una canción guerrera, los niños la cantan con sus caras angelicales pidiendo que la sangre impura riegue los surcos, sus palabras son duras pero no hay que olvidar que es una canción de libertad, durante el régimen franquista estuvo prohibida en España, como tantas otras cosas.

Muchos dicen que los atentados del 12 noviembre son los peores de la historia de Paris, olvidan que en el año 1961, cuando la guerra de Argelia se acababa los argelinos que residían en Paris salieron a la calle en manifestación pacifica para pedir la independencia de su patria, la policía cargo contra ellos, al parecer a los policías se les había proporcionado bebidas para animarlos a la violencia, el resultado fue mas de 200 muertos, hombres, mujeres y niños, sin armas y sin defensa, los cuerpos de los asesinados por las fuerzas del orden fueron encontrados colgados de los árboles y durante muchos días se vio los cadáveres flotando en el Sena, los periódicos nada dijeron de ello, nadie habló ni en radios ni televisiones y la gente no atrevía a evocar estos hechos, crímenes contra la humanidad, eso es lo que fueron y hasta hoy el silencio lo cubre todo. Deberían pensar los jóvenes que entonan la Marsellesa que el fanatismo y el crimen no es la exclusiva de los islamistas.

La Marsellesa es un himno de guerra, acompaño las guerras de Napoleón que destrozaron Europa, también se cantaba en Marruecos, Argelia en el Vietnam y en Siria, que fue protectorado, países donde se quería implantar un imperio francés, países de donde fue difícil desalojarlos y solo al precio de horribles matanzas por parte de los colonialistas que entonaban su himno nacional para animarse a la violencia, un himno de libertad que se convirtió en cántico de opresión.

Me gustaría decir a los jóvenes que lloran los muertos que abran los ojos, que miren a su alrededor para no ignorar quien son los LQSomos-FUSILLADES-PARIS-BATACLANculpables de la tragedia, que se abracen, que se cojan de la mano y que cantando lo que en sus labios es un cántico fraternal se dirijan hacia los políticos que nos gobiernan y que les pidan cuentas de lo sucedido, que les pregunten quien paga a los terroristas del Daesh, quien lo arma, quien compra su petróleo y quien protege sus caravanas de crudo que atraviesan el desierto escoltadas por aviones y helicópteros norteamericanos, que se denuncie a Arabia Saudita como el principal sostén del terrorismo árabe, hace treinta años que arma a todos los asesinos, a todos los movimientos fanáticos que ensangrientan Oriente y Occidente, sin olvidar toda África.

Que se enteren del porque los países tales que Libia, Irak, Afganistán y ahora Siria han sido destrozados, sumidos en la miseria y entregados a los fanáticos, allí había gentes que querían vivir como nosotros, mostrar los cabellos las mujeres, estudiar, vivir sin ser degollados, decapitados en plazas publicas, asesinados a latigazos o quemados vivos, también se crucifica y se apedrea a las mujeres hasta la muerte, a veces por haber sido violadas. Los jeques del petróleo los habitantes de eso pueblos benditos de Ala y del petróleo van a Siria para comprar esclavas sexuales que los del Daesh venden baratas, les gustan sobre todo las niñas, muchas mueren la primera vez que son violadas, otras sobreviven para cuando ya no las desean acabar vendidas como prostitutas, el trafico de mujeres es una fuente de ingresos de esos fanáticos asesinos.

No hay que olvidar y tener siempre presente que los muertos no son victimas de una guerra de religión, se trata de una guerra de petróleo, la religión no sirve mas que para fanatizar a los asesinos y ponerlos al servicio de los intereses de los poderosos, para eso han servido siempre las religiones, todas, se mata en nombre de Ala para que los imperialistas puedan apoderarse de los países que les conviene. Afgnanistan era necesario para poder conducir a través de de su territorio el petróleo y el gas , también por esa razón se destrozo la antigua Yugoslavia, el pipe-line debía pasar por allí, después fue Irak, su presidente fue asesinado, era independiente y laico, se lo merecía, luego Libia, también Kadafi fue asesinado, así no podría contar como dio millones a el entonces candidato a la presidencia Sarkozy para su campaña electoral, en este momento se investiga en Francia estos donativos, Norteamérica, Francia cada uno tenia su dirigente asesinado, Francia necesitaba otro, Fabius, el ministro de asuntos exteriores francés necesitaba la cabeza de Assad, así se la pedían sus amigos sionistas dispuestos a anexionarse parte de Siria, hay petróleo en los altos de Golan, los del Daesh esperaba los bombardeos para entrar en Damasco, así lo decían públicamente diciendo a Fabius que no les hiciera esperar tanto, no se hizo, Rusia se opuso, sino la bandera del grupo estado islámico flotaría en la capital de Siria y Assad ya no existiría. Obama ha dicho estos últimos días que no daría mas dinero a los terroristas, al estado islámico, poniendo así de manifiesto con que dinero se compran las armas que nos asesinan.

Hay que saber, no hay que olvidar, no olvidemos a nuestros muertos, cantemos juntos, y cogidos de la mano vayamos hasta Camara de diputados donde los elegidos del pueblo entonan el viril cántico, en sus bocas es un canto de guerra, una guerra para poder de una vez repartirse Siria, cantemos nosotros también la marsellesa como himno de unión, unión de todos para pedir que de una vez se deje de apoyar a los terroristas, se deje de engañarnos con las mentiras mediáticas para justificar guerras, gritemos el nombre de las victimas, de todas las victimas del terrorismo instaurado por el capitalismo y el sionismo asesino, hagámonos oír porque sino nos oyen seguiremos muriendo sin remisión, adelante, cantemos todos la marsellesa.

Más artículos de la autora
* LQSomos en Red

#JeSuisParisBeirutSiriaPalestina…

#JeSuisParisBeirutSiriaPalestina-loquesomos

Deja un comentario