Pawel Kuczynski: Ilustrador del realismo

En el reciente Salón Internacional del Cómic de Asturias, fue premiado con el Haxtur de humor: Pawel Kuczynski. Un dibujante, ilustrador que desde la observación nos plasma en sus dibujos la condición humana con una sana y satírica visión, en la que plasma su crítica social.

Dibujante polaco, graduado en la Academis de Bellas Artes de Poznan, desde 2004 lleva plasmando sus dibujos e listraciones en las páginas de decenas de  publicaciones del este de Europa como la Gazeta Wyborcza o el Pulse of Bussines.

En sus ilustraciones, critica el mundo político, social, económico y medioambiental que nos rodea. Sus dibujos, cargados de imaginación,  nos hacen reflexionar sobre lo que está pasando a nuestro alrededor.

Estuvo por Asturias y aprovechamos para hacer un mix de sus entrevistas, con el fin de destacar la gran calidad humana y técnica de este ilustrador, cuya obra nunca deja indiferente.

«El arte actual es demasiado poético y elevado, prefiero la sátira»

«Me considero un observador de todo lo que pasa a mi alrededor», se confiesa Pawel Kuczynski, presente en la jornada de ayer en el Salón Internacional del Cómic con su sátira gráfica. El artista polaco que no gusta de echar mano de las nuevas tecnologías para sus trabajos reconoce que las redes sociales han acercado a los artistas a lugares recónditos. «No me gusta mucho leer en pantalla pero estoy abierto a toda forma de expresar las ilustraciones», confiesa, al tiempo que explica que si ha llegado donde hoy está es gracias, en parte, al poder de amplificación de las redes sociales.

Kuczynski trabaja entre sus temas el hambre, el racismo, el dinero o la guerra porque, según dice, son los nuevos temas inmortales y atemporales del arte. Al hacerlo con certeras metáforas visuales, sus dibujos corren como la pólvora. Tanto es así que considera «apasionante» que su trabajo se pueda estar viendo al mismo tiempo en diferentes partes del mundo. «Para mí, la ilustración es un idioma y para nosotros, los ilustradores, ésta es una etapa muy buena», admite.

En cuanto al proceso creativo, el artista polaco se muestra bastante escéptico sobre el uso de las nuevas tecnologías aplicadas al mundo del cómic. «No soy muy partidario de las pantallas, prefiero el papel, las acuarelas, los lápices de colores, me gusta el olor a pintura…», continua Kuczynski, que se reconoce «anticuado» en las técnicas pero de rabiosa actualidad en las temáticas que aborda. «Con la sátira es más fácil transmitir el mensaje», sostiene el artista polaco, que ve demasiado alejado «de la gente de a pie» el arte actual. «Es demasiado poético y elevado», argumenta para justificar su recurso a la sátira. «Otros trabajos no me divierten tanto», indica en alusión a sus colaboraciones para diferentes diarios. En su caso, la inspiración arranca siempre, si no existe previamente «una idea feliz», dibujando símbolos o ilustraciones universales para avanzar después hacia representaciones más singulares. De ahí que una de sus motivaciones se encuentre en las competiciones de ilustradores donde se abordan diferentes temas y estos disponen de un tiempo prudencial para plasmar su motivo de forma gráfica. «Encontrar una buena idea es la clave; hay semanas que llega la inspiración y otras que no. esas competiciones vienen bien para curtirse», arguye. Y metido de lleno en el proceso creativo, explica que no le funciona usar el ordenador. «Aunque no lo descarto, soy bastante escéptico al cambio de las herramientas tradicionales». concluye.

Pawel Kuczynski se formó en la en la Academia de BellasArtes de Poznan. En 2004, animado por unos amigos participa en un concurso de caricatura e ilustración, y se inicia en el trabajo satírico por el que es conocido hoy. Inmediatamente tuvo un reconocimiento pleno. La Asociación de Humoristas Gráficos polacos le concedió el premio «Eryk» como artista revelación. Y desde entonces ha sumado casi un centenar de premios y distinciones como concursante activo al que le gusta tomar parte en las competiciones de ilustradores. El Salón Internacional del Cómic del Principado se presenta para él como una oportunidad de compartir sus inquietudes con diferentes colegas de un sector que, a ojos de Kuczynski, se encuentra en un buen momento.

El programa de actividades de al cita gijonesa llega hoy a su fin con la entrega de los XXVIII Premios Haxtur, a las 20.30 horas, en el salón de actos del Centro de Cultura Antiguo Instituto. Previamente se realizará la entrega del premio «Capitán Misterio» y los lotes de tebeos a los acertantes de las quinielas «Haxtur», además de un coloquio con Georges Bess.

Pawel Kuczynski : «Los artistas pueden cambiarlo todo»

Es un observador. También un artista. Un ilustrador capaz de sintetizar en una imagen una compleja situación, capaz de usar los trazos de un lápiz y los tonos de la acuarela para hablar sin una sola palabra de lo que pasa en el mundo. La sátira es su cómplice. El ilustrador polaco Pawel Kuczynski (Szczecin, 1976) habló ayer en el Salón del Cómic de Gijón del papel del humor gráfico en el mundo de hoy, de su proceso creativo y de cómo internet ha roto un sinfín de fronteras para los dibujantes.

«Creo que los artistas pueden cambiarlo todo», dice el ilustrador polaco, que sabe que sus dibujos repletos de contenido, de denuncia y de mordacidad pueden sacudir conciencias, pero sobre todo pueden formar parte de la crónica del hoy que llegará a futuras generaciones. «Yo trato de convertir en dibujos mis observaciones sobre la condición humana», indica.

Esa es su misión. Su crónica de un mundo loco en el que el exceso de información hace que la gente quiera leer cada vez más pero también cada vez menos. Dicho de otra forma, se lee mucho, pero muy brevemente, y esa es la razón por la que se viven buenos tiempos para su gremio, porque la ilustración llega, conecta e impacta a golpe de vista.

También a través de internet, que permite que su trabajo y el de muchos de sus colegas llegue a todas partes del mundo. Porque, además, el contenido de sus viñetas, tiene un carácter global que alcanza más allá de lo que sucede en su país. Al fin y al cabo, recuerda, la crisis que sufre España y que podría encajar en muchos de sus dibujos como anillo al dedo, está también presente en otros muchos países.

Esas nuevas tecnologías multiplican el impacto del humor gráfico, pero, sin embargo, él prescinde completamente del ordenador a la hora de crear sus ilustraciones. Lápiz, acuarelas y pinturas son sus herramientas, como lo son también la inspiración y la constancia a partes iguales. Porque -explica- hay días en que llega una idea brillante y el dibujo sale solo y otros en los que es preciso sentarse en el estudio y pensar y dibujar y pensar. «Es un trabajo duro».

Artista global formado en Bellas Artes, asegura que el «arte moderno no interesa a la gente normal», y por esa razón él se ha interesado más por esas ilustraciones satíricas que le permiten lanzar un mensaje, llegar un poco más allá.

 www.pawelkuczynski.com

Deja un comentario