Persecución demencial a la cultura rusa

Por Miguel Lawner*. LQSomos.

La caza de brujas en el campo de la cultura, promovida hoy por Estados Unidas, es una réplica de la que ya cometió ese páis al término de la Segunda Guerra Mundial, encabezada por el senador Joseph Mac Carthy

“Prohibido Prohibir”
Paris, mayo de 1968

La Corporación Cultural de Las Condes canceló la presentación de una adaptación de Las tres hermanas del autor ruso  Anton Chéjov (1860-1904) debido a las posibles sensibilidades que podía herir ante la guerra lanzada por Rusia en Ucrania. Es un hecho vergonzoso, que ha pasado casi desapercibido en nuestro país, Chile,  y que tenemos la obligación de rectificar.

Al prestigioso director de orquesta ruso Valeri Gergiev, le acaban de cancelar sus presentaciones en Munich, Milán Y Rotterdam, por no pronunciarse contra la invasión rusa a Ucrania. Además, su agencia de representación anunció que deja de contarlo entre sus artistas. Por otra parte, Tugan Sokhiev, otro director de orquesta ruso, ha anunciado su dimisión a conducir la Orquesta Nacional de Toulouse. Sokhiev, considerado uno de los directores más importantes en la actualidad, ha denunciado múltiples amenazas y la inconcebible «cultura de la cancelación» que enfrentan en estos momentos, artistas, actores, cantantes y bailarines rusos.

¿Puede alguien imaginarse que, en conocimiento del genocidio gigantesco practicado por Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, la humanidad hubiera resuelto prohibir conciertos con obras de Beethoven, Bach, Brahms o dejar de publicar las obras del insigne poeta, dramaturgo y filósofo alemán Friedrich Schiller?

¿Puede alguien promover la prohibición de las obras escritas por los escritores norteamericanos Ernesto Hemingway y John Dos Pasos o la reproducción de los conciertos dirigidos por Leonard Bernstein, a raíz de las masacres cometidas por las tropas norteamericanas en las invasiones de Vietnam, Irak, Libia, Yugoeslavia, Siria o Afganistan?

Los valores culturales son universales, trascienden por encima de todas las fronteras, de todas las vicisitudes políticas o sociales.

La caza de brujas en el campo de la cultura, promovida hoy por Estados Unidas, es una réplica de la que ya cometió ese páis al término de la Segunda Guerra Mundial, encabezada por el senador Joseph Mac Carthy, que obligó a Charles Chaplin a emigrar para siempre de los EEUU y que afectó a tantos notables artistas como Leonard Bernstein, Carl Foreman, John Garfield, Arthur Miller, Robert Rossen y Dalton Trumbo, entre muchos otros.

Estamos enfrentando el montaje universal más siniestro, jamás conocido hasta ahora, emprendido por los EEUU y la OTAN, destinado a desinformar groseramente lo que ocurre en Ucrania, amparando el resurgimiento de organizaciones de corte claramente nazista, que han cometido gravísimos crímenes de guerra en Ucrania a partir del golpe de estado ocurrido el año 2014 en dicho país, las cuales motivaron la intervención de Rusia, en amparo de la población de origen ruso, mayoritaria en gran parte del país.

Creo que nosotros, representantes del Arte y la Cultura chilena, no podemos dejar pasar la decisión de la Corporación Cultural de Las Condes, porque mañana puede extenderse a cualquiera de quienes rechazamos semejante atentado contra la cultura universal.

Es muy oportuno, a juicio mío, recordar hoy las palabras inmortales escritas por el pastor luterano alemán Martin Niemöller, generadas por la indiferencia y la cobardía de los intelectuales alemanes que permanecieron mudos ante los crímenes del nazismo. Aquí las recordamos:

Primero vinieron por los socialistas,
y yo no dije nada, porque yo no era socialista.
Luego vinieron por los sindicalistas,
y yo no dije nada, porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los judíos,
y yo no dije nada, porque yo no era judío.
Luego vinieron por mí,
y no quedó nadie para hablar por mí.

* Arquitecto chileno. En Observatorio de la crisis

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Un comentario en «Persecución demencial a la cultura rusa»

  • el 17 abril, 2022 a las 17:22
    Enlace permanente

    ¿Criticar a Estados Unidos implica creer en Rusia, una maldita autocracia feudal? ¿Solo denuncias el colonialismo cuando lo lleva a cabo tu enemigo ideológico? No solo defiendes a los conductores (burgueses), sino que defiendes el asesinato, la violación y la destrucción total de una nación. Solo puedo esperar que la juventud chilena no sea tan superficial y dogmática como este viejo arquitecto, que ve una destrucción colosal y pone excusas.

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar