Pie de foto: Casado, paladín de la hipocresía

Por Iñaki Alrui. LQSomos.

Pablo Casado, heredero y defensor de la dictadura franquista —a la que, evidentemente, no condena—, líder del Partido que pone nombres de fascistas asesinos en las calles de la ciudad de Madrid, cabeza visible de una organización mafiosa y corrupta… declara ante el Gernika de Picasso: “Un icono del siglo XX que representa el testimonio de horror de la Guerra Civil y refleja desgarradores conflictos que no deben repetirse».

Por partes…

El PP ha invitado para su convención nacional al expresidente francés Nicolas Sarkozy, condenado a 3 años de cárcel por corrupción en su país, el invitado idóneo para esta convención entre la famiglia del latrocinio público. Aunque sí es verdad que Sarkozy, al lado de toda la mafia popular española puede pasar desapercibido, incluso casi honrado… las comparaciones son odiosas, pero inevitables.

Pablo Casado, el de las titulaciones falsas, se lo lleva de visita cultural, algo con lo que quedas muy bien, seguramente también le disertaría sobre El Quijote si pudiera. La visita es para ver el cuadro de Picasso, encargado por la II República para denunciar el horror de los bombardeos del criminal Franco (¡Perdón! No sé si lo he dicho, criminal al que defiende Casado), también les acompaña un siniestro personaje de la política, el burócrata Durao Barroso, al que no quieren ver ni en pintura, nunca mejor dicho, en Portugal.

Y en estas llegamos a la foto de cabecera, el corrupto francés Nicolas Sarkozy, el burócrata de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso y el alcalde de Madrid, Almeida, junto al cabeza de la famiglia española frente al cuadro, y es ahí donde el pepero, sin cortarse un pelo, tira de hipocresía para marcarse un oxímoron de campeonato… testimonio de horror de la Guerra Civil (la provocamos nosotros, yo defiendo el horror) refleja desgarradores conflictos que no deben repetirse (lo iniciamos nosotros, yo defiendo la necesidad del conflicto).

Pablo, al máximo de falsedad, fingimiento, duplicidad, pero cómo pedir la verdad al mentiroso, la ayuda al ladrón, la ética al miserable.

Un querido y buen amigo me deja esta foto (montada), es la primera vez que renuncia al cubismo para pasarse al simple, y crudo, realismo. Los herederos miran la obra de sus progenitores…

Otros «Pie» de foto

Más artículos del autor. Miembro del Colectivo LoQueSomos. En Twitter: @IkaiAlo

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar