Procesión del Corpus con carácter estatal

Arturo del Villar*. LQS. Junio 2018

La Constitución borbónica vigente es una caricatura de la que se burlan en primer lugar quienes han jurado cumplirla y hacerla cumplir. El tercer párrafo del artículo 16 garantiza teóricamente que “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”, pero en la práctica las fuerzas armadas y las autoridades civiles protagonizan las actividades catolicorromanas públicas. Este 31 de mayo de 2018 las calles de este reino sin religión estatal han sido ocupadas por procesiones del llamado Corpus Christi.

La más lujosa es la organizada por la archidiócesis de Toledo, poseedora de la catedral más rica del mundo en objetos supuestamente religiosos de oro, plata y piedras preciosas. Por ese motivo se la conoce históricamente como dives toletana, en román paladino “la rica toledana”. Un apodo anticristiano, porque Jesucristo dijo a sus discípulos que no podían servir a dos señores, que debían elegir entre Dios y las riquezas, tal como se cuenta en el Evangelio según Mateo (6:24) y Lucas (16:13). Pero ya sabemos que los arzobispos no leen la Biblia, y si no lo hacen ellos no podemos esperar que lo hagan los curas.
Es la primada de España, y está consagrada a Santa María, que si es cierto lo que cuentan curas y frailes se sentirá avergonzada de contemplar desde el cielo ese lujo desaforado en su nombre. Ella era una muchacha de pueblo casada con un artesano humilde, por lo que es seguro que jamás lució coronas de oro y piedras preciosas, como las que le colocan a sus imágenes. La secta catolicorromana es anticristiana, y cuenta con una historia criminal, por lo que debiera ser prohibida por el Tribunal Internacional de Justicia.

Catedral con tesoro

En la llamada sala del tesoro se amontonan cruces, custodias pectorales y objetos litúrgicos variados, en oro, plata y piedras preciosas. El tesoro de los tesoros es la custodia encargada por el cardenal Cisneros, regente del reino, y confeccionada por Enrique de Arfe con oro, plata y piedras preciosas. Es la que preside la procesión del Corpus, para asombro de los beatos y escándalo de los sensatos. Un verdadero cristiano que visite la catedral primada pierde la fe inmediatamente, al comprobar que está en las antípocas de la predicación de Jesucristo, quien recomendó a sus discípulos que no se hicieran tesoros en la tierra, porque donde se tiene el tesoro se tiene también el corazón, tal como está escrito en el Evangelio según Mateo (6:19-21) y Lucas (12:32-34)
El arzobispo primado, Braulio Rodríguez, aprovechó la fiesta para pronunciar un mitin en el que reclamó la solidaridad de los cristianos para hacer más justa la sociedad en la que vivimos. Si él fuera un verdadero cristiano mandaría fundir esos tesoros y repartir el dinero obtenido entre los pobres, tal como Jesucristo le ordenó hacer al joven rico que deseaba alcanzar la salvación eterna, y así está escrito en el Evangelio según Mateo (19:16-30), Marcos (10:17-31) y Lucas (18:18-30). Doy la referencia por si Braulio quisiera cumplir el mandato de su jefe, aunque sé que no lo hará.
Le recomiendo también leer una espléndida novela de Vicente Blasco Ibáñez, La catedral, referente a la toledana, que aunque publicada en 1903 conserva todo su vigor, y es una excelente muestra de literatura social con plena vigencia. También sé que no lo hará, porque el gran novelista republicano famoso en todo el mundo está muy mal considerado por la clerecía española, a la que retrataba con exactitud en sus textos.

La procesión en Toledo

Las calles toledanas, como las del resto de las ciudades procesionadas, se hallaban engalanadas con banderas borbónicas, estandartes y flores. El orden y protocolo de la procesión en las de Toledo, fijados por el cabildo de la catedral, demuestran la falsedad de la supuesta aconfesionalidad constitucional del reino, puesto que tomaron parte en el desfile:
Piquete de la Guardia Civil a caballo con traje de gala (se supone que para los guardias, no los caballos, aunque no está especificado). Timbaleros del Ayuntamiento con ropas del siglo XVIII (porque las procesiones no son de nuestro tiempo). Banda de la Guardia Civil con traje de gala, guerrera roja y negra, pantalón blanco con leguis negros y botonadura dorada, y el tricornio correspondiente (no es el traje habitual de faena con el que agreden a los manifestantes). Perdiguero con vara de plata (que se note el dinero). Cruz procesional de plata colocada sobre manga bordada en oro y sedas policromadas (es un escarnio de la cruz de madera en la que fue clavado Jesucristo). Cofradía del gremio de hortelanos, niños y niñas disfrazados de primera comunión, cofradías con sus estandartes, banda de música juvenil del Ayuntamiento, 37 hermandades (si no he contado mal), cruces parroquiales, banda municipal, seminaristas, clero, acólitos, diáconos, cabildo, y pajecillos (los preferidos de los pederastas consagrados).
Llega después la pieza más fabulosa, destinada a lucir la hostia consagrada que, en opinión de la secta catolicorromana no compartida por las confesiones verdaderamente cristianas, contiene el cuerpo y la sangre de Jesucristo transustanciados: una custodia de plata con ostensorio de oro, rematada con una cruz de oro, plata, esmeraldas y perlas sobre peana de plata. Tras ella va el arzobispo con dos canónigos, seguidos por las autoridades civiles y militares ignorantes de que en este reino no hay religión estatal, con representantes del Ayuntamiento, la Diputación y la Universidad de Castilla-La Mancha, y cerrando el cortejo la Academia de Infantería con banda de música y compañía de honores.
La procesión estuvo deslucida este año, ya que coincidió con la celebración en el Congreso de los Diputados de la moción de censura contra el Marciano Rajoy y su Gobierno, por lo que no pudieron acudir los ministros, como en ocasiones anteriores. Pese a tan notable ausencia, queda patente que la presunta aconfesionalidad del reino es una de tantas sandeces como nos engaña la Constitución borbónica vigente. O que nos expliquen por qué motivo participan en una procesión estrictamente confesional las autoridades civiles y militares con sus mejores galas.

* Presidente del Colectivo Republicano Tercer Milenio.
Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Deja un comentario