Pues yo iré a votar… y votaré a Jordi Cuixart

Lluís-Ignasi Pastrana Icart*. LQS. Febrero 2021

Votaré a Cuixart porque a estas alturas del partido (ya tengo sesenta y tres), desde mis inicios en el activismo político con el PSAN, MUM, Nacionalistes d’Esquerra, el asalto a la ERC de la época de Hortalà, hasta las recientes críticas cuasiinstitucionales de un “Molt Honorable” de Reus diciéndome “Lluís, es que eres un hipercrítico”, las he visto de todos los colores (aunque estoy seguro de que todavía me queda mucho por ver).

Votaré a Cuixart, ¿sabéis por qué?, porque ya estoy cansado de lo del voto “útil”; cansado de votar a disgusto; cansado de oir eso tan repetido de: si no vas a votar y salen “los otros”, tu serás responsable; cansado de votar a “unos” para que no salgan los “otros” o de votar a los menos “malos”.

Votaré a Cuixart porque estoy harto de partidos que tienen de todo menos ideología. Y así pasa que, partidos supuestamente socialistas como el PSC, que se sienten cómodos manifestándose al lado de la derecha, fichan al portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Tarragona y lo ponen segundo de la lista, o partidos supuestamente de Izquierdas, supuestamente Republicanos y supuestamente de Catalunya, como ERC, fichan y ponen de cuarto de la lista a un supuesto “socialista”, hasta hace bien poco Diputado en el Parlament de Catalunya por el PSC, y no sé si todavía ahora “vasallo del rey”, “súbdito del poder judicial” y “carcelero”, por acción o por omisión, de los presos políticos, entre ellos los de ERC claro (siento ser tan hipercrítico, “Molt Honorable”, pero no lo puedo evitar).

Y también, como no podía ser de otra manera, tengo críticas para Junts per Catalunya, que pactó con el PSC y le regaló la Diputación de Barcelona, y para los Comuns, que aceptaron los votos de Valls para arrebatarle la alcaldía a ERC (aún recuerdo como, estando en Madrid en la acción de “Silenci”, le recriminé a Jaume Asens la posibilidad de la aceptación del voto de Valls, y su respuesta fue una “sonrisita” sarcástica, como un niño que está pensando en hacer una travesura). ¿Y encima todavía tenemos que oir como la cabeza de lista de los Comuns critica la posibilidad de que el resto de partidos pacten con unos o con otros la Presidencia de la Generalitat?. Y, desgraciadamente, y tengo que reconocer que me duele mucho, también podríamos mencionar a la CUP y algunos de sus pactos y de los sorprendentes empates en sus votaciones supuestamente asamblearias. Y así podríamos continuar y continuar. Y todo eso también son razones para votar a Jordi Cuixart.

Algunos, quizá, me diréis: ¿Y para la derecha no hay nada?, ¿no hay críticas para la derecha?. Pues no, no las hay. A la derecha no se la crítica, a la derecha se la combate y se la gana. Porque si no lo hacemos así, mientras tanto, la derecha, la monarquía, el poder judicial y los militares se unen y se organizan, y ellos sí, ellos se ponen de acuerdo, y no juegan a ganar o a perder, sino que juegan a “desinfectar”, a judicializar, a encarcelar, a exiliar y si es necesario a fusilar. Y por eso, con este panorama, esta vez lo tengo más claro que nunca, iré a votar y votaré a Jordi Cuixart.

Y creo que ya es hora de acabar con las campañas electorales consistentes en escuchar y escuchar lo que dicen o no dicen los partidos. Las campañas electorales tendrían que ser periodos en los que hablaran los ciudadanos y los partidos escuchasen y se comprometieran, o no, a cumplir la voluntad del pueblo. Solo entonces, también el pueblo, los ciudadanos, se podrían comprometer, o no, a darles el voto. Y en este momento, la única voz que me parece del pueblo y que escucha al pueblo, es la de Cuixart, la única, por eso le votaré.

El camino será largo, ahora ya lo sabemos todos, y no podemos perder el tiempo haciendo paradas inútiles, no puede haber descansos, ni nos podemos desviar tomando atajos que no conducen a ninguna parte. No podemos estar toda la vida reflexionando, debatiendo y discutiendo continuamente sin ponernos de acuerdo (quizá como excusa para no volver a pasar a la acción) y por eso votaré a Jordi Cuixart.

Y porque, como decía Ovidi con el “Tot explota pel cap o per la pota”, si ya no nos alimentan las migas y ya queremos el pan entero, tenemos que dejar de pelearnos por las migas y empezar a luchar y ponernos a trabajar por el país que queremos. Y hoy por hoy, la única persona a la que le reconozco la melodía y que no desafina es Jordi Cuixart, por eso le votaré.

¡¡¡Ah!!!, ¡se me olvidaba!, sí, sí, ya sé que no se presenta… pero le votaré. Porque creo que es el primer paso en el camino definitivo hacia una república catalana con justicia social y en el de un pueblo que no se pelea por las migas y es capaz de gestionar el pan entero para todos.

* Doctor en Derecho Penal. Portavoz del colectivo Silenci… Rebel·leu-vos
Más artículos del autor
– Traducido para LoQueSomos por Leticia Palacios
Nota original en El Punt Avui
Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar