Putumayo: nueva matanza del ejército colombiano

Por Agencia Mp3. LQSomos.

Entre los fallecidos se encontraría el presidente de una Junta de Acción Comunal, además de otros dos indígenas y un menor de edad, mientras que cuatro personas habrían resultado heridas, algunas de gravedad

Nuevo caso de «falsos positivos»

El lunes 28 de marzo, el Ejército colombiano llevó a cabo una operación militar en el departamento de Putumayo, en el sur del país, y la presentó como dirigida contra presuntos guerrilleros pertenecientes a una facción disidente de la exguerrilla de las FARC. Sin embargo, las personas que perdieron la vida serían civiles, entre ellos una autoridad indígena y campesinos, según varios testimonios, lo que hace temer un nuevo caso de uso de los “falsos positivos”.

Este martes, al día siguiente de que el Ejército colombiano anunciara una operación en Puerto Leguízamo (departamento del Putumayo), que buscaba capturar a uno de los líderes de la Segunda Marquetalia de las FARC, y que se saldó con 11 muertos, la Organización Nacional de Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (Opiac), declaró que «las personas muertas no eran guerrilleros»; denunciando así una presunta matanza de civiles que el Ejército trató de hacer pasar por disidentes.

El lunes, el presidente Iván Duque, había anunciado que en «operaciones de nuestra Fuerza Pública, se logró la neutralización de 11 integrantes de disidencias de las FARC y la captura de 4 criminales más en Puerto Leguízamo (Putumayo)».


Pero sus declaraciones se encuentran fuertemente refutadas por los reportes que han llegado de la zona, y las organizaciones sociales temen que se trate de una masacre, e incluso de un nuevo caso de «falsos positivos», en vez de un operativo militar contra las disidencias.

En la vereda El Remanso, en el municipio de Puerto Leguízamo situado en este departamento fronterizo con Ecuador, «hubo una emboscada el pasado lunes 28 de marzo por parte del Ejército Nacional, que empezó a disparar a la población civil», que estaba reunida participando en «una actividad veredal», contó a Efe José Homero, presidente de la Organización Zonal Indígena del Putumayo (OZIP).

Pero sus declaraciones se encuentran fuertemente refutadas por los reportes que han llegado de la zona, y las organizaciones sociales temen que se trate de una masacre, e incluso de un nuevo caso de «falsos positivos», en vez de un operativo militar contra las disidencias.

En la vereda El Remanso, en el municipio de Puerto Leguízamo situado en este departamento fronterizo con Ecuador, «hubo una emboscada el pasado lunes 28 de marzo por parte del Ejército Nacional, que empezó a disparar a la población civil», que estaba reunida participando en «una actividad veredal», contó a la agencia Efe José Homero, presidente de la Organización Zonal Indígena del Putumayo (OZIP).

Entre los fallecidos se encontraría el presidente de una Junta de Acción Comunal, además de otros dos indígenas y un menor de edad, mientras que cuatro personas habrían resultado heridas, algunas de gravedad.

Human Rights Watch confirmó los reportes de asesinatos de civiles y comunicó que «es urgente aclarar los hechos».

El espectro de los “Falsos Positivos”

Tras la muerte de las 11 personas, el Ejército colombiano procedió a ponerles a los cadáveres «botas y consumibles» para poderlos hacer pasar por integrantes de las disidencias de las FARC. Este es un tema muy preocupante y alarmante, que los falsos positivos vuelvan», aseguró José Homero a la agencia Efe.

Por su parte, Albaro Rivadeneira, de la Organización De Comunidades Indígenas Del Municipio De Puerto Asís (OCIMPA) detalló que tras el ataque los soldados «no dejaban entrar ni salir de la vereda» y que «a los muertos les pusieron armas».

Los «falsos positivos» son una de las consecuencias más abyectas del conflicto armado en la nación sudamericana.


Personas inocentes fueron secuestradas, asesinadas y luego disfrazadas de guerrilleros por el Ejército, como estratagema para inflar el número de guerrilleros neutralizados, en un conflicto que, desde la década de 1960, ha dejado más de 200.000 muertos y casi 6 millones de desplazados.

En 2005, el gobierno del expresidente Álvaro Uribe lanzó el Decreto 14.52, explicó a Amnistía International, Luis Felipe Vega, profesor de Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá.

Un sistema de recompensas muy elevadas fue puesto en marcha con el objetivo de animar a los miembros del Ejército a encontrar a los últimos guerrilleros: tres millones de pesos (unos 790 de dólares) por un guerrillero muerto y cinco mil millones de pesos (unos 1,3 millones de dólares) si se trataba de uno de los jefes de las FARC. Este sistema habría llevado a algunos a fabricar “falsos guerrilleros”.

“Guerrilleros de la Segunda Marquetalia”

El martes, el general Alberto Rodríguez había justificado que las 11 personas asesinadas pertenecían a la Segunda Marquetalia, una de las dos facciones principales de las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

«La operación no era contra los campesinos, sino contra los disidentes de las FARC. No fue contra indígenas inocentes, sino contra narcotraficantes», agregó el miércoles en Twitter el ministro de Defensa, Diego Molano.

Desde entonces las organizaciones civiles de pueblos indígenas han pedido al Gobierno una «acción urgente» y al Ministerio de Defensa que «se retracte y aclare que las personas asesinadas por el Ejército Nacional no eran guerrilleros sino población civil».

Y sin mencionar ningún enfrentamiento, la fiscalía anunció en Twitter una investigación sobre «los hechos en Puerto Leguízamo».


#Masacre28 #PtoLeguizamo #PuertoLeguízamo, #Putumayo

Colombia – LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar