¿Qué es un bot? ¿Y tú me lo preguntas?

Jorge Izquierdo. LQS. Enero 2018

¿Qué es un bot? Cada vez que aparece un invento revolucionario en el mundo, los países atrasados como España hacen lo imposible para impedir que dicho invento penetre en todas las capas de la sociedad utilizando para ello la táctica del miedo (pecado, peligro, irreal, etc. …). No se trata de hablar aquí de historia pero es innegable que España finalizada la etapa de las Américas, esto es, hace algo más de quinientos años se ha empeñado en ignorar de forma descarada los avances tecnológicos que en otras partes del mundo o incluso en el mismo país alguien tenía a bien inventar.

Listado de Bots ayudantes en la Wikipedia española
Listado de Bots ayudantes en la Wikipedia española

Nuestro retraso en informática, no es un caso aislado en nuestra historia. España perdió el tren de la revolución industrial y ahora está perdiendo el tren de la revolución digital. Es más, podríamos decir que ya lo ha perdido. El tan manido «Que inventen ellos» de Unamuno campa a sus anchas por nuestra península. Habrá opiniones para todos los gustos pero yo afirmo que es algo premeditado. El atraso tecnológico genera mano de obra barata y lo que es mejor: clientes chollo, antes súbditos, a los que se les puede vender cualquier moto a precio de oro. Ni que decir tiene que el catolicismo reinante ha sido uno de los principales motores de nuestro atraso secular. El catolicismo convirtió cualquier avance en pecado mortal y de aquellas hogueras de la Inquisición tenemos aquestas cenizas.

Todo este prologo viene para poder explicar una serie de palabrejas y cómo estas se han puesto de moda pero estando asociadas y persiguiendo lo de siempre: sembrar miedo e inseguridad y muy especialmente echar la culpa al avance tecnológico de turno para esconder fines más espurios con el objetivo de perpetuar a la España de siempre.

¿Qué es un bot? ¿Un robot? ¿Un arma digital?

Un bot no es más que un programa informático. Así, de sencillo. Un programa informático que realiza una serie de tareas de forma automática y que generalmente no interactúa con seres humanos y cuando lo hace, generalmente, oculta que es un programa informático. Un programa de facturación o de contabilidad, un navegador web no son bots pero la voz de mujer u hombre que te llama por teléfono para venderte un servicio que no has pedido o los mensajes al móvil con ofertas que tampoco has pedido suelen ser bots. Hay bots que han venido para quedarse como los programas informáticos que visitan páginas web para añadirlas a los buscadores como Google (antañazo los buscadores indexaban manualmente, eran seres humanos los que daban de alta una página en un buscador para que tú luego la pudieras encontrar). Otros bots han ido evolucionando especialmente en el mundo de la empresa (mejor poner a un bot contestando preguntas simples en una web que a un ser humano al que debes pagar un sueldo) y son programas que tienen mucho recorrido… en el mundo de la empresa. Son bots que sufrimos la mayoría de nosotros, nos venden cosas, nos llenan el correo de basura, nos dicen que todos los operadores están ocupados, !Realmente son un coñazo! -se dice la mayoría de la gente. Y mi pregunta es: ¿No serán las formas en las que utilizamos las tecnologías, es decir, nosotros, los grandes culpables? ¿No será nuestra ignorancia la que provoca que solamente atraigamos bots pesados y malignos? Si paso el día comprando, consumiendo (productos, contenidos, ofertas, promociones) ¿no será normal que mi apreciación de la tecnología sea excesivamente comercial, interesada e intrusiva?

Hay bots muy interesantes. !Mucho! Son tan interesantes como desconocidos: los bots que utiliza la Wikipedia para realizar correcciones automáticas en el formato de los artículos o incluso en algunos contenidos. En este enlace podrás ver la cantidad de bots que utiliza la Wikipedia española y también la cantidad de artículos que han editado. ¿Bonito, verdad? Programas informáticos que van realizando tareas, ordenadas por Wikipedia, para que la enciclopedia libre pueda seguir dando conocimiento libre y gratuito.

Si paso el día comprando, consumiendo (productos, contenidos, ofertas, promociones) ¿no será normal que mi apreciación de la tecnología sea excesivamente comercial, interesada e intrusiva?

Bien, ya he llegado dónde quería llegar. ¿Quién sabe decirme el motivo por el cual se asocia, demasiadas veces, bot a algo negativo, oscuro, peligroso? Los de siempre y cómo siempre. !Nosotros! !Los consumidores! En este país no se explica a los niños y jóvenes lo que es un bot en la Wikipedia simplemente porque no se les explica qué es la Wikipedia. Un sitio para dar y recibir conocimiento y no una mera herramienta de consulta. Por el contrario nuestros hijos y jóvenes sufren la tecnología de consumo. No se puede utilizar bien una cosa que no sé cómo funciona y necesito a un tercero para que me lo explique. Algo así sí debe darnos miedo y del bueno, del real. La tecnológica nunca debe darnos miedo, jamás, lo que debería darnos pánico es desconocer completamente cómo funciona. La película de miedo comienza precisamente en ese momento.

«Los hombres que no saben construir un cañón y su proyectil
están condenados a utilizarlo.» George Left

Más artículos del autor
– Miembro de la Asamblea de Redacción de LQSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

8 comentarios sobre “¿Qué es un bot? ¿Y tú me lo preguntas?

  • el 4 febrero, 2018 a las 09:27
    Permalink

    Hola, para otro artículo quedaría también la utilización de estos programas, como alguna ya ha apuntado, para coartar la libertad de expresión y acoso de las fuerzas del estado de los que opinan distinto.
    Comprendí que ha sido un avance la aplicación de la robótica en las tareas repetitivas, a pesar de que ha supuesto perdidas de empleo. Y supuestamente se vendió como mejora para la salud de los trabajador@s y esto no se ha eliminado.
    Partiendo de la idea que algunos ya apuntan de que estos robots en la industria coticen para las prestaciones sociales, ¿estarian en la misma línea que estos programas también cotizaran?
    Saludos y buen trabajo. Difundo estas opiniones

    Respuesta
    • el 7 febrero, 2018 a las 13:14
      Permalink

      Hola Miguel,

      Gracias por leernos. Debo decir que la libertad de expresión no tiene nada que ver con la tecnología. Alago así ya lo sabemos pero merece la pena recordar que con Ley en la mano pueden hacer lo que quieran con nuestra libertad de expresión. De la misma manera que un estado se reserva el monopolio de la fuerza también está habilitado para «protegernos». No acabarán con el spam, ni con los virus pero el asunto político lo controlan al dedillo.

      Respecto a los robots, quizás merezca un artículo para incidir en la importancia de llamar a las cosas por su nombre. Un robot no es más que una máquina, por muy inteligente que sea. De la misma manera que un tractor no paga IRPF si paga otro tipo de impuestos (desde el tractor en sí hasta el combustible, etc…). Lo que debemos intentar, como pueblo, y no digamos como cultura política es liderar los avances tecnológicos y no estar supeditados a ellos.

      Ahora bien ¿Cómo vamos a liderar nada si ni tan siquiera somos capaces de acercarnos a las escuelas de nuestros hijos? Dejamos en manos de las administraciones todo: la educación, la investigación y cuando no lo controla la administración lo lidera la iniciativa privada.

      La mejor manera de obtener derechos es crearlos pero nuevamente se cae en el error de siempre: reclamamos una vez los hechos han sido consumados.

      Respuesta
  • el 2 febrero, 2018 a las 12:40
    Permalink

    Primero gracias por el artículo. Si es verdad que la mayoría de las cosas ocurren porque el ciudadano de a pie quiere o pasa… pero también es verdad que nos hemos visto metidos en una revolución tecnológica a un corto tiempo, no sabemos, no nos da tiempo a distinguir, necesitamos más formación, más divulgación honrada, pedagógia pública.

    Respuesta
    • el 3 febrero, 2018 a las 01:41
      Permalink

      Gracias a ti por leernos. Pues ahí queremos estar: divulgando pero con un sentido crítico.
      Y tan crítico hay que ser con el mercado como con los usuarios.La informática, Internet no deja de ser tecnología y si es tecnología quiere decir que es igual que un martillo, una maquina a vapor o un seat 127. Y francamente, repetimos una y otra vez los mismos errores con el agravante que ahora, en este momento es mucho más sencillo hacer un programa o sistema informático que antes construir una fabrica de tractores.

      Respuesta
  • el 1 febrero, 2018 a las 11:49
    Permalink

    Interesante e ilustrativo el post, altamente loable. Deja claro que la tenología, en general y salvo excepciones, es aséptica y susceptiblde de usos diversos, pero, a mi entender, faltaría comentar la práctica de los usos perversos de los botnets, mayormente cuando actúan en coordinación con los trolls en campañas de intoxicación, desinformación, acoso a personajes, etc. Precisamente en el comentario anterior de Mónica se linka a dicho problema. En todo caso, chapó para el post.
    Saludos
    Joan Martí

    Respuesta
    • el 1 febrero, 2018 a las 22:49
      Permalink

      Muchas gracias Joan. Me alegra saber que te ha gustado. Se podría escribir un artículo sobre los usos perversos pero, creo, que se habla demasiado y algo así intento explicar en el articulo. Mantengo que precisamente muchas de las cosas negativas que ocurren en el mundo digital (y en el real, seguramente también) vienen motivadas demasiadas veces más por pasividad que no por un oscuro y negro personaje. Si un usuario, un ciudadano, al leer algo, lo que sea, intenta contrastarlo minimamente, desde inicios de siglo es muy sencillo, no habría tanto problema.

      Quiero decir que demasiadas veces lo importante es la causa. Se hacen bots, a patadas, precisamente por saber que las necesidades del electorado, del usuario, sorry, son muy simples.

      Quizás podamos escribir algo que parta de una idea así: ¿Por qué se hacen bots?

      Respuesta
    • el 2 febrero, 2018 a las 10:00
      Permalink

      Muchas gracias por el enlace Monica. No obstante lo que pone de manifiesto el artículo que envía es algo mucho más preocupante que los bots, aunque sean los bots en redes sociales. El robo de identidad. Es algo de lo que alerto hasta la saciedad (hasta hacerme cansino ;)) Millones de chicas y chicos suben imágenes a Internet sin darse cuenta que sus fotos serán pasto de memes, perfiles falsos, anuncios obscenos….

      Muchos de ellos se verán dentro de unos años intentando que una web porno o de memes idiotas retire su imagen capturada años atrás.

      Y nuevamente la misma reflexión del artículo. ¿No será que el uso completamente irracional de la red genera este tipo de productos? ¿Qué hace una chica o un chico subiendo fotos suyas a la primera plataforma de moda que encuentre?

      Daría para otro artículo.
      Salud!

      Respuesta

Deja un comentario